En el punto más alto de La Coruña
thumb image

29-12-2018. Resumen de un 2018 viajero

No sé, en lo que queda de año no creo que afronte ningún gran viaje, exceptuando alguna internada en mi pueblo y en la vertiente soriana de la Sierra Cebollera, quizás mañana mismo.

Por ello, y aunque falten un par de días para su finalización, voy a hacer un breve resumen de mi año viajero. Desde hace cinco años termino contento con mis periplos anuales, y 2018 continúa esa serie.

Empezando por los viajes al extranjero, este año he conocido tres nuevos países: un viaje muy bonito y tranquilo de semana y media por Irán, una experiencia sobresaltada e inolvidable de casi un mes en Colombia y una entrada y salida rápida en Mónaco.

A ellos hay que sumar la gran aventura que hicimos en mayo uniendo Soria y Roma en bicicleta, pasando por varias provincias españolas, Francia, el ya citado Mónaco y, por supuesto, Italia y algunas de sus regiones más espectaculares.

También pasé una semana en Berlín en agosto, con motivo del Campeonato de Europa de Atletismo y pasando un calor que en España jamás conocí.

El resto de mis viajes han sido, precisamente, por España, dentro de mi interés de conocer lo mejor posible mi país.

Saltándome el orden cronológico, el viaje más especial de 2018 fue el que me llevó a conocer las islas Chafarinas, después de haber estado en Ceuta y en Melilla.

Además, en el presente año he conseguido terminar mi reto de ascender a la cumbre más alta de cada provincia española, algo que culminé con cuatro días muy curiosos en los que recorrí Navarra, Getafe y Salamanca-Cáceres,

Antes de ello, viví las casi odiseas de subir a los picos más altos de Alicante y Mallorca, ambos de propiedad militar. El viaje a Alicante coincidió con otro Campeonato de España de Atletismo, esta vez en Valencia y en pista cubierta (digo otro porque a Getafe fui al campeonato al aire libre).

También fue más que entretenido el viaje montañero-gastronómico a Galicia, para subir el pico más alto de Orense (coincide con el de Zamora) y La Coruña (una tachuela cerca de Melide).

En llano, y para conocer mejor mi comunidad autónoma, estuve en junio en Wamba, Villafáfila, Urueña, Peñafiel… con la excusa de ver en partido Valladolid-Numancia donde se jugaba el ascenso a Primera división. Coincidió con el Mundial de Rusia. La semana anterior fuimos a Zaragoza a ver la victoria del Numancia en las semifinales de la promoción por el ascenso.

Después de subir al pico más alto de cada provincia española, me he puesto el reto de subir al más prominente. En ese mismo viaje de Ceuta y Melilla ya aproveché para subir al de Ciudad Real, y en octubre tachamos los de Gerona y Barcelona, dos montañas preciosas.

Terminamos 2018 con nuestro visita de todos los años a Asturias, aunque esta vez la dejé para más tarde que nunca.

Casi todos estos viajes se pueden visitar en la sección de El Libro de este blog, y el orden aparece en el índice.

También he tenido algunas escapadas a Madrid y numerosas por Soria, aunque esas no suelen aparecer o aparecen como entradas sueltas en el Bazar.

Me conformo con que 2019 sea parecido o incluso un poco peor, pero en mi cabeza está intentar mejorarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.