Ya avisé de que la entrada de ayer, en la que hablaba sobre el número de países que atraviesa el ecuador terrestre (leerla), no era tan atemporal como parecía o, mejor dicho, no era exclusivamente atemporal. Uno de esos 11 países que aparecen en esa lista es Uganda. Allí mismo, en su capital Kampala, me encuentro ahora mismo. Es por la mañana pero ya he dado unas cuantas vueltas. Espero contarlo luego en la entrada del ‘Libro’.

El mapa en la pared del hostal donde me alojo, al lado del Acacia Mall

El mapa en la pared del hostal donde me alojo, al lado del Acacia Mall

Mi llegada de hace unas horas ha convertido a Uganda en el país 45 de la lista de los que he visitado. Así, cuando alguien me diga que no me quedará mucho por ver, puedo contestarle que me quedan 147 países (según la lista de la ONU) para verlos todos, 55 para llegar al centenar (el sueño básico de cualquier viajero en condiciones, especialmente para esos que no dicen no dar importancia a los números), 51 para llegar a la mitad, 19 para llegar a un tercio del total y apenas 5 para alcanzar la media centena de internacionalidades.

Cada país nuevo tiene su historia especial. Uganda, especial dentro de especial, ya que es el primer país que conozco del África Negra. Estaré por aquí unos días, durante los cuales espero ir contando mis andanzas intertropicales.

Ver los países visitados

El ecuador (dan ganas de ponerlo en mayúscula) es el paralelo terrestre más largo que existe. Tiene algo más de 40.000 kilómetros. A pesar de semejante longitud, apenas 11 países son atravesados por él. Algunos, por unos pocos kilómetros. Otros, por muchísimos. Pero la mayor parte de esos 40.000 kilómetros son acuáticos.

La única vez que lo pisé fue en diciembre de 2014, con Nacho y Marta, en Ecuador, en la Mitad del Mundo, muy cerca de Quito (leer). Allí tratamos de conseguir algo complicado: colocar verticalmente un huevo de gallina, con una mitad en el hemisferio norte y la otra en el hemisferio sur.

En pleno intento

Nacho, en pleno intento

Los otros diez países que pisan el ecuador son Colombia, Brasil, Santo Tomé y Príncipe, Gabó, República del Congo, República Democrática del Congo, Uganda, Kenia, Somalia e Indonesia. La Wikipedia hispánica, más generosa, también incluye Maldivas y Kiribati.

Esta parece una entrada atemporal y para salir del paso, pero no lo ex exactamente.

Hay tantas tabernas en Madrid, tantos bares, que daría para escribir un blog exclusivamente sobre ello. Como es lógico, ese blog ya existe y en 30 segundos he encontrado un par de ellos, así que a lo mejor hay muchos más.

Blog Mis Tabernas Favoritas

Blog Tabernas Antiguas de Madrid

Los dos enlaces que he puesto hablan, en concreto, de Bodegas Alfaro, pero son conceptos diferentes. El primer enlace es informativo fundamentalmente, aunque también tiene retazos de historia.




El segundo enlace es para aquellos privilegiados que tienen o sacan cinco minutos para leer y ver fotografías antiguas. Reconozco que es igual de complicado que los ‘Cien años de soledad’ de García Márquez. Por ello, conviene apuntar en un papel todas las relaciones de tabernas, calles, propietarios, fechas, sucesos… que escribe el autor del blog en apenas unos cuantos párrafos. Es interesantísimo.

Del Facebook de Bodegas Alfaro. En la actualidad está casi igual

Del Facebook de Bodegas Alfaro. En la actualidad está casi igual

Esta entrada mía es, por tanto, una invitación a leer la entrada de ‘Tabernas Antiguas de Madrid’, escrita por Antonio Pasies. Haré una breve sinopsis sin spoiler: “Manuel Alfaro, soriano de Villar de Maya, llega a Madrid con apenas 19 años, en 1918, para trabajar en una de las bodegas de su paisano del mismo pueblo, Saturnino Casas. Al tiempo, Alfaro abre otros negocios hosteleros en la ciudad. En 1946, José Rico, del cercano pueblo de Diustes y con apenas 16 años, llega a Madrid para perpetuar alguno de esos negocios de Alfaro. Hoy, 22 de marzo de 2017, siguen abiertas las Bodegas Alfaro (esquina de las calles Ave María y Olmo, barrio de Lavapiés) y las Bodegas Casas (número 23 de la avenida Ciudad de Barcelona, barrio de Pacífico)”. Un poco de spoiler sí que he hecho al final.

