Antes de ayer sábado, como teníamos planificado desde hace bastantes días, subimos a los 2.095 metros del Pico Verde. Cuando programamos la excursión, no sabíamos que nos íbamos a encontrar el espléndido día de sol que nos encontramos, pero también hay otras ocasiones en las que nos sucede exactamente lo contrario.

El Pico Verde es una de las cimas secundarias que rodean los 2.163 metros de la Mesa, que es el punto más alto de toda la sierra soriano-riojana de Cebollera. La Mesa se encuentra al 100% en territorio de La Rioja, y eso mismo es lo que le sucede al Pico Verde.

Aunque se puede subir desde la vertiente meridional, lo más corto y lo más frecuente es intentar el asalto desde la septentrional y, más concretamente, desde la ermita de Lomos de Orios. Aparcamos allí poco después de las 9.15 y, poco antes de las 9.15, ya estábamos en camino las ocho personas.

El primer kilómetro se hace por una pista apta técnicamente para vehículos, pero la circulación está prohibida porque la parte riojana de la Cebollera es Parque Natural. Hay que estar atentos a un gran cortafuegos que corta esta pista y, cuando se llega a él, en una perpendicular perfecta, subirlo hasta el final. Nos encontramos nieve desde aproximadamente los 1.600 metros de altitud.

Ese cortafuegos termina muy cerca del pico de Cueva Grande, que no es necesario subir. Se deja ligeramente a la derecha y se va caminando por la ladera. La nieve estaba bastante dura, así que había que tener cuidado para evitar los resbalones. Si alguien lee esto, se plantea subir este fin de semana y tiene crampones, puede echarlos a la mochila aunque no sean imprescindibles.

En la cima

En la cima

En días tan soleados como el de antes de ayer, el Pico Verde se ve instantáneamente cuando se llega a la cresta, al llamado Collado del Aspa, en dirección sureste. Es un pequeño castillete de piedras que se alcanza después de otra media hora o algo más de caminata. No tiene ninguna complicación subir esas piedras, entre las cuales hay una pequeña figura de cerámica con un lapicero dentro que nos confirma que estamos en el Pico Verde.

Desde allí, y durante el camino, pudimos ver a mayoría de las grandes alturas de todas estas sierras: San Lorenzo, Urbión, Castillo de Vinuesa, Santosonario, Cebollera… y también, muy a lo lejos, los Pirineos.

Para volver cogimos la cresta completa, con lo que nos plantamos en la cumbre del Cueva Grande. Tiene unos cortados buenos, así que tuvimos que retroceder unos metros para regresar de nuevo a la senda. Un par de bajadas desde allí y otras dos o tres por el cortafuegos las hicimos mediante el antiguo sistema del deslizamiento.

En menos de cuatro horas y media estábamos de nuevo en los coches. Visitamos la ermita, que estaba abierta, bebimos agua de la Fuente Chilena, paramos a tomar algo en Villoslada de Cameros y, pasadas las 15.00 horas, estábamos de nuevo en casa.

Hoy es un día muy diferente en los hemisferios Norte y Sur. Mientras en el Norte el sol podrá verse sin problemas allá donde no haya nubes, en el Sur están disfrutando de un eclipse anular del astro rey, algo que no van a poder disfrutar hasta dentro de 11 años.

Aunque siempre es más bonito verlo en persona, las nuevas tecnologías facilitan cosas como esta: que puedas ver tranquilamente desde casa, desde el campo o desde cualquier sitio este eclipse anular del sol… aunque tengas la línea del Ecuador al sur.

Un eclipse anular de sol se produce cuando la Luna se interpone entre la Tierra y su estrella más cercana de tal modo que parezcan dos círculos concéntricos. Es fácil de entender y digno de ver.

Este es el enlace para verlo en directo, pero supongo que permanecerá cuando termine el eclipse. El fenómeno en total durará unos 150 minutos. Si consigo en las próximas horas o los próximos días una especie de time-lapse para reducirlo a uno o dos minutos, también lo pondré.

