31-7-2016. Niemand hat die Absicht, eine Mauer zu errichten

Podemos conocer más o menos la historia del Muro de Berlín. Podemos conocer o no de qué año a qué año estuvo erigido. Podemos tener marcada a fuego la fecha de su derribo o no tener ni idea de la misma. Fuera de todas estas concreciones, todos conocemos el Muro de Berlín. A mí me sigue sorprendiendo que aguantara hasta 1989, aunque quizás no debería sorprenderme tanto sabiendo que hay otros muros en perspectiva.

¿Quién fue la primera persona que utilizó la palabra ‘Muro’ para referirse a uno de los elementos más famosos de la historia del siglo XX? Walter Ulbricht, presidente del Consejo de Estado de la República Democrática Alemana, contestó el 15 de junio de 1961 a una periodista alemana, como final de una respuesta más larga: “Niemand hat die Absicht, eine Mauer zu errichten”. Es decir: “Nadie tiene intención de construir un Muro”.

Algunas de las víctimas que intentaron atravesar el Muro
Algunas de las víctimas que intentaron atravesar el Muro

La noche del 12 al 13 de agosto, antes de que se cumplieran dos meses de aquellas palabras y en apenas unas horas, se levantó buena parte de los 155 kilómetros del Muro de Berlín, que con los años fue experimentando numerosas ampliaciones y ‘mejoras’ hasta su derribo el 9 de noviembre. A Ulbricht se le escapó el gran secreto cuando fue a negarlo.

Cap. 98. 31-7-2016. Escapada a Berlín (y 3)

Esperan Pergamo, Nefertiti, Brandenburgo, Charlottenburg, el Museo del Cine, el Zoo…

Ya ha terminado el viaje fugaz a Berlín que comenzó ayer por la mañana. De hecho, realmente, el grueso del motivo de la visita quedó ayer satisfecho, así que hoy ha sido una jornada de relax, sin madrugar y con una sola visita.

Los cinco miembros desplazados desde la comunidad de Adidas Runners de Barcelona hemos desayunado en el mismo hotel, el rosáceo Nhow del que ya hablaba ayer. Estaba abarrotado hasta el punto de que casi costaba encontrar mesa para los cinco. Como nuestros aviones salían a unas horas muy intermedias, hemos decidido aprovechar bien ese desayuno.

Después de desayunar, nuestra siguiente y última parada ha sido muy cerca, la Adidas Runbase donde ya estuvimos anoche. El ambiente no tenía nada que ver. La Adidas Runbase es un espacio de tamaño bastante grande donde se puede practicar tenis de mesa, baloncesto, ejercicios de fortalecimiento y, especialmente, una serie de actividades con monitor varias veces al día. La diferencia con un gimnasio más al uso es que hay una persona pinchando música, al menos hoy, y un bar en el que es posible comer y beber algo sano para acompañar la práctica deportiva. Las cervezas que anoche tanto cundían hoy no estaban por ningún lado.

Marta, Laura y Borja han entrado a una clase de estiramientos para despedirse de su estancia en Berlín. Desde allí, un taxi nos ha llevado hasta el aeropuerto de Tegel, desde donde salía mi avión a Madrid y su avión a Barcelona.

El viaje-escapada es lo que ha dado de sí. Supongo que algún día regresaré a la capital alemana a conocer los lugares que aparecen en el titular y algunos otros.

El fin de semana ha terminado como empezó: un retraso de casi una hora en el autobús que nos ha traído del aeropuerto de Madrid a Soria. Para una vez que no cojo el tren…

30-7-2016. Los semáforos como reclamo turístico

Dentro de los numerosos atractivos y curiosidades que tiene Berlín, uno que no conocía antes de pisarla son sus semáforos. Es posible que nadie visite la capital alemana solo para ver esas luces rojas y verdes, pero también es muy posible que muchas de esas personas regresen a sus localidades de origen con alguno de los numerosos elementos de mercadotecnia creados en torno a esas figuras.

¿Qué tienen de especial? He encontrado en internet historias largas y medianas, así que yo voy a contar la corta. Los hombrecillos rojos y verdes que impiden o permiten el paso son un recuerdo de los tiempos de la República Demócrata Alemana. Estos muñecos se llaman ‘Ampelmännchen’, los ‘señores de los semáforos’. Aunque trataron de retirarse en su día, su carácter entrañable y diferente a los habituales de los semáforos permitieron no solo que se mantuvieran, sino que se recuperaran.