Como se avecinan días en los que espero escribir bastante, la entrada de hoy es corta: simplemente para celebrar la llegada a los 2.000 seguidores de Facebook, con la celebración habitual en estos casos, un sorteo a través de esa red social.

Para que el premio pueda estar firmado por los dos autores antes de entregárselo o enviárselo, alargaré hasta la Semana Santa el plazo para participar en el sorteo. Hasta el 11 de abril.

Ay, si todavía no he dicho cuál es el premio. Se trata de un libro sobre Urbión y Cebollera que hemos escrito junto a Íñigo Alberto Íñigo. Gracias a los seguidores, tanto de redes sociales como del blog en sí.

El Facebook del blog

Portada del libro

Portada del libro

Al menos, es la única que yo conozco que sea relativamente fácil de hacer, aunque hay que estar en el lugar preciso y, sobre todo, en el momento preciso. A lo largo de la historia, muchas personas se durmieron en un país y se despertaron en otro, pero en momentos que apenas pasan una vez en la vida: en las declaraciones de independencia o en las secesiones. Por ejemplo, quienes se fueran a la cama el 8 de julio de 2005 en Yuba se durmieron en Sudán y, cuando se levantaron unas pocas horas después, se despertaron en Sudán del Sur.

Pero no me refiero a eso. Me refiero a un territorio que es de un país durante seis meses al año y de otro país los otros seis meses. Quizás ya muchos os imaginéis de los que estoy hablando. Voy a dar una pista visual. Es esta foto:

lasislasdelmundo.blogspot

lasislasdelmundo.blogspot

Los lectores vascos ya se habrán dado cuenta, y quizás también un grupo más reducido del resto de españoles, e incluso los posibles franceses del sur e hispanoparlantes que hayan podido caer en esta entrada. Estoy hablando de la Isla de los Faisanes.

Son poco más de 600 metros cuadrados situados en el río Bidasoa, ya cerca de su desembocadura. Al sur está España (Irún) y al norte está Francia (Hendaya). Desde el año 1856, la soberanía de la isla la comparten ambos países, pero no de manera simultánea, sino seis meses cada uno. La Isla de los Faisanes es española del 1 de febrero al 31 de julio y francesa del 1 de agosto al 31 de enero.

En ella no hay nada más que un monolito recordando la firma del Tratado de Paz de los Pirineos (1659).

Para conseguir el reto del titular, por tanto, habría que hacer algo que seguramente sea ilegal. Si es en verano, no haría falta ni tienda de campaña: se cruza hasta la isla la tarde-noche del 31 de julio y, antes de la medianoche, se mete uno en el saco. Entonces, si esa persona concilia pronto el sueño, se dormirá en España. Con las primeras luces del día, sin haberse movido ni un solo milímetros, esa misma persona se habrá despertado en Francia.

Ver historia de este condominio 

Dos decenas de personas hemos decidido pasar la mañana de hoy domingo en la zona de los Pinares sorianos y, más exactamente, en la Ruta de los Puentes de Covaleda. No debe ser fácil encontrar en la provincia una ruta más adecuada para pasar una mañana soleada de invierno: dificultad baja-nula, distancia de unos 12 kilómetros y desnivel muy escaso, el que sale de ir siguiendo el curso del río Duero.

La ruta tiene esa denominación por la razón fácilmente imaginable: entre los de Santo Domingo y Soria se cruzan o se pasa al lado de media docena de puentes, algunos de ellos medievales, BIC, de madera… A ese valor cultural se une el paisajístico, sobre todo por la calidad del bosque que se atraviesa y por algunos parajes que forma el río, por ejemplo en la encajonadísima zona de los Apretaderos, a la que tendremos que volver en verano para completar la caminata con un baño (aunque hoy casi apetecía).

Refugio de Pescadores

Refugio de Pescadores

Como es costumbre, hemos salido poco después de las 8.00 de Soria y antes de las 9.00 ya estábamos andando. Hemos optado por hacer la ruta en el sentido contrario al de las agujas del reloj, que es el mismo que el del avance del Duero hacia Oporto. Ello implica que, nada más salir del centro de Covaleda, hay que seguir hacia el barrio de San Matías, cruzarlo o dejarlo a la derecha y llegar (mejor por los puntos rojos que por el PR blanco y amarillo) hasta la gran llanura del campamento de La Nava.




