1-5-2017. La persona más aplaudida del Europeo de Duatlón de Soria

En 1934, cuando a Winston Churchill todavía le quedaban casi dos décadas para ganar el Premio Nobel de Literatura, nació en algún lugar de la Gran Bretaña Maurice Young. Ayer domingo, 83 años después de aquel alumbramiento, Young (joven en inglés) fue con harta diferencia la persona más aplaudida en el Campeonato de Europa de Duatlón que se ha celebrado en la ciudad de Soria.

Quien diga que no quiere ser como él a su edad o es un extraño o miente. No me refiero a correr duatlones, sino a plantarnos con 83 años con ganas de coger un avión y un coche para llegar a una pequeña ciudad a hacer lo que más nos gusta.

Fotografiándose con unos admiradores espontáneos
Fotografiándose con unos admiradores espontáneos

Ayer por la mañana, Maurice Young lo tenía bien fácil para ganar el Campeonato de Europa de su categoría en la distancia Sprint. Le bastaba con llegar a meta. Lo que sucede es que no todo el mundo a esa edad es capaz de correr cinco kilómetros, pedalear 20 y correr otros dos y medio, como hizo él en un tiempo de 2 horas, 7 minutos, 56 segundos, ganándole a su compatriota Ray Tucker, de la categoría 75-59, por tres minutos (ver resultados).

Por la tarde, en la entrega de premios de La Juventud, se iban subiendo a los tres escalones del podio los primeros, segundos y terceros clasificados de cada categoría en los dos sexos, a la vez. Cuando llegó el turno a la de 80-84, el único que se encaramó fue él. Recibió entonces, de largo, la ovación más importante de la tarde en La Juventud.

En la fiesta siguiente, como se aprecia en las fotos, algunos jóvenes españoles aprovecharon para retratarse de él como una muestra de simpático respeto.

Ver su palmarés

30-4-2017. Muere en el Everest Ueli Steck, uno de los montañistas más puros y grandes de la historia

Ueli Steck, la ‘Máquina Suiza’, se ha convertido esta mañana en la primera víctima mortal de esta temporada en el Everest. Había cumplido 40 años el pasado mes de octubre, y el conocimiento de su muerte es demasiado reciente como para saber las causas exactas. Steck se encontraba en esa zona haciendo algo esperable en él: algo diferente, algo nuevo, algo que pocas cabezas se atreverían a imaginar y algo que muy pocas personas estarían capacitadas para hacer. Pretendía hacer la travesía entre el Everest y el Lhotse junto a Tenji Sherpa. Aunque no haga falta decirlo, por supuesto, sin oxígeno.

Llegaron hace más de dos semanas al Campo Base, pero Steck llevaba varios meses haciendo unos duros entrenamientos para esta travesía, con muchas horas de carrera, varios miles de metros de desnivel y abundante gimnasio para brazos y piernas. Hace apenas unas horas se ha sabido que, al parecer, ha encontrado la muerte tras sufrir una caída en una pendiente de hielo.

Steck es uno de los escasos montañistas de la historia que acumula dos Piolets de Oro, el de 2014 por su ascensión en solitario a los 8.091 metros del Annapurna y el de 2009 por su ascensión en estilo alpino al Tengkampoche (también Nepal) junto a Simon Anthamatten.

Un compendio de algunas frases de Steck las firmaría cualquier alpinista y son de las que no les entran en la cabeza a todas aquellas personas que nunca escucharon la llamada de las montañas: ¿Por qué subir ahí y, sobre todo, por qué subir de esa manera y a esa velocidad?

Steck, con los sorianos Nacho Morales y Nacho Barranco en la Ultra Trail del Mont Blanc de 2015
Steck, con los sorianos Nacho Morales y Nacho Barranco en la Ultra Trail del Mont Blanc de 2015

Steck ya protagonizó una entrada de este blog cuando hizo una de esas proezas imposibles: coronar los 82 cuatromiles de los Alpes en 61 días… desplazándose de uno a otro sin necesidad de ningún motor, solo corriendo o en bicicleta (leerla). Me gustaría saber cuánto y cómo durmió en esos dos meses.

