29-10-2015. Hoy cenamos risotto de boletus en Rumanía

Las iglesias de madera más altas del mundo

Como cuento en el capítulo de hoy de El Libro (leerlo), esta entrada es una ampliación de una anécdota que nos ha sucedido este mediodía en nuestro camino entre Cluj-Napoca y Surdesti, en Rumanía.

Justo cuando íbamos a dejar el distrito de Cluj para adentrarnos en el de Maramures, en lo alto del puerto que los separa, Nacho me ha pedido que detuviera el vehículo para hacer un par de fotos. Mientras él desandaba el camino, yo me he quedado cerca del coche.

Con el boletus
Con el boletus

Escuchaba voces. A los dos minutos, he descubierto a dos personas que por la edad podían ser padre e hijo. El hijo llevaba en la mano un boletus edulis, exactamente igual que los que tenemos en Soria. Acababan de cogerlo y no llevaban más.

Se lo he pedido para olerlo y fotografiarlo. Inconfundible. Nos hemos hecho una foto con él. Cuando he extendido la mano para devolvérselo, no ha sido posible. Nos lo han regalado.

La cena de esta noche, en Surdesti, va a ser de las mejores del viaje si no la liamos con los fogones. Tenemos arroz, sal, queso… y un espectacular ejemplar de boletus. Vamos a atrevernos con un risotto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.