Quizás llego tarde, pero quizás no, o bien porque alguien sea muy lanzado o bien porque alguien tome ideas para el año que viene. Voy a citar simplemente las localidades, sin hacer mención ni a Cádiz ni a las islas Canarias. Aquí van diez localidades que celebran el Carnaval a lo grande.

  1. Vinaroz (Castellón). Si ves las fotos piensas que es Santa Cruz de Tenerife
  2. Miguelturra (Ciudad Real). Ayer en ‘El País’ llevaba una página entera de publicidad
  3. Badajoz. Estuve en 1999 cuando porque jugó allí el Numancia
  4. Águilas (Murcia). Tiene hasta una extensión en verano
  5. San Esteban de Gormaz (Soria). Siempre meto algo de Soria
  6. Sitges (Barcelona). Era de esperar
  7. Ciudad Rodrigo (Salamanca). El Carnaval del Toro
  8. Verín (Orense). Autoproclamado como el ‘probablemente, el mejor del mundo’
  9. Lantz (Navarra). El día grande es el martes así que llegas
  10. Villar del Arzobispo (Valencia). También estuve hace años. Todo el mundo iba disfrazado, me tuve que arreglar con una percha que llevaba en el maletero y disfrazarme de colgado
Vinaroz. turismodecastellon

Vinaroz. turismodecastellon

Águilas. Web oficial

Águilas. Web oficial

Verín. spain.info

Verín. spain.info

El principal ‘problema’ que tiene San Sebastián a nivel turístico es que parece que es suficiente con pasear y pasear por la playa de la Concha hasta el Peine del Viento y regresar de nuevo, para tomar algo por la zona de Fermín Calbetón y repetir las veces que haga falta esa misma rutina. Al menos, eso es lo que hemos hecho con los amigos bastantes veces.

¿Qué sucede? Que puede pensarse que San Sebastián se termina ahí, porque con todo ello es suficiente para pasarlo en grande.

Los depósitos de Ulía

Los depósitos de Ulía. uliako lore baratzak

Pero los curiosos de los sitios menos acostumbrados también pueden hacer una visita diferente entre pintxo y pintxo por tierras donostiarras: el Parque de Viveros de Ulía y, más exactamente, sus viejos depósitos de agua, que solucionaron buena parte de los problemas de abastecimiento de la ciudad cuando fueron construidos a mediados del siglo XIX.

El Parque de Viveros quizás merezca una visita por sí mismo, pero por lo que las fotos y algún texto me han mostrado, lo más interesante son esos amplios depósitos de siete metros de altura, llamados de Buskando.

Esos depósitos permanecieron casi ocultos, desconocidos, durante varias décadas, hasta que fueron ‘redescubiertos’ en 2006 cuando se pretendió construir allí.




Con el tiempo, la Asociación de Vecinos de Ulía consiguió hacerlos visitables hace cuatro años, pero recientemente, hace un par de meses, el Ayuntamiento decretó su cierre por cuestiones de seguridad.

La buena noticia llegó ayer, cuando el Consistorio donostiarra volvió a anunciar su reapertura… para finales de marzo (leer en donostitik). Mala suerte si alguien va este fin de semana a San Sebastián.

El parque se encuentra a apenas 300 metros del restaurante del restaurante Arzak, por donde pasé varias veces (por la puerta) tanto corriendo la Behobia-San Sebastián como andando hacia casa de un amigo en el Paseo de los Olmos.

La entrada de hoy está relacionada con la de antes de ayer, como ya avisé, porque las dos están enmarcadas en el pueblo soriano de Santa María de las Hoyas y porque, según creo, los dos protagonistas son familia.

Buscando cosas en Google sobre Laureano Muñoz Viñarás (ver la entrada del martes), llegué a una web sobre Santa María de las Hoyas y, más concretamente, a una entrada sobre el crimen allí sucedido en 1882.

En junio de 2014, hace todavía menos de tres años, fue publicado el libro ‘Los procesos célebres seguidos en el Tribunal Supremo en sus doscientos años de historia’. En ese libro únicamente se relatan 39 casos en dos siglos: los atentados contra Alfonso XII y Alfonso XIII, las causas contra Unamuno o contra el fundador del PSOE Pablo Iglesias, el caso del Lute, los sucesos de Casas Viejas…

Se trata, por tanto, de grandes asuntos de la historia de España.