Conocido por todo el mundo del montañismo, lo que le hizo dar el salto a un público algo más amplio fue su mágica ascensión a la cara norte del Eiger en febrero de 2008, cuando bajó el récord para dejarlo en dos horas y 47 minutos, haciéndolo todo en libre. Luego ese récord fue superado por Dani Arnold (2h28) y nuevamente por Steck (2h22). Pero las imágenes célebres son las de 2008:

Aquí en España, otro de los motivos que le han hecho conocido, querido y respetado fue su actitud en el rescate de Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna, de triste final. Steck fue la última persona que estuvo con él en vida después de tomar una serie de valientes decisiones para ayudar a alguien a quien conocía de haberse tomado “un par de cervezas en el campo base, hablando del tiempo”.

Nueve años después de aquello, es la Máquina Suiza la que ha perdido la vida en las montañas más altas del mundo. En unas horas o en unos días se conocerán más detalles de la muerte de uno de los alpinistas más importantes de la historia.

29-4-2017. Viajero, ¿has experimentado alguna vez el síndrome de Waitomo-Rotorua?

Antes de nada, no te molestes en buscar en internet, ni siquiera en la Wikipedia, el síndrome de Waitomo-Rotorua. ¿Entonces? Entonces es un síndrome que afecta a los viajeros y que me inventé yo hace tiempo en mi cabeza pero que no lo había escrito hasta hoy. ¿Y en qué consiste?

Se podría resumir así: “Viajar a un sitio muy lejano teniendo la certeza de que no se va a poder visitar todo lo que apetece y la casi certeza de que nunca se va a volver a ese lugar”.

¿Cómo nació? Lo viví en febrero de 2011, en mi única visita hasta la fecha a Nueva Zelanda. Tenía diez o doce días para viajar desde Auckland (al norte de la isla norte, donde aterricé) hasta Christchurh (isla sur, desde donde despegaba mi próximo avión).

Waitomo. hamiltonwaikato.com
Waitomo. hamiltonwaikato.com

Desde Auckland tenía que viajar hasta Wellington, al sur de la isla norte, para coger el ferry que me llevaría a la isla sur. Iba a pasar seis o siete días en esa isla septentrional, así que me dirigí a una oficina de turismo para ver cómo podía bajar hasta Wellington en el tiempo que tenía, y lo que podía ver en mi camino.

Imagínate un rombo cuyos vértices más lejanos son Auckland (norte), Wellington (sur), Rotorua (este) y Waitomo (oeste). Para ir de la primera a la segunda tenía que elegir entre ir por la derecha (Rotorua) o por la izquierda (Waitomo). Según la chica de la oficina de turismo, el atractivo de ambos lugares era idéntico, no se atrevía para nada a decantarse por uno o por otro.

En la ciudad de Rotorua hay unos géiseres espectaculares y en Waitomo hay unas cuevas habitadas por unos gusanos que, en la oscuridad, son como las luciérnagas. Dan luz. Además, como hay miles, el efecto es impresionante.

Recuerdo estar con la chica cinco o diez minutos pidiéndole por favor que eligiera por mí, que me faltaban datos para saber si me apetecía más ver géiseres o gusanos luminosos. “Please, tell me, Waitomo or Rotorua?”. “Oh, sorry, I can’t choose, it’s impossible”. Fueron así varias veces hasta que al final conseguí que dijera: “Ok, Waitomo”.

Y me fui a Rotorua.

Es broma, me fui por supuesto a Waitomo, sabiendo que no me iba a decepcionar y prometiéndome que no me iba a lamentar de no haber ido a los géiseres.

Lo que recuerdo de Waitomo es eso, una cueva no especialmente inmensa pero sí grande. Dentro de ella hay un lago, lo que ya la hace muy bonita. El paseo se hace en una barca sin motor y el silencio ha de ser absoluto. Recuerdo una sensación muy placentera, que creció cuando empezaron a aparecer las luces de esos gusanos.