También hay que atravesarla para alcanzar, no mucho después, el ‘restaurado’ puente de Santo Domingo, desde donde empieza la caminata junto al río. Lo hemos cruzado, para seguir el Duero por su margen derecha. En el puente de los Arrieros hemos vuelto a cambiar de lado, ahora por la margen izquierda. No ha habido cruce en el Valerosa pero sí en el siguiente, en el de Valserrao, de madera. Como no es posible caminar junto al Duero en esos Apretaderos, hemos remontado unos metros (la única cuesta del día, además de la de la llegada) para tener una visión cenital del río y, de paso almorzar.

Desde ahí se sigue unos 800 metros por una pista forestal en muy buen estado, para cambiar de nuevo de margen en el puente de la Arenilla. No es la última: justo antes del Refugio de Pescadores hemos vuelto a cruzar el Duero por una pasarela, antes de regresar otra vez al norte del Duero en el espectacular puente de Soria.

Desde allí, un paseo de 15 minutos nos ha devuelto a la plaza de Covaleda, repleta de personas gracias al sol, a la oferta hostelera y a la celebración de la Feria del Mejor Chorizo del Mundo.

La semana pasada, el profesor de Zaragoza Julio Escartín hizo algo insólito: llevarse a la primera el rosco del programa de Telecinco ‘Pasapalabra’. La última palabra que adivinó era bien fácil para él, aunque de primeras dejó pasarla: “Contiene la ‘y griega’: máxima altura del Sistema Ibérico”. La respuesta era Moncayo, gracias a la cual se llevó 318.000 euros. El Moncayo es el punto más alto del Sistema Ibérico, de Zaragoza y de Soria. Como un guiño a ese logro, aquí va un rosco rápido de Pasapalabra en versión soriana:

A. El primer pueblo, sea municipio o no, de la provincia por orden alfabético

B. El pueblo más alto de la provincia

C. El pueblo más bajo de la provincia

D. El primer pueblo que atraviesa el río Duero

E. Los mármoles de su cantera adornan el Palacio Real de Madrid




F. Antes se llamaba Fuentelpuerco

G. Ciudad en la que el voleibol soriano, el Grupo Duero San José, se proclamó subcampeón de la Recopa de Europa en 1995

H. Apellido del autor del poemario ‘Echarse al monte’

I. Así se llaman el santuario y la sierra cerca de Las Fraguas

J. El segundo río más largo de los que discurren por la provincia

L. Apellido del entrenador del Numancia en la gesta de la Copa del Rey de fútbol de 1996

La w sobra

La w sobra

M. Localidad de nacimiento del entrenador de la respuesta anterior

N. Primera palabra del estribillo de la sanjuanera ‘Domingo de Calderas’

Ñ. (contiene). El río que pasa por Dévanos

O. Pueblo de nacimiento de Abel Antón

P. Departamento francés al que pertenece Colliure, donde murió Antonio Machado

Q. (contiene). Pueblo de nacimiento del ciclista Faustino Rupérez

R. Apellido del autor de ‘Historia de Soria’, publicada en 1889

S. Allí corrió Fermín Cacho su primer Campeonato de Europa al aire libre, en 1990

T. Murió en Almazán después de haber escrito ‘El burlador de Sevilla’

U. Allá donde nace el río Duero.

V. Nombre del hermano de Gustavo Adolfo Bécquer famoso por sus pinturas

X. (contiene). Río de la provincia también conocido como Torete

Y. (contiene). Cerca de Barahona. Su iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue declarada BIC en 1993

Z. Primer pueblo de la provincia de Burgos según se abandona Soria por la N-122.

Leer respuestas

Irlanda es uno de los países con más fuerza que existen en proporción a su tamaño. Eso es así. Si no, no se explica que en todo el mundo estemos celebrando hoy San Patricio, su patrón. Con esa excusa, os hago un test de diez preguntas sobre Irlanda a ver cuántas acertáis.

1. ¿Cuál es la capital de Irlanda?

2. ¿Y el río que por ella pasa?

3. ¿Quién es este señor?:

3

4. ¿Y este otro?:

4

5. ¿Y este tercero y último?:

5

6. ¿Cuál es la planta nacional de Irlanda?

7. El ‘Ulises’ es el gran trabajo del escritor…

8. El ‘Ulises’ se desarrolla en un solo día, que es el…

9. ¿Cuál es la más famosa cerveza irlandesa?

10. ¿En qué siglo se produjo la Gran Hambruna Irlandesa?

Leer las respuestas

El océano Pacífico es el más grande de la Tierra con una gran diferencia sobre el primer perseguidor, el Atlántico. Sin embargo, su cuenca hidrográfica no es la más grande, ni siquiera la segunda… sino la tercera.

¿Por qué? Aunque sea algo que sorprenda en un primer y rápido conocimiento, pensando cinco segundos las causas es comprensible.

