31-12-2016. Una soriana de Irlanda resuelve el misterio de los cuadrados de hielo

Los lectores de este blog recordarán que ayer lanzábamos una pregunta, queríamos saber qué era esto:

La foto en cuestión. Nacho R.
Foto: Nacho R.

Leer la pregunta de ayer

La casualidad e internet se han conjuntado para que una persona haya respondido a través de Twitter, pasándome unas fotografías de un fenómeno básicamente igual con una pequeña diferencia: nuestra foto fue tomada en la Sierra de Las Cabras de Albacete y las que me han pasado corresponden a una montaña irlandesa, Comeragh. Mide apenas 700 metros, casi 800, pero dada la altitud a la que se encuentra Irlanda, y considerando que el monte más alto de este país apenas supera los 1.000 metros, los Comeragh son una cordillera de relativa importancia en este país.

En las fotos, del pasado mes de noviembre, se ve la formación de la cencellada en la valla, que es lo que se supone que pasó en Albacete, antes de que cayera al suelo por su peso, por el viento, por la elevación de la temperatura o por una conjunción de esas circunstancias.

Las imágenes me las ha pasado María (@atalantando en Twitter), soriana residente en Dungarvan, una ciudad de la costa sur irlandesa, muy cerca de estos montes. Muchas gracias a ella y al resto de personas que habéis hecho alguna aportación.

30-12-2016. Necesito un meteorólogo que me explique esto

La imagen la tomó Nacho R. hace tres días, el 27 de diciembre, en la excursión que hicimos en la albaceteña Sierra de las Cabras. Esta es la crónica con más fotos

Fue tomada entre el pico de Las Cabras y el Cagasero, en una cresta que ese día tenía bastante nieve, y eso que había caído hace varios días, quizás ocho o diez.

No sé si se aprecia bien, así que voy a intentar explicarlo. La valla la conforman cuadrados de alrededor de 15 centímetros de lado. Justo al lado, sobre la nieve, como si se hubiera colocado un espejo con cierta inclinación, se levantan esos mismos cuadrados, con una especie de paredes heladas de cuatro o cinco centímetros.

La foto en cuestión. Nacho R.
La foto en cuestión. Nacho R.

Sin tener ni idea ninguno de los nueve que lo vimos, se nos ocurrían dos cosas. 1.- Que la nieve de días anteriores hubiera hundido la valla y que luego, al ir levantándose esta valla al empezar a retirarse algo de nieve, se hubieran quedado allí esas formas. 2.- Que la nieve helada se hubiera quedado en la valla y, llegado un momento, se hubiera caído al suelo quedándose allí de nuevo en forma de casi hielo.

Puede que la explicación sea otra, así que si algún meteorólogo lee este, le agradecería la posible explicación.

29-12-2016. Hemos paseado por la carretera más larga de España

Tenía preparado escribir esta entrada desde que comenzó el blog, hace algo más de dos años. La tenía en la lista de futuribles, pero sabía que más pronto que tarde iba a tener la oportunidad de escribirla con alguna motivación concreta.

Y ayer, 28 de diciembre, sin imaginarlo siquiera y sin tener idea preconcebida alguna, sucedió. Bajamos a Lorca desde Cañada de la Cruz para pasar la tarde con Andrés Soto quien, después de comer, ejerció de anfitrión con nosotros nueve en su ciudad natal. Ver lo que vimos y leer lo que hicimos

En mitad de ese paseo llegamos a una calle repleta de coches. Nos explicó que aquella era ahora una de las principales arterias comerciales de Lorca, pero que en su día era directamente la travesía, la carretera por la que pasaban las familias y los repartidores que quisieran ir, por ejemplo, entre Cádiz y Barcelona.

Se me encendió entonces la luz… aquella debía de ser la carretera nacional 340, la que en su momento de mayor esplendor era la carretera más larga de España, la que alegremente era comparada con la Ruta 66 de los Estados Unidos de América, como si esa ruta fuera comparable y como si hubiera necesidad de comparaciones.

La N-340 unía Puerto Real, muy cerca de Cádiz, con Barcelona. Como sucede con la mayoría de estas carreteras nacionales, sobre todo por las que pasan por los núcleos más poblados, ha ido desapareciendo poco a poco entre autovías, travesías y circunvalaciones.