Cap. 97. 30-7-2016. Escapada a Berlín (2)

Haciendo una carrera de diez kilómetros en la capital de Alemania

A ver si conseguimos que quepa todo el larguísimo día de hoy en una entrada de longitud media. A las 8.00 de la mañana habíamos quedado en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. Viajaba a Berlín para participar en la Adidas Runners City Night, representando a la revista Runners gracias a la cortesía de la comunidad recién abierta de Adidas Runners en Barcelona. Pero para eso todavía quedaba mucho.

A las 9.25 debía salir nuestro vuelo. Nada más separarnos de la terminal, el avión se ha detenido y una chica se ha puesto a hablar con algunos auxiliares de vuelo. Estaba medio dormido y no me he enterado muy bien. He abierto el ojo y he visto a unos sanitarios atendiendo a alguien. Poco después, ese alguien ha salido por su pie y no ha regresado. Diagnóstico rápido desde la distancia (estábamos sentados en la última fila): miedo repentino a volar.

Retraso de una hora

Nos hemos retrasado casi una hora. Nos hemos retrasado las dos Martas, Laura, Borja y yo, integrantes de esta miniexpedición. Del aeropuerto nos hemos dirigido al hotel más rosa en el que he estado nunca, el Nhow, con una preciosa terraza junto al río Spree, en la que hemos cenado algunas horas después.

Antes de ello, tras dejar rápidamente los equipajes en recepción porque las habitaciones estaban ocupadas, hemos partido hacia la Breitscheidplatz, donde se encuentran la semiderruida Iglesia Memorial del Emperador Guillermo, la puerta del zoológico, donde recogíamos los dorsales, la salida, la meta y el restaurante donde hemos comido.

Casualidades

Después de comer, me he separado del grupo mientras mis compañeros de viaje regresaban al hotel. Por estas posibles casualidades que tiene la vida, mi hermana está de vacaciones en Berlín. Aunque no tenía mucho rato, sí me ha dado tiempo a acercarme a verla, con la otra Beatriz, David, Óscar, Elena y Miguel. De hecho, es lo único medio turístico que he hecho. He ido en tren hasta la estación de Friedrichstrasse y, de ahí, andando, hasta la Estación del Norte. En el trayecto del tren me he encontrado con la manifestación de la que ya nos había informado por la mañana un taxista, de grupos de ultraderecha portando una pancarta con la frase de George Orwell: “La libertad es el derecho de decirle a los demás lo que no quieren oír”.

Óscar, David, Sergio, Miguel, Beatriz T, Beatriz M, Elena
Óscar, David, Sergio, Miguel, Beatriz T, Beatriz M, Elena

 

Allí, junto a la estación del Norte, se encuentra uno de los recuerdos mejor conservados del Muro que separó ambos Berlines entre 1961 y 1989. Hay restos de los dos paramentos paralelos, de las altas farolas con bases de piedra y las fotografías de las personas que murieron intentando atravesarlo. No es fácil conocer con exactitud este número definitivo.

De ahí, tras la despedida, tocaba reintegrarse con ‘mi’ grupo, de nuevo en la Breitscheidplatz. Allí estaban buena parte de los 400 miembros de las comunidades de Adidas que iban a participar en la carrera, la mayoría de Berlín y otros cuantos venidos de otros puntos de Europa. Por ejemplo, nosotros. Era momento de hacerse fotos de grupo, trenzas y de dejar la mochila en el guardarropa.

A las 19.50 empezaba la carrera de cinco kilómetros, con Marta. Y a las 20.30 hemos empezado a correr Laura, Borja y yo, la carrera de diez. Pronto pondrán los resultados en este enlace para saber cuánto hemos hecho. La carrera, con un par de pequeños repechos no muy grandes, se movía entera por el oeste desde su punto de salida. Es decir, para los que conozcáis Berlín, no hemos pasado por los lugares más famosos de la ciudad. Para conocerlos habrá que venir otra vez algún día más.

Con las Martas, Laura y Borja antes de empezar a correr
Con las Martas, Laura y Borja antes de empezar a correr

El siguiente paso ha sido el hotel, para ducharnos rápido y para cenar en su terraza, viendo pasar los barcos y gente haciendo pádel-surf nocturno, con luces. Hoy estaba muy bonito el río Spree. Aunque había cansancio en los cuerpos, la última parada del día ha sido la fiesta que organizaba Adidas en la Runbase que tiene cerca del hotel, al otro lado del río. Más que por la fiesta en sí, ha merecido la pena por ver de camino una de las zonas de marcha de Berlín, con muchísimo ambiente, gente cenando y muchas personas formando largas colas para entrar en los famosos locales berlineses.