Desde allí me bajé en autostop a Tongariro, otro sitio impresionante de un país tan impresionante como es Nueva Zelanda. Y de ahí a Wellington, que me encantó.

Pero no voy a hablar más de Nueva Zelanda que ya llevo muchas palabras por hoy. Cuando fui la primera vez no existía este blog. Espero volver, contarlo y, lo adivinasteis, escribir sobre géiseres.

Rotorua. kaitiaki.co.nz
Rotorua. kaitiaki.co.nz

28-4-2017. 50 y pico propuestas geológicas en todas las provincias, Ceuta y Andorra

Una de las mejores y más imposibles maneras de conocer España sería asistir a todos los eventos del Geolodía. ¿Qué es el Geolodía? No es difícil intuirlo por el juego de palabras: un día dedicado a la Geología.

En Soria empezó a celebrarse en 2012 y creo que fue cuando yo empecé a oír esta fiesta geológica que arrancó unos años antes, en 2005. De momento, el Geolodía en Soria ha visitado la zona de Ambrona (2012), Fuentetoba (2013), Cañón del Río Lobos (2014), Caracena (2015) y Espejón (2016). En nuestra provincia lo organiza la Universidad de Alcalá de Henares, y el año pasado asistieron nada menos que 250 personas a Espejón.

En 2015, en Caracena
En 2015, en Caracena

El próximo 6 de mayo, la ruta turística tendrá lugar en la zona de Ágreda y el Moncayo con todas sus peculiaridades hidráulicas: el río que desaparece y surge de nuevo en la misma Dehesa de Ágreda en el espectacular surtidor del Queiles en Vozmediano. Ver noticia

La principal característica del Geolodía es que se celebra en todas las provincias de España a la vez, con  lo que no es posible ni asistir a dos el mismo año.

He estado echando un vistazo a todas las ‘ofertas’ de 2017, del próximo 6 de mayo (es gratis, por cierto). Creo que, efectivamente, están todas las provincias, además de Ceuta y de Andorra. En Baleares se hace en Mallorca y Menorca (dos, aunque es solo una provincia), y en Canarias en Lanzarote (provincia de Las Palmas) y El Hierro (provincia de Tenerife).

Ver todas las actividades

El número de provincias españolas y el de semanas del año es tan parecido que algún año podrían atreverse a hacer el Geolodía durante 50 y pico sábados consecutivos.

27-4-2017. Guía rápida para ver en directo el Europeo de Duatlón de Soria

Empieza a notarse el nerviosismo en mi ciudad porque este fin de semana se celebra en ella el Campeonato de Europa de Duatlón. Voy a hacer un resumen rápido de los horarios de estos días, que al fin y al cabo es lo más interesante.

Antes de nada, de modo genérico, diré que las salidas y llegadas estarán en Mariano Granados y que los tramos de bicicleta irán por Eduardo Saavedra y por la carretera de Quintana Redonda. Darán tantas vueltas que será posible verlos varias veces.

Y, quien no tenga la suerte de estar en Soria, puede verlo en http://www.duatlonsoria.com

Viernes 28:

-20.00 horas. Ceremonia inaugural, de la plaza Mayor a Mariano Granados.

Sábado 29:

-9.00. Carrera Junior femenina (5-19-2,5) (correr-bicicleta-correr)

-10.30. Carrera Junior masculina (5-19-2,5)

-12.30. Carrera Paratriatlón (5-19-2,5)

-15-15. Carrera Élite y Sub 23 femenina (10-37,5-5)

-18.00. Carrera Élite y Sub 23 masculina (10-36,5-5)

Domingo 30:

-8.30. Grupos de Edad Sprint (5-20-2). 16-34 años hombres

-8.33. Grupos de Edad Sprint (5-20-2). 35-49 hombres

-8.36. Grupos de Edad Sprint (5-20-2). 50 y más hombres

-8.39. Grupos de Edad Sprint (5-20-2). 16-39 mujeres

-8.42. Grupos de Edad Sprint (5-20-2). 40 y más mujeres

-11.15. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 18-29 hombres

-11.20. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 30-39 hombres

-11.25. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 40-49 hombres

-11.30. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 50-59 hombres

-11.35. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 60 y más hombres

-11.40. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 18-39 mujeres

-11.45. Grupos de Edad Standard (10-40-5). 40 y más mujeres

-19.00. Ceremonia de clausura y entrega medallas grupos de edad

26-4-2017. Beto Rocasolano, uno de los grandes escaladores de bloque del mundo, en Covaleda

Hace menos de medio año, en noviembre de 2016, el escalador madrileño Beto Rocasolano logró tras grandes esfuerzos terminar la vía de bloque llamada ‘La Teoría del Todo’, ubicada en Albarracín. Por esos esfuerzos, por todas las dificultades que encontró y, sobre todo, por su larga experiencia en el mundo del bloque (escalada sin cuerdas en rocas de no mucha altura), propuso que esa vía alcanzara un grado de 8c+, algo inexistente en el mundo del búlder.

Sin embargo, la maldición de ese grado (V16 en la escala americana) volvió a recaer sobre ‘La Teoría del Todo’. Apenas tres meses después de aquello, hace ahora dos meses, el bilbaíno Rubén Díaz encadenó la primera repetición de esta vía de diez complejos movimientos. Sin embargo, como otras veces les ha sucedido a estos 8c+ de bloque, el escalador vasco lo ha bajado a 8c. De este modo, sigue sin existir en el mundo un bloque de esa dificultad.

Leer a Rocasolano en ‘La Teoría del Todo’

Leer a Díaz en ‘La Teoría del Todo’

La pasada Semana Santa, en el grupo de wasap de escaladores en el que un día aterricé, alguien puso que Beto Rocasolano estaba por nuestra tierra, por Soria. Desafortunadamente, no pude escaparme para verle, porque habría sido un espectáculo de primera fila.

Rocasolano, en Covaleda. @betoboulder
Rocasolano, en Covaleda. @betoboulder

En su Instagram colgó una fotografía y un breve texto: “Divertidos dias en #covaleda haciendo mas de 40 bonitas lineas!”.

En Covaleda, efectivamente, la potencialidad del búlder parece inmensa. Apenas cuatro día después de que Rocasolano estuviera haciendo esas 40 líneas, un grupo de escaladores llamado ‘Los Cabeza’ estuvo allí mismo (leer). En ese enlace puede leerse que “Covaleda, Soria, será sin duda alguna una de las mejores escuelas nacionales de búlder. (…). La mayoría de bloques están sin nombre y sin grado, pero muchos son duros y otros muchos son para jugar y pasar un buen día sin poder encadenar todos , dejando líneas por subir para otros días…”.

El vídeo de abajo es de Rocasolano en un rocódromo, también de hace unos días. Otro nivel.

25-4-2017. San Marcos ha llenado los charcos: el refranero llevaba razón

Los defensores de la sabiduría infalible del refranero popular hoy están de enhorabuena y no habrá persona que se atreva a decirles nada. Dice ese refranero que “San Marcos, rey de los charcos” o, más comúnmente según mi opinión: “San Marcos llena los charcos” (y Santa Rosa los rebosa y Santa Lucía los vacía).

Hoy, martes 25 de abril, festividad de San Marcos, se ha cumplido a rajatabla esa expresión al menos en la ciudad de Soria y en buena parte de la provincia.

La plaza de Mariano Granados, hoy
La plaza de Mariano Granados, hoy

Seguramente, donde menos se han extrañado es en Ólvega, donde San Marcos es una de sus principales festividades. Por lo que me cuentan mis amigos olvegueños, y por las fotos que me han mandado históricamente, es fácil ver lluvia y charcos en la explanada ese día. Hace no mucho, incluso, nevó.