Uno de esos 39 capítulos se titula ‘El crimen de Santa María de las Hoyas’. Las 55 páginas completas del Tribunal Supremo pueden leerse pinchando este enlace.

En la web ya citada sobre Santa María de las Hoyas puede leerse un resumen bastante bien elaborado sobre lo que sucedió entonces. Recomienda su lectura. Leerlo. Al final de ese texto, al estilo de lo que hizo Machado con Alvargonzález, aparece un largo romance escrito por Pausilipio Oteo, romance que también puede ser consultado aquí.

¿Qué pasó entonces? Si la historia aparece entre las más destacadas de los 200 años del Tribunal Supremo es por algo. Lo mejor es leer el resumen al que ya he enlazado, pero voy a intentar hacer un resumen de ese resumen.

“En Santa María de las Hoyas, Eugenio Olalla era criado de Pedro Muñoz, un hombre de bastante dinero, con el que no terminó bien. Eugenio marchó a Bilbao, a trabajar en las minas, y logró convencer a siete compañeros, ofreciéndoles una importante suma de dinero, para ir a su pueblo a cometer un robo en casa de su antiguo señor. Partieron en tren hasta Burgos el 8 de noviembre de 1882. Desde Burgos fueron a pie hasta Santa María, donde llegaron el 11. Tras proveerse de armas, ya que no las llevaban consigo, perpetraron el crimen en las primeras horas de la anochecida del 13 de noviembre. Pedro Muñoz, de 74 años, recibió tortura, golpes y disparos, en presencia de su esposa Brígida. Como consecuencia de esos golpes, falleció el día 14 por la mañana. Los ocho asaltantes escaparon del pueblo a pie y llegaron a dormir al caserío de Santa Inés, donde fueron apresados por la Guardia Civil la misma noche del 14. Tras un largo proceso, fueron pasados por el garrote vil en El Burgo de Osma dos años después del crimen”.

Como digo, es un resumen. Hay más personas implicadas y, de los ocho autores, no todos desempeñaron el mismo papel. La historia es interesantísima, lo mismo que el libro en el que está recogida, del que desconocía su existencia pero que resulta que está disponible en el Archivo Histórico Provincial de Soria.

Hoy se cumple el 78 aniversario de la muerte de Antonio Machado y, como haré siempre que me acuerde y mientras dure este blog, la entrada del 22 de febrero irá dedicada a la poesía. En Soria, eso es muy fácil. De hecho, tres de los grandes poetas españoles de los últimos 150 años encontraron buena inspiración para sus historias en estas orillas del Duero. Ya se sabe: Bécquer, Machado, Diego.

Me imagino que será a ellos tres, y en plan genérico a todos aquellos que alguna vez han cantado a Soria, a quienes está dedicada la plaza Los Poetas de Soria capital. Problema: ¿Dónde está? ¿Qué soriano lo sabe sin consultar el Google Maps (lo cual de hecho es inútil)? Una pista: casi todos habéis estado allí. Segunda pista: la del titular, no es uno de los lugares más poéticos de Soria, nada que ver con el Monte de las Ánimas, con el río Duero río Duero…, con San Saturio…

Ver dónde está la plaza Los Poetas en Soria

La placa de la plaza Los Poetas en Soria capital. Foto: Concha Ortega

La placa de la plaza Los Poetas en Soria capital. Foto: Concha Ortega

Paso tanto rato navegando por internet que, en muchas ocasiones, me encuentro cosas que me sorprenden. Hoy comparto una de esas cosas y pasado mañana, si me acuerdo, otra. La entrada de mañana me la sugirió un paseo por la calle.

En algún momento del presente año 2017 se cumplirá el centenario del nacimiento de Laureano Muñoz Viñarás, que falleció en 2004. Los expertos en apellidos de la provincia de Soria ya sabrán de dónde era natural: de Santa María de las Hoyas.