Pequeño atasco, ayer 28, en la vieja N-340 a su paso por Lorca
Pequeño atasco, ayer 28, en la vieja N-340 a su paso por Lorca

Pero antes de que ello sucediera, la N-340 sumaba 1.248 kilómetros, atravesando casi todo el litoral levantino español.

Por ejemplo, la travesía de Lorca, la que ahora pisan los Blancos y los Azules en la Semana Santa declarada de Interés Turístico Internacional.

Algún día intentarán que sea un atractivo turístico, como sucede con esa Ruta 66 o con la carretera de la Costa Este australiana.

Algún día escribiré una entrada sobre la nomenclatura de las carreteras nacionales en España.

Mientras tanto, disfrutad con lo que escribió Diego González en ‘Fronteras’ sobre la N-340. Leerlo

Cap. 112. 28-12-2016. Por las sierras de Murcia y Albacete (y 3)

La cima más alta de Murcia y en Lorca con Andrés

Igual que ayer, el día de hoy es fácilmente dividible en dos.

Por un lado, la ascensión a la cumbre más alta de la provincia de Murcia, Los Obispos, que nos ha gustado mucho. Esta es la entrada del blog primigenio.

Y por otro, la visita vespertina a Lorca para estar con Andrés Soto, con el que nos une amistad a buena parte de los nueve excursionistas.

Hemos llegado a Cañada de la Cruz alrededor de la una del mediodía, algo antes. Nuestra idea original era ir a Puebla de Don Fadrique, en la provincia de Granada y a apenas 15 o 20 minutos en coche. Pero justo en ese momento hemos hablado con Andrés, que mañana jueves tiene la mañana ocupada, y nos ha animado a que le visitáramos esta tarde.

En la plaza de España de Lorca
En la plaza de España de Lorca

Nos apetecía a todos sus amigos y a los demás tampoco les incomodaba conocer Lorca, así que alrededor de las 14.00 horas ya estábamos los nueve en la furgoneta, rumbo a la tercera población más grande de Murcia, ubicada en el segundo término municipal más grande de España, casi con el tamaño de la provincia de Guipúzcoa.

Entretanto, le hemos llamado para que nos fuera buscando un buen lugar para comer, como así ha sido, y más teniendo en cuenta que no hemos llegado a Lorca hasta poco después de las tres. No es un camino corto.

Hemos comido otra vez bien y barato, algo que ya estamos comprobando que es habitual en esta zona de España. Nos han acompañado también el padre y la hija de nuestro cicerone de hoy. Del restaurante hemos salido casi a las cinco, con el objetivo de darnos un paseo para conocer lo principal de Lorca… sin subir al castillo, que lo dejamos para otra vez.

El belén del Palacio de Guevara
El belén del Palacio de Guevara

Lo primero que hemos visto ha sido también lo último: la Casa de las Columnas o Palacio de Guevara, donado al Ayuntamiento por sus últimos propietarios, que no tuvieron descendencia. Como digo, primero hemos visto solo su fachada porque estaba cerrado. Cuando hemos regresado a por la furgoneta, ya estaba abierto. Hemos entrado para ver un impresionante belén, uno de los principales, si no el principal, de una localidad que se caracteriza por su gran tradición belenista.

De los monumentos que hemos visto en este breve paseo iniciático por Lorca, siempre guiados por Andrés, el más espectacular es la colegiata de San Patricio, pero a mí también he encantado el palacio de los Condes de San Julián. Solo hemos visto el exterior de ambos. A Lorca se la conoce como la ciudad de los cien escudos, y sobra con pasear por unas cuantas calles para conocer por qué.

Nos ha mostrado también Andrés la gran travesía, un tramo de la vieja N-340 (en nada haré una entrada sobre ella) en el que se celebra una de las Semanas Santas más impresionantes de España. Tampoco hemos dejado de ver algunas de las huellas del terremoto de 2011, todavía visibles a pesar de los esfuerzos.

Hemos comprado lotería, hemos conocido un segundo bar en Lorca y hemos regresado a Cañada de la Cruz ya bien de noche, casi a las nueve, con los inevitables alargues en el camino de vuelta por la mala compenetración entre aparatos móviles, señales y usuarios.