Desde hace algún tiempo, esta festividad de San Marcos en Ólvega se traslada al fin de semana. Este año, por ejemplo, será el domingo 30, aprovechando que el lunes 1 también es festivo.

24-4-2017. Comiendo torreznos de Soria en el Mesón Castellano… de Barcelona

Esta mañana me he ido de Barcelona después de tres días. He cogido el autobús de Alsa que viaja de la capital catalana a Zaragoza, saliendo de la Estación del Norte. Como teníamos tiempo de sobra para desayunar, nos hemos acercado a un sitio que Jorge descubrió hace poco en ‘El Periódico’: Leer aquel reportaje de enero.

Ese lugar se llama Mesón Castellano, y está en el número 4 del Paseo Lluís Companys. Nada más entrar, nos hemos dado cuenta de que ahí se cocía algo soriano: por las fotografías, por el ambiente, por el propio nombre del local y, sobre todo, por los carteles anunciando torreznos de Soria. En un lugar de la larga barra, efectivamente, había un plato repleto de este manjar del cerdo. Dos unidades han ido a parar a nuestros sistemas internos.

Si todo ello sucede allí es, como cabe esperar, porque el propietario del establecimiento es soriano. Ángel Redondo, de Abejar, lleva cuatro décadas trabajando en la hostelería barcelonesa. Su mujer, Dolores Hernando, no es soriana pero sí de muy cerca, de la localidad burgalesa de Doña Santos.

No vienen a Abejar tanto como desearían porque no conservan casa, pero Ángel no perdona una visita cada verano a sus amigos del pueblo durante las fiestas de agosto.

A cambio, las puertas de su establecimiento se iluminan cada vez que atraviesa su umbral algún soriano.

23-4-2017. Los castellers de Cataluña y los de Valdeavellano de Tera

Como he comentado en el capítulo de El Libro, hoy he asistido a mis primeros castellers en directo. Ha sido en las Fiestas de la Primavera de Hospitalet de Llobregat, en una pequeña exhibición a mediodía. Actuaban las collas de varios pueblos de Cataluña. Parecía un divertimento para los cientos de personas allí congregadas, algo lejano a las impresionantes formaciones que se ven en otras localidades catalanas.

Hace muchos años, cada 17 de agosto, en Valdeavellano de Tera hacíamos una pequeña imitación de lo que en Cataluña es una tradición centenaria. Ese día de San Roquito, en el Prao, hacíamos unos castillos, unos ‘castells’, de quizás tres alturas como máximo. Yo era muy pequeño, pero ya me recuerdo escalando sobre las piernas, las espaldas y los hombros de los mozos mayores que yo.

Con el avance de los tiempos, ante la previsible escasa pericia de los ‘castellers castellanos’ y sus posibles nefastas consecuencias, se decidió que era mejor terminar de manera definitiva con esa costumbre de cada 17 de agosto en mi pueblo.

Me surgen varias preguntas para las que quizás alguien tenga respuesta. ¿Cuándo empezaron  hacerse estos castillos en Valdeavellano el último día de fiestas? ¿Cuándo dejaron de hacerse? Y, la más importante’, ¿alguien tiene fotos?

Las de aquí debajo son todas de la actuación de este mediodía.

Cap. 134. 23-4-2017. Barcelona

Día de Sant Jordi en Barcelona: libros, rosas y gente por todos los sitios

Reduzco este viaje a Barcelona a un único capítulo, pero comento someramente lo que he hecho en días anteriores. Vine desde Soria en autobús antes de ayer viernes, como casi siempre: Soria-Zaragoza y Zaragoza-Barcelona. Comí en casa de Jorge y Marta y, por la tarde, con Íñigo, presentamos en el Centro Riojano de Barcelona el libro que sacamos en verano sobre Urbión y Cebollera.

Y ayer sábado, por la mañana, tranquilidad en Badalona después de dormir en casa de Cristina y Pedro: una carrera por la playa y rumbo a Barcelona capital, para visitar el Salón del Turismo. Por la tarde, segunda de las tres presentaciones de este intenso fin de semana. De nuevo, igual que el viernes, muy buena tarde y muy buen recibimiento en la Casa de Soria con la excusa de las historias que contamos sobre nuestra tierra.