Leer en Wikipedia

Desde su Soria natal, y después de haber estudiado en El Burgo de Osma, inició un periplo por varias ciudades españoles, aunque donde más tiempo vivió y donde más huella ha dejado ha sido en Bilbao. El seudónimo que solía utilizar, Megara, deja claro que nunca olvidó sus orígenes sorianos.

Muñoz Viñarás destacó como crítico de arte y como periodista. Como crítico de arte (siempre tomando como referencia esta publicación de Wikipedia, aunque he estado leyendo otras cosas), recibió palabras de agradecimiento de Ibarrola: “A Laureano Muñoz Viñarás, en testimonio de reconocimiento a su trato correcto y digno en aquellos momentos que se practicó mi aislamiento y represión, y en los que supo alentarme como pintor sin censurarme mi conducta política ni silenciar mi opción ética en la creación estética”.

Como periodista, formó parte del equipo directivo o dirigió varios medios de la Cadena de Prensa del Movimiento, como ‘Hierro’ de Bilbao, ‘Imperio’ de Zamora  o ‘Proa’ de León. Cuando dirigía este último contrató a Miguel Gila para que diera algunos de sus primeros pasos como humorista gráfico, condición que cultivó el resto de su vida aunque los que de verdad le hicieron famoso fueron sus diálogos monologados.

Una de las cosas fundamentales cuando se abre un bar o un restaurante es el nombre. Al menos, esa es la sensación del propietario, porque la verdad es que el nombre es lo de menos. Si son buenos el precio, la atención, la calidad, el ambiente, la variedad y las historias que se viven, el nombre de ese bar o de ese restaurante sonará a música celestial.

Pero es verdad: los nombres son importantes y ocupan muchos pensamientos en las mentes de los emprendedores. Una de las tentaciones en las que es más fácil caer es la de ponerle un nombre exótico, el del lugar de origen o el de algún accidente geográfico característico del lugar.

Gracias a ello, a través de los bares de Soria, es fácil hacer un recorrido no solo por el mundo, sino también por el Universo y todavía más: por el espacio mitológico.

Collage con algunos de los nombres. Concha Ortega

Collage con algunos de los nombres. Concha Ortega

Países y estados, ciudades o barrios norteamericanos

Seguro que se me olvidarán algunos establecimientos, pero voy a citar algunos que, al igual que este blog, hacen referencia a situaciones geográficas. Por ejemplo, países: Mónaco, Argentina, Antigua (no creo que sea por el país), Brasil… Algunos de los bares que voy a citar pueden estar cerrados pero hace escasas fechas. No voy a citar aquellos que llevan varios años sin servicio al cliente.

Supongo que por influencia del cine, abundan las referencias estadounidenses entre los bares de Soria. Hay varios con nombres de estados: California, Florida, Kansas, Nueva York… aunque este último nombre se asocia más a la ciudad que al estado, del que ni siquiera es capital. Tan importante es Nueva York que dos de sus barrios dan nombre a locales en nuestra pequeña ciudad: Tribeca y Soho, si bien este último, que pronto cambia de dirección, es igualmente un barrio de Londres.

Otra ciudad estadounidense a la que se puede viajar sin salir de Soria es San Francisco.

Ciudades santas, pueblos de Soria, localidades de España

Otro restaurante soriano con nombre de un santo y con nombre de ciudad es Santo Domingo (II). Los puristas dirán que San Francisco hace referencia al barrio donde se encontraba la vieja estación de tren y que el Santo Domingo se llama así por la iglesia románica que tiene justo al lado. Pero en origen, todas las denominaciones proceden del mismo lugar.

Es curioso que no hay muchos bares con nombres de pueblos de Soria. Están el Medinaceli, El Royo y El Portillo, aunque dudo que este último se llame así por Portillo de Soria.

Saliendo de la provincia pero no del país, tenemos el bar Teruel, El Rincón de Jerez, el Chayofa (pueblo de Tenerife), el Iruña (Pamplona) o el Cascante (pueblo de Navarra, pero ya sabemos los sorianos que se llama así por el apellido).

Ciudades europeas, el mito artúrico y otros mitos, lugares de agua

Salvo omisión, hay dos establecimientos en la ciudad que se llaman igual que otras tantas ciudades europeas: la preciosa inglesa de York y la no menos atractiva italiana de Rívoli.