Esos no sé si los conoceré algún día, pero al menos ya hemos estado cerca de ellos. Fins demà.

29-7-2016. Cuatro sorianos en la dureza y la belleza del Anillo de Picos

Hace un par de semanas, cuatro sorianos disfrutaron de la dureza y de la belleza del Anillo de Picos. Son mis compañeros del Banzaii Antártica Jesús Alonso, David Bartolomé, Andrés Palomar y Luis Ángel Tejedor. ¿Qué es el Anillo de Picos? Es una iniciativa puesta en marcha recientemente, en la que se recorren 120 kilómetros y se salvan 18.000 metros de desnivel acumulado. En el vídeo que cuelgo abajo, los cuatro hablan de su experiencia.

¿Dónde? Como dice el nombre, en Picos. En España hay miles de picos pero solo un Picos: los de Europa, entre Asturias, León y Cantabria. Muchos de nosotros hemos estado en estas montañas, pero pocos han pisado los lugares que pisaron ellos cuatro, poco accesibles por su dificultad o por sus largas aproximaciones.

El Anillo de Picos está pensado sobre todo para hacerlo corriendo. Mis amigos lo hicieron en tres días, pero también es posible hacerlo más tranquilamente en una semana, durmiendo en los diferentes refugios que hay en estos montes.

El pasado 22 de julio, Julio Cernuda batió el récord del Anillo en solitario, al cubrir la distancia en 22 horas y 26 minutos. Una entrevista muy interesante de lo que vivió aparece en este enlace. Habla de esa belleza y de ese salvajismo de los paisajes, de la dificultad de la orientación nocturna, de la necesidad de prepararse psicológicamente corriendo solo…

Cap. 96. 29-7-2016. Escapada a Berlín (1)

Unas horas en Barcelona

Hola a todos de nuevo. Por una serie de circunstancias que probablemente empiece a narrar mañana, este fin de semana voy a estar en Berlín, la capital de Alemania. Todavía no la conozco.

Pero antes de ello, y para estirar moderadamente más el viaje, esta mañana me he venido a Barcelona. He salido pronto de Soria con Javi, a través del Blablacar, y antes de las diez ya estábamos en Zaragoza. A las 12.36 partía el AVE que una hora y 50 minutos después me abandonaba en Sants, con mucha más vida que la habitualmente desangelada Delicias.

Las Ramblas, esta tarde
Las Ramblas, esta tarde

En Barcelona me he quedado comiendo por el barrio de Sants, con Jorge, Marta y Andrés. Poco antes de las cinco he decidido enfrentarme al calor para darme una vuelta por el centro de Barcelona. Me parecía mal no hacerlo, aunque fuera darme un paseo de una hora.

Me he bajado en la parada de Metro de Diagonal y, desde ahí, he seguido el Paseo de Gracia hasta la plaza de Catalunya, dejando a mi izquierda la Pedrera y a mi derecha la Casa Batlló, dos de los edificios más famosos de Gaudí.

Como me habían advertido, la densidad de personas iba aumentando según me acercaba allí y, sobre todo, según cumplía mi ritual habitual barcelonés de darme un paseo por Las Ramblas. Si siempre hay gente, ahora en julio mucha más.

He entrado en el mercado de La Boquería, donde casualmente me he puesto a hablar con un tendero que también es de Soria (de Vildé), y he regresado hacia el Metro. Hoy no era un día para mucho turismo.

Ya estoy en el hotel, al lado del aeropuerto, en el gran terreno empresarial Mas Blau. Para llegar hasta aquí he venido en la recién estrenada (febrero) Línea 9 Sur. He hecho transbordo en la estación de Torrassa y he descubierto que fue aquí donde Julio Verne se inspiró para escribir ‘Viaje al centro de la tierra’.

Mas Blau es lo que me temía, un gran espacio de terreno con algún hotel y muchas naves o, más bien, edificios de oficinas. Por lo poco que he leído, parece que está todavía en fase de crecimiento. Vida a partir de cierta hora no hay mucha.

Mañana, a volar.

28-7-2016. La ciudad española que brota tomates en las aceras de su pleno centro

Lo primero que he hecho después de escribir el título es curiosear a ver si el verbo brotar está considerado transitivo por el Diccionario de la Real Academia Española. Digo curiosear porque no pensaba cambiarlo. De sus ocho acepciones, las seis primeras son intransitivas y las dos últimas, transitivas. Dice la séptima:

7. tr. Dicho de la tierra: Echar plantas, hierba, flores, etc.

