Celebrando el Traslado del Arca y el premio de la Lotería

6-1-2019. Diez sorianos en Barcelona, agraciados con el Gordo del Niño

Hoy se ha celebrado el segundo sorteo de Lotería más importante del año en España, el del Niño.

Soria, fiel a su tradición, ha sido la provincia que más ha jugado: 46,06 por habitante. La segunda en la lista es Burgos con 31,57%.

Ninguno de los premios principales ha tocado en Soria. Sin embargo, si algo caracteriza a los sorianos, es su afición por la Lotería, para comprarla también fuera.

En el Sorteo de Navidad de este reciente 2018, unos sorianos compraron tres décimos del Gordo en Sevilla. Eso, que se sepa, porque raro es el soriano que no llevará un décimo de Navidad de la localidad donde pasó las vacaciones de verano.

Dicho todo esto, desde hace unos 15 años, diez sorianos residentes en Barcelona iniciaron una tradición: comprar cada uno cinco décimos de lotería y compartirla con los demás. Se me ha olvidado preguntarles si intentan que haya de todas las terminaciones, pero a estas horas de la tarde no voy a incomodarles para averiguarlo.

En el sorteo de Navidad del pasado 22 de diciembre, a uno de ellos (y por tanto a todos) le tocó lo jugado. Para no andar repartiendo diez euros a cada uno, les dijo que lo reinvertía para el Niño. Y probablemente añadió: «Hasta que se agote».

Estos nuevos cinco décimos comprados correspondían al número 37142. Ni más ni menos que el Gordo, vendido íntegramente en la administración  271 de Barcelona. Cinco décimos han venido a parar desde la Ciudad Condal hasta Soria.

¿Y cómo se conocieron diez sorianos en Barcelona? La mayoría de los que hayan llegado hasta aquí se lo imaginarán: gracias al Club Deportivo Numancia. Se trata de diez amigos vinculados a la Peña El Catapán, muy activa sobre todo en los años iniciales de este siglo.

Los diez amigos (Numangorris) son de Orillares, Guijosa, Quintanilla de Nuño Pedro, Barriomartín-Gallinero, Fuentelsaz de Soria, Villar del Río, Valloria, Renieblas y… ¡Almarza!

Este último, por tanto, ha tenido fiesta doble: la que se celebra todos los años en su pueblo y San Andrés con motivo del Traslado del Arca, y la que se deriva de que te toquen unos pocos miles de euros con los que no contabas. Sus amigos le han subido al arca centenaria, algo habitualmente reservado a los niños, pero hoy había razón de hacerlo. Haría más de 30 años que no se veía en esa situación.

Enhorabuena por tanto a todos y que los disfruten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.