Nos disponemos a pasar nuestra última noche aquí. En principio, termino ya el relato de estos tres días. Si mañana hacemos algo especial en la vuelta, o escribo un nuevo capítulo o lo hago en el Bazar. Resumen: me ha encantado esta zona de España.

28-12-2016. El anuncio de la Lotería de Navidad de 2017 se rodará en Soria

Hace algunos años, a comienzos del presente milenio y cuando trabajaba en el ‘Heraldo de Soria’, publicamos una inocentada el 28 de diciembre. Fue en 2002 y salió en portada. El titular era algo así: ‘Se derrumba la chimenea que asomaba en el embalse de la Cuerda del Pozo’. Coincidía que en aquellos días todo el embalse estaba helado. Por ello, y ayudados por el Photoshop, mis compañeros de maquetación prepararon una imagen con los trozos de la chimenea desperdigados sobre el hielo.

Unos meses después, a principios de abril de 2003, aquella chimenea efectivamente se cayó por efecto del agua, del viento y del desgaste de tantos años. Actualmente, cuando el embalse está a unos niveles dignos de ocupación, lo único que asoma es la torre de la iglesia de La Muedra.

Fotograma del anuncio
Fotograma del anuncio

Este año, el anuncio de la Lotería de Navidad se rodó en Asturias, en localidades como Villaviciosa o Tazones. Lo habrá visto casi todo el mundo, el de la señora que se equivoca con la fecha del sorteo y cree que le ha tocado.

No sé qué criterios utilizan los encargados de hacer el anuncio navideño a la hora de buscar las localizaciones. Supongo que será una productora. Si tuvieran una base sensible para elegir el lugar en el que se rueda el anuncio, los encargados de Loterías y Apuestas del Estado deberían obligar a esa productora a que se rodara todos los años en Soria.

La fiebre que existe en esta provincia por el sorteo del 22 de diciembre no tiene ni un pequeño rival en las 49 provincias restantes ni mucho menos en las dos ciudades autónomas del norte de África. En Soria se juega el doble que en la segunda provincia donde más afición hay, así que esperemos que suceda como en 2002-2003, y la inocentada se convierta en realidad.

Cap. 111. 27-12-2016. Por las sierras de Murcia y Albacete (2)

En la cumbre de Albacete y en Nerpio

Perdonad que sea breve, pero es que hoy ya llevo tres entradas después de un día intenso. Y muy bonito y sorprendente.

El día se puede dividir en dos.

Primero, la subida a la cima más alta de Albacete, la Atalaya. La he escrito en esta entrada.

En la cima más alta de Albacete
En la cima más alta de Albacete

Segundo, el regreso a casa. Desde Fuente de la Carrasca (lugar de partida para subir a la Atalaya), hemos decidido continuar por el camino asfaltado que rodea estas montañas murciano-albaceteñas.

Es una carretera situada en buena parte por encima de los 1.400 metros e incluso por encima de los 1.500. Hoy había mucha nieve. A ambos lados preciosos parajes, totalmente agrestes. Hemos pasado algunos caseríos, todos ellos en la provincia de Albacete.

Como estábamos en el coche a las dos, hemos considerado que nos daba tiempo a llegar a comer a Nerpio, un pueblo de algo más de 1.000 habitantes. Ha sido un inesperado acierto.

Comiendo en Nerpio
Comiendo en Nerpio

El pueblo es bonito y los alrededores, más. Hemos comido bien y muy barato… teníamos ganas después de la larga caminata.

Después de comer nos ha dado tiempo a dar otro pequeño paseo por el pueblo para hacer compras. El camino de regreso a Cañada de la Cruz hemos vuelto a hacerlo por un camino de no mucha calidad, pero muy entretenido, dejando a la derecha la ermita de La Rogativa, ya de nuevo en la provincia de Murcia.

Estamos los nueve ya en la casa rural de Cañada de la Cruz. Me levantan de la mesa porque estamos a punto de empezar a cenar.

27-12-2016. Montañas especiales de España: La Sagra

El primer motivo que le da fama a las montañas es la altura: Everest, Aneto, Aconcagua, Mulhacén, Kilimanjaro, Teide… Una vez que se supera esa afición-obsesión por la altura (yo nunca voy a superarla), hay otras muchas motivaciones.