Dicho de la tierra, o dicho del asfalto.

Supongo que habrá personas que dedicarán cientos de horas con su peto vaquero y su gorro de paja a criar en su huerto los mejores tomates del mundo.

El tomate de las aceras. Foto: J.A.C.A.
El tomate de las aceras. Foto: J.A.C.A.

Y sin embargo, a veces suceden pequeños milagros difícilmente comprensibles. ¿Ha sido una gran casualidad o ha sido un experimento de algún ocioso lo que ha permitido que un tomate haya nacido en los milímetros de rendija que quedan entre el bordillo de una acera y sus baldosas?

Lo importante es que ha sucedido. Y no solo eso, sino que la planta ya está dando tomates. Todavía están verdes. Cuando esté rojo, probablemente no durará mucho. Pero si tengo foto de ese momento, la publico.

La foto fue tomada estos días en pleno centro de Guadalajara.

27-7-2016. ‘El bueno’ Clint Eastwood carga de nuevo su pistola en Sad Hill (Burgos)

‘Il buono, il brutto, il cattivo’, traducida al español como ‘El bueno, el feo y el malo’, es una de las cumbres del cine, coronada por un duelo final entre Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef en el que es muy fácil sudar durante su visionado.

Ese duelo final, así como la entrañable carrera de Eli Wallach entre las tumbas, se rodó en el cementerio de Sad Hill. Como el cementerio de Sad Hill no existía en Burgos, hubo que crearlo. El equipo de producción del director Sergio Leone consiguió que estas tierras del Arlanza pasaran por ser las norteamericanas del estado de de Virginia con la colocación de 4.000 tumbas. La música de Ennio Morricone hacía el resto.

El mítico duelo
El mítico duelo

Al bueno, al feo y al malo solo les interesa una cosa. No lo ocultan en ningún momento de la película y no lo ocultan en el cementerio.

Se cumplen 50 años del estreno de la película. Con esa perspectiva se fundó la Asociación Cultural Sad Hill, con la intención de recuperar algunos escenarios de aquel rodaje y empezar a mostrarlos al público en el presente 2016, coincidiendo con estas Bodas de Oro.

Web de la Asociación

El escenario más fotogénico es este cementerio de Sad Hill, el mismo que da nombre a la Asociación y el mismo que fue inaugurado el pasado fin de semana. El objetivo de estos grandes proyectos suele ser doble. Por un lado, satisfacer un deseo personal o colectivo. Por otro, ayudar al relanzamiento turístico de tu zona.

Este segundo objetivo ya tuvo concreción este fin de semana en la persona de mi amigo José Manuel, quien además elaboró el vídeo anexo. Y volverá a tener concreción, más tarde o más temprano, con alguna otra persona que conozco.

El culmen de los deseos sería que Clint Eastwood volviera a disparar en los páramos cercanos a este pueblo de Contreras, a escasos kilómetros de Salas de los Infantes. Ya hay gestiones para hacer coincidir su viaje al Festival de San Sebastián con una escapada a tierras de Burgos. La imagen del actual Eastwood en el actual Sad Hill será portada de periódicos de todo el mundo.

Enhorabuena a la Asociación aunque solo sea por hacer posible elucubraciones como esta.

26-7-2016. Los dos países que deben atravesar otros dos países para llegar al mar

En el mundo hay aproximadamente dos centenares de países. Un país no es una avellana y las cuentas sobre el número total que existe en el mundo son diferentes según criterios.

Ver cuántos países hay en el mundo según esos criterios

De esos casi 200 países, más de tres cuartas partes tienen salida al mar, algunos de ellos de miles de kilómetros (Rusia, Canadá, Australia… por citar tres sin consultar internet) y otros de unas pocas decenas (Mónaco, Bosnia, Irak, Gambia… ahora sí le he echado un vistazo a un portal web que suelo utilizar).

Mapa político del mundo
Mapa político del mundo

Propongo ahora dos juegos geográficos, de los que únicamente voy a dar respuesta al segundo.

Primer juego. En el mundo hay 44 países sin salida al mar. Coja papel y bolígrafo y trate de escribir todos los que pueda. Cada respuesta incorrecta restará medio punto. El aprobado está en 20. ¿Soy muy severo o poco?

Segundo juego. De esos 44 países, hay dos que, además, limitan con una serie de estados que tampoco tienen salida al mar. Solo voy a dar una pista, que tampoco es mucha pista: Oceanía es el único continente en el que todos sus países dan al agua salada.

Ver la respuesta