6-3-2015. Los lobos y los linces inician la Reconquista de Madrid

Madrid, la gran urbe. Ubicada justo en el centro del país del que es la capital. El centro de la estrella invertida de Mercedes, cuyas puntas son Finisterre, Creus, Tarifa. Donde viven millones y millones de metros cúbicos de hormigón, asfalto y humo, y sobreviven otros pocos millones de personas. El centro, igualmente, de la provincia del mismo nombre, convertida hace 32 años en comunidad autónoma uniprovincial.

Madrid. En principio, la palabra no se asocia a fenómenos naturales de importancia, en primer lugar porque se piensa antes en la ciudad que en la provincia. En los últimos dos años, sin embargo, se han producido dos felicísimas noticias, tanto para los madrileños como para todos los españoles por lo que ello lleva consigo: han vuelto a Madrid los lobos y los linces.

Ejemplar de lobo. Foto: WWF
Ejemplar de lobo. Foto: WWF

La primera noticia, la de los lobos, es de hace un año y medio. Han entrado por el Norte, desde Segovia, y viven en la Sierra de Guadarrama, convertido en Parque Nacional poco antes, en junio de 2013. Llevaban entrando esporádicamente desde hace media docena de años, hasta asentarse en ese mismo año 2013. De momento es una pequeña manada, pero hay que confiar en que se mantengan y expandan. La Comunidad de Madrid ha mejorado las ayudas por los daños que causan a los ganados domésticos.

Leer entrada de ‘Botas&Prismáticos’ sobre el regreso del lobo a Madrid

Me llevé una gran alegría cuando leí aquella noticia, pero la entendí relativamente lógica, esperable. El Norte de Madrid tiene grandes sierras, grandes masas boscosas y está pegando con Castilla y León, donde cada vez hay más lobos a pesar de que siempre hayan permanecido ocultos a mis ojos.

Este es Kentaro. Foto: WWF
Este es Kentaro. Foto: WWF

La noticia que leí ayer me dio todavía más alegría, aunque todavía es un primer avance: después de muchos años de ausencia, se ha vuelto a confirmar la presencia del lince en Madrid. Hay que ser más prudentes ya que se trata de momento de una visita. El lince Kentaro, soltado hace un año en los Montes de Toledo, ha recorrido 100 kilómetros dentro de los peregrinajes habituales que hacen estos animales en su juventud. El detector que porta al cuello le ha situado en las cercanías de Aranjuez y Fuentidueña, al Sur de Madrid, después de hacer atravesado varias carreteras, entre ellas tres autovías.

Leer noticia en WWF sobre el lince aparecido en Madrid

Igual que el lobo empezó haciendo visitas esporádicas hasta construirse su guarida, quién sabe si el lince no va a hacer lo mismo. Para ello no basta con cruzar los dedos y desearlo muy fuerte, es necesario trabajar.

En Soria tenemos lobos pero no linces, aunque en su día los hubo. Recientemente, hace también un par de años, se dio a conocer un estudio científico en el que citaban a la provincia de Soria como idónea para la reintroducción del lince. Leer noticia de ese estudio. Si hay que votar, y ya que este año no nos vamos a aburrir de ello, mi voto es sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.