Para empezar, los kilómetros de costa que baña el Pacífico (no he conseguido encontrarlos en menos de dos minutos) son parecidos a los que bañan el resto de océanos. Y para continuar, y lo más importante, el océano Pacífico ‘pierde’ casi toda América por esa impresionante barrera que atraviesa todo el continente a escasos kilómetros de su límite occidental: las Montañas Rocosas al norte, los Andes al Sur.




Gracias a esa gran partición desigual de América, fundamentalmente, la cuenca hidrográfica más extensa del mundo es, con mucha diferencia, la del Atlántico (70 millones de kilómetros cuadrados). Lo gracioso es que la segunda no solo no es el Pacífico, sino que tampoco es el Índico… sino ¡el Ártico!, que con 23 millones supera los 20 del Pacífico y los 19 de ese Índico. El Antártico son 14, el Mediterráneo 8,5, el Golfo de México 6,2…

Las grandes cuencas

Las grandes cuencas

Me gusta mucho el mapa anexo, el de la Wikipedia. En él se aprecian claramente, en fondos grises, las líneas divisorias de las cuencas y, lo más sorprendente, las cuencas endorreicas, todas aquellas que no terminan en los océanos sino en los lagos o, a veces incluso, en llanuras interiores.

Estas cuencas endorreicas ocupan millones de kilómetros en todo el mundo (también las hay en España), sobre todo en el gran Asia Central, en la península Arábiga, el norte de África, América del Norte y del Sur, Australia…

Leer en wiki

En ocasiones, este blog se nutre de viajes que hacen amigos míos y que tienen el detalle de enviarnos texto y fotografías para que todos podamos disfrutar con ellos. Hoy es una de esas ocasiones. Hace unos días regresaron de Svalbard (unas islas situadas mucho más al norte del Cabo Norte) seis sorianos: Ángel y Asun, sus hijos Ángel y Pablo, Miguel y Ramiro. Este es el relato de Pablo:

El grupo que viajó a Svalbard

El grupo que viajó a Svalbard

“Llevábamos un tiempo con este destino en nuestro punto de mira. Por unos motivos u otros, no hemos podido viajar a Svalbard hasta este año, y con los vuelos cogidos desde septiembre del año pasado, esta oportunidad no se nos podía escapar.

Después de realizar una breve escala en Oslo de dos días, e ir acostumbrándonos a los precios del país (para hacerse una idea, 60€ por cabeza una comida normalita, o 12€ la cerveza en un pub, la cual es misteriosamente de una gran calidad) cogimos un vuelo de algo más de tres horas de Oslo a Svalbard (se tarda casi lo mismo de Madrid a Oslo que de Oslo a Svalbard).

La capital, por llamarla de alguna forma, es Longyearbyen, que no tiene nada que ver con lo largo que se te puede hacer allí el año, sino que fue fundada por un tipo que se apellidaba Longyear (‘año largo’, en inglés). Tiene una población de 1500 habitantes, de los cuales unos 300 son estudiantes, de una de las universidades mas importantes de todo Noruega. Así que la gente se dedica principalmente a la investigación y al turismo (tradicionalmente se han dedicado a la extracción del carbón, en declive ahora).




A principios de marzo teníamos unas diez horas de luz (esta gente pasa cuatro meses de total oscuridad) y temperaturas de hasta -20 grados, que con el viento que hacía de 40 km/h, nos da una sensacion térmica de -45 grados.

Nosotros llevábamos las excursiones organizadas de antemano. Hay que tener en cuenta que no te dejan salir del pueblo a no ser de que vaya algún local con su pertinente rifle, debido al peligro por ataque de osos polares (hay 3500 osos polares en la isla, más del doble que de personas). En total pasamos cuatro días en Svalbard (se convirtieron en cinco por la cancelación del vuelo de vuelta) así que llevábamos una excursión para cada día.

-recorrido en camión articulado por las montañas de alrededor

-visita a una antigua mina de carbón

-excursión con trineos de perros a una cueva de hielo en un glaciar

-excursión con motos de nieve a un pueblo minero que se llama Svea (a 90 kilómetros de Longyearbyen), con algún derrape que otro, y con los equipos Ángel Senior-Asun y Ramiro-Ángel Junior volcando sus respectivas motos.

Todo esto lo completamos con alguna salida nocturna a ver Auroras Boreales, relacionarnos con los locales en los pubs con la deliciosa cerveza local de trigo importado, y acudiendo a algún evento del festival que estaban celebrando aquella semana por la llegada de los primeros rayos de luz a la ciudad”.