Hoy domingo ha sido el día de más ajetreo. Realmente, la razón por la que estoy en Barcelona ahora mismo no es casual. Elegimos venir a la capital de Cataluña para asistir en directo a la celebración de Sant Jordi, donde no había estado nunca a pesar de las decenas de veces que he visitado Barcelona.

Con Íñigo en Hospitalet, firmando libros
Con Íñigo en Hospitalet, firmando libros

Esta mañana ha tocado madrugar para comprar una rosa. Y, poco después de las nueve y media, ya estaba en el Metro rumbo a Hospitalet de Llobregat, la segunda población más grande de Cataluña y que ahora, por Sant Jordi, celebra sus Fiestas de la Primavera con multitud de actividades culturales.

Mi idea era ver los trabucaires catalanes, pero cuando he llegado a la Plaza del Ayuntamiento acababa de terminar su actuación. No sé muy bien en qué consiste. Eran todavía las once, así que me ha dado tiempo a almorzar tranquilo antes de que llegaran las doce. Justo entonces, a mediodía, empezaba la hora que nos había concedido la Biblioteca Tecla Sala para firmar libros en su expositor de la gran feria que se ubica a lo largo de la Rambla Just Oliveras. Disponíamos de esos 60 minutos por la condición de escritor local de Íñigo, soriano pero residente aquí. Se han pasado volando, ha estado muy bien la experiencia.

Desde ahí, nuestros pasos nos han dirigido de nuevo a la Plaza del Ayuntamiento. Esta vez sí nos ha dado tiempo a ver lo que queríamos, los castellers. Hemos estado unos minutos, viendo el trabajo de construcción y deconstrucción de una de las collas participantes. El Ayuntamiento de Hospitalet me ha permitido subir a uno de sus balcones para tomar fotografías y un breve vídeo. Siempre me han llamado mucho la atención estos castillos. De pequeño, a nuestro nivel, los hacíamos el 17 de agosto en el último día de las fiestas de Valdevellano, en el Prao.

Rosas en el Día de Sant Jordi
Rosas en el Día de Sant Jordi

De Hospitalet, tras despedirme de Íñigo y las Elisas, un tren de Cercanías (Rodalies Renfe) me ha trasladado hasta la Plaza de Catalunya, a la marabunta. He quedado para comer con Guillermo. Nos hemos encontrado en la puerta del Mercado de la Boquería, que hoy estaba cerrado, y desde ahí nos hemos plantado en dos minutos en mi bar favorito de Barcelona (quizás empatado con otro), el Travel Bar. Se podía estar, teniendo en cuenta cómo estaban las Ramblas a escasos metros.

Nuestra jornada ha continuado subiendo precisamente esas Ramblas para adentrarnos de pleno en el epicentro del Día del Libro en Barcelona: el Paseo de Gracia (la Casa Batlló estaba adornada con cientos de rosas artificiales de gran tamaño) y la Rambla de Catalunya. En Gracia era relativamente posible andar sin rozarse con nadie, aunque difícil. En la Rambla, era imposible, sobre todo a la altura de los escritores más conocidos. Terminaba siendo agobiante. He huido a coger el Metro hacia la plaza Universitat, donde faltaban minutos para celebrarse una ‘petonada’. Como no sabía qué era eso, he esperado la cuenta atrás para verlo. Después el 5, 4, 3, 2, 1, ¡¡0!!, los allí presentes se han dado largos besos en los labios. No sé si era un concurso o qué, por la pasión que algunos demostraban.

Me apetecía acabar el día como lo he acabado, regresando a Badalona para darme otro paseo por la playa, que nunca se sabe cuándo se volverá a ver el mar viviendo a tantos kilómetros de él. Hacía fresco y casi se agradecía. Mañana pronto por la mañana, de nuevo a Soria.