Una de las principales, como he escrito varias veces en este blog, es la prominencia. Es decir, la altitud mínima que se debe descender para poder alcanzar una cima más alta.

Hoy he visto por primera vez en mi vida La Sagra. Leer. Es imposible que no recuerde a nuestro Moncayo soriano. Fiándome como siempre de Mendikat, es la sexta cima más prominente de la Península Ibérica. Su visión es de verdad impresionante, al menos desde donde la hemos visto hoy y en un día como el que hemos disfrutado: la albaceteña Sierra de Las Cabras, mucho sol.

Voy a citar a Mendikat porque fue leyendo esta página como me enamoré de La Sagra sin conocerla, al estilo del medieval amor cortés: “Su peculiar estructura, aislamiento y grandiosidad la convierten en un singular fenómeno orográfico. Esta inconfundible mole emerge sobre un elevado altiplano… ocupando una plaza relevante dentro de las montañas peninsulares”. Leer en Mendikat

La Sagra está al norte de Granada, pero lejos de Sierra Nevada. Mil disculpas por el pareado. Hoy hemos tenido la suerte, por lo despejado que estaba el día, de ver a la vez todas las principales altitudes granadinas.

Algún día la subiremos.

Hay otras montañas especiales de España a las que algún día les dedicaré una entrada.

Cap. 110. 26-12-2016. Por las sierras de Murcia y Albacete (1)

Una parada en Caravaca de la Cruz

Esta salida de la última semana de diciembre empieza a ser un clásico, y nuestra idea es perpetuarla. Pero no hablemos del futuro. El año pasado participamos de esta excursión Alfonso, Félix, Nacho, José Luis, José Vicente, Cristina, Óscar y los dos Sergios. Estuvimos en Cádiz y Málaga. Para conocer la composición del grupo actual es suficiente con cambiar a Alfonso por Ramiro.

Ahora hemos elegido venir a las cimas más elevadas de Murcia y Albacete. Vamos a estar alojados en Cañada de la Cruz, un pequeño pueblo de la sierra murciana perteneciente al municipio de Moratalla pero situado lejos de su capital.

En la escultura del Caballo del Vino de Caravaca
En la escultura del Caballo del Vino de Caravaca

El ritual del viaje de ida ha sido similar al del año pasado: ellos ocho han salido de Soria y me han recogido en la A-2, esta vez en la Venta de Meco. Obviamente, hemos almorzado. Nuestra segunda parada ha sido en Sisante (Cuenca), para afrontar una nueva consumición y para ir cambiando de conductor.

Pero la única parada realmente turística que hemos hecho hoy ha sido en Caravaca de la Cruz, que vive sus últimos días antes de comenzar su Año Jubilar, que se desarrolla entre el 8 de enero de 2017 y el 7 de enero de 2018.

Hemos llegado a las 14.30, y nada más aparcar hemos visto a algunas personas disfrazadas. El motivo es la fiesta de los Inocentes. No la hemos vivido mucho, pero quien quiera disfrutar de verdad de una fiesta en Caravaca de la Cruz debe venir el 2 de mayo para ver los Caballos del Vino. Su imagen más famosa es la de un caballo subiendo a toda velocidad acompañado por cuatro personas, en un recorrido de aproximadamente 80 metros entre una curva (donde ahora hay una escultura alusiva) y la entrada al Santuario-Castillo de la Vera Cruz.

El Santuario-Castillo de la Vera Cruz
El Santuario-Castillo de la Vera Cruz

Nos ha explicado un señor que el récord está en 7 segundos y 713 milímetros. Hay vídeos en Youtube, merece la pena verlo.

Después de comer en la plaza, nos hemos dado un paseo hasta ese Santuario-Castillo de la Vera Cruz, el lugar que le da fama mundial a la localidad de Caravaca. Miles de personas vendrán el año que viene a ganarse ese Jubileo, algo que solo puede conseguirse cada siete años. No hemos llegado por 12 días.