El mito artúrico, repleto de historias maravillosas y de lugares esdrújulos acabados en consonante, también es un importante foco de atracción a la hora de ponerle el nombre a un bar. Por ejemplo, Camelot o Avalon. Otro bar que hace referencia a un lugar mítico es El Dorado, cuya búsqueda continúa…

El agua es otro de los elementos que más han llamado la atención de los hombres desde el comienzo de los tiempos y sin pérdida alguna de vigencia: Río, Lago, Isla (este creo que hace referencia a apellido), Oasis o L’ilot du blé noir (el islote del trigo negro… la Crepería).

Arqueología soriana y mesopotámica, lugares de paso, los planetas y lo más lejos

Hace ilusión que los dos grandes yacimientos arqueológicos sorianos tengan su nombre en bares de Soria: Numancia (ahora parece cerrado, el cartel pone ‘Numantia’) y Termancia. También puede viajarse a los lejanos tiempos mesopotámicos tomándose algo en el Babilonia, allí donde murió Alejandro Magno con apenas 32 años.

Otra manera bonita de nombrar locales es utilizando palabras españolas antiquísimas, muchas de las cuales pueden leerse en los libros de hace algunos siglos: Mesón, Posada, Ventorro o, más nueva, La Estación. La Capital, una franquicia, también es una clara referencia geográfica.

En Soria también hay nombres de planetas: Venus y Dulce Venus. Incluso hay otro local casi mítico en la ciudad, cuyo nombre engloba a la vez a todos los lugares y ninguno, donde nadie ha estado y adonde todo el mundo alguna vez se ha dirigido: El Quinto Pino. Ahora está cerrado, a la espera de que alguien vuelva a dar vida a ese local.

Fotos: Concha Ortega

Ahora parece una insensatez plantearlo, pero es posible que dentro de algunos siglos la bilocación sea algo de uso común. Mientras tanto, tendremos que tirarnos de los pelos por tener que elegir entre una opción cuando se plantean dos de interés máximo. Y si ya aparecen encima las obligaciones…

Este fin de semana hemos subido a Castellón aprovechando que era el Campeonato de España de Maratón y para subir a la cima más alta de esa provincia (ver). Algún tiempo antes, me wasapearon desde El Burgo de Osma invitándome a participar de un viaje a tierras palentinas para subir al Curavacas, la montaña más emblemática de esta provincia, pero no por su ruta habitual sino por el Corredor de la Y.

Por el Corredor de la Y, hoy domingo

Por el Corredor de la Y, hoy domingo

La expedición la han formado finalmente Ángel, Chupi, Dani, David, Dioni y Edu. Han tenido la suerte de vivir un espectacular día de sol, disfrutar unos paisajes maravillosos y pisar la cumbre. Han tenido también la generosidad de tomar fotografías para que todos podamos ahora disfrutarlas desde nuestras pantallas electrónicas.

Por la grandeza del Curavacas, y como un detalle por la gran cantidad de veces que entro a Mendikat, voy a poner la reseña de esta web sobre los 2.524 metros de este coloso.

Leer sobre el Curavacas en Mendikat

 

Como hoy hay entrada del Libro y del blog de las Cimas, esta del Bazar es muy corta. Hoy hemos subido al pico más alto de Castellón, al Penyagolosa. Allí, Ángel Carlos nos ha informado de que, para llegar luego hasta Castellón, pasaríamos por el Puerto del Collao. Para los no sorianos, el Collao (El Collado) es también la calle más importante de Soria.

Cuando hemos pasado por el puerto, nos hemos visto empujados a parar para hacernos una fotografía junto al cartel. Resulta que, oh casualidad, el Collao de Castellón se encuentra a 1.055 metros sobre el nivel del mar, casi los mismos a los que se encuentra el de la ciudad de Soria, con la diferencia de que el de tierras levantinas es un puerto y, el de tierras sorianas, una vaguada entre laderas que suben, cubiertas desde hace siglos por edificaciones.

En el Port del Collao

En el Port del Collao