Es bonita Caravaca. Cuando amenazaba con anochecer, la hemos abandonado. Nuestro siguiente destino es el actual, Cañada de la Cruz. Hemos llegado ya casi de noche. Mientras nos terminaban de preparar la casa, hemos estado en el que creemos que es el único bar del pueblo, llamado Camacho, que está justo al lado de la casa. Vamos a tener tiempo de conocer Cañada.

26-12-2016. La lluvia engelante de Duruelo, de Agustín Sandoval, una de las imágenes meteorológicas del año

Hace tres días, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), a través de su Sistema de Notificación de Observaciones Atmosféricas Singulares (Sinobas), publicó un resumen de la actividad generada por sus usuarios en el presente 2016. En total, gracias a estas observaciones particulares de muchos aficionados a la meteorología, se han registrado 142 reportes fiables de fenómenos singulares o extraños, de estos que tanto nos gustan a millones de personas.

Este es el resumen

En ese resumen, Aemet destaca cuatro reportes y cuatro imágenes. Entre los reportes, uno de ellos es soriano, de Agustín Sandoval, gracias a quien disfrutamos en numerosas ocasiones de preciosas imágenes de Pinares y de Urbión.

Se trata de un reporte muy especial, pues en él Sandoval deja constancia de la lluvia engelante, un fenómeno más habitual en países mucho más fríos que el nuestro, pero que en España es muy complicado de observar. De hecho, dice Aemet en ese resumen que es el fenómeno con menos aportaciones de todos los que aparecen, con apenas dos.

La lluvia engelante del 19 de noviembre en Urbión
La lluvia engelante del 19 de noviembre en Urbión

¿Y qué es pues la lluvia engelante? Por lo que he leído ahora para informarme, sucede cuando la precipitación sale de las nubes en forma de nieve, atraviesa una capa de aire caliente que la derrite, y antes de llegar al suelo vuelve a encontrarse con temperaturas bajo cero que la convierten en hielo.

Es un fenómeno tan bonito (son las típicas imágenes que vemos de Estados Unidos, con coches cubiertos hasta arriba por una gruesa capa de hielo) como peligroso (provoca caída de ramas y postes por el peso acumulado, convierte las carreteras en pistas de patinaje).

Explica Sandoval en su reporte (leerlo) que la capa de hielo que se encontró alcanzaba los 15 centímetros en algunos lugares. Todo ello sucedió muy arriba, a aproximadamente 2.162 metros, entre el nacimiento del río Duero y el pico de Urbión, el pasado 19 de noviembre.

25-12-2016. Una caña a 50 céntimos en un bar del centro de Madrid, y no es la más barata

Aprovechando que he venido a pasar estas fechas a Madrid, esta mañana me he dado un paseo por el centro, cuyos lugares más conocidos presentaban un aspecto casi desértico, lo normal para ser el día Navidad. Estaba casi todo cerrado, pero también había bares abiertos para atender a los turistas y madrileños que poco a poco iban echándose a la calle.

En uno de esos bares he entrado alrededor de las 12.00 del mediodía. Ya iba teniendo hambre. Me he pedido un pequeño bocadillo de jamón, un café con leche y unas patatas que había en la barra, aparentemente de ‘propaganda’. Estaba en el Paseo del Prado, esquina con Atocha. Algún madrileño ya lo habrá adivinado: estaba en una de las sedes del Museo del Jamón.

Mi petición
Mi petición

Me ha parecido baratísimo: dos euros. Creo que cada cosa valía un euro y que, efectivamente, las patatas corrían de los gastos de la casa. Son precios difíciles de encontrar.

Pero lo más sorprendente no ha sido eso. He mirado la lista de precios pegada en la pared y he descubierto que el precio de las cañas, sin tapa, era de 50 céntimos. He pensado que se trataría de alguna oferta de alguna hora muy concreto, pero creo que no, que ese es el precio habitual de los 20 centilitros. No sé qué marca será.

He imaginado que sería, de largo, la cerveza más barata de Madrid, pero he buscado un poco en internet y he encontrado algo que seguro que la mayoría de los madrileños o de la gente que resida en la capital sabrá: que la franquicia Mercados La Provenzal ofrece cañas a 40 céntimos.

Es fácil encontrar en internet varias rutas de cañeo ‘low cost’ en la principal ciudad española.

Los precios del Museo
Los precios del Museo