1-12-2015. Tres propuestas para el mes de diciembre

Como todos los meses cuando me acuerdo, allá van unas propuestas viajeras, tres, para Soria, para España y para el mundo.

1. Soria. Esta vez es fácil, aunque el único pequeño inconveniente es que tiene fecha: la Subida a Urbión a poner el belén. Es el domingo anterior a Nochebuena. Este año, el 20 de diciembre. A la bajada, comida, siesta y a votar.

Disfraces ese día
La Subida a Urbión, en 2014

2. España. Otra vez fácil, y otra vez con el problema de que la fecha es concreta. ¿De verdad te vas a quedar sin conocer la Nochevieja en Madrid? Como ese día está imposible, ya hace años que se celebra una gran fiesta, parecida, el día 30, también en la Puerta del Sol.

grupomercadodelareina.com/
grupomercadodelareina.com/

3. El mundo. Aunque podría haber buscado el calor, me apetecía recomendar un mercado navideño, de esos que embellecen las ciudades del centro y norte de Europa en estas fechas. Por ejemplo, Brujas, que tampoco es que necesite mercado alguno para ser recorrida.

hostelsclubblog.com/
hostelsclubblog.com/

30-11-2015. El gran roble de Cirjuana en Cantalucia

En la provincia de Soria hay millones de árboles, pero solo unos pocos tienen nombre. Hay un gran roble en Cantalucia que se llama Roble de Cirjuana. No hay mucha información en internet, pero cuando me acerqué antes de ayer hasta este pueblo soriano para conocer a su árbol más famoso, rápido me indicaron cómo se llega. Nada sé de su etimología.

Me costó un par de intentos, pero al final di con él. Desde Cantalucia sale un camino apto para coches que, después de dejar a la izquierda unas majadas o tainas, se interna en un precioso bosque de sabinas y robles. Me contaron que no es un bosque cien por cien natural aunque ahora lo parezca, sino que esta dehesa fue sembrada hace algunos cientos de años.

Encaramado al roble
Encaramado al roble

Nada más comenzar este bosque, a poco más de 500 metros del pueblo, el camino desciende. Se puede aparcar por ahí y andar hacia la derecha. Lo lógico es encontrar pronto un pilón alargado. A los pies del mismo, y ligeramente hacia la derecha, se encuentra el gran Roble de Cirjuana… después de andar un centenar de metros o menos.

Ignoro cuántos cientos de años le contemplan. Por lo que me comentó mi guía, lo que sí parece más fácil de saber es que no le queda mucha vida pues se está secando. No pude evitar la tentación de subirme a él, lo que me ayudó a adivinar que su fortaleza está disminuyendo.

La fuente y la cantera

Del pueblo de Cantalucia, donde viven de continuo una decena de vecinos, me gustó la fuente, más que nada porque es de las pocas circulares que he visto en mi vida. Era rectangular y parece ser que a alguien se le ocurrió hacer una nueva para utilizarla como una especie de rotonda.

Mi guía también me mostró, a lo lejos, la cantera de la que se extrajeron algunas de las piedras que ahora forman parte de la Catedral de El Burgo de Osma. Hace algunas décadas hubo un nuevo intento de explotar esta cantera, pero no resultó finalmente viable.

29-11-2015. Mis conversaciones callejeras con Javier Martín

Mis conversaciones callejeras con Javier Martín eran siempre muy parecidas.

-El mes que viene tengo una semana y estoy dudando entre Talpaís y Talotro, ¿qué opinas?

-A ver si alguna vez vamos a bucear.

-¿Qué tal te lo has pasado en Nosedónde?

-¿Fuiste al final a…?

Ayer sábado por la mañana me enteré de que había fallecido en un accidente de tráfico en Medinaceli, el viernes poco después de las once de la noche. Había estado esa misma mañana con él en una rueda de prensa.

No hablamos, así que no sé dónde se dirigía. Solía aprovechar los días libres en el ‘Diario de Soria’ para ir a Madrid o a cualquier otro lugar.

javi
Su reciente viaje a Indonesia. Tomada de su blog ‘Las rutas salvajes’

El mismo viernes por la noche me tocó publicar la noticia poco después de que sucediera: “Un vecino de Valladolid de 41 años…”.

41 años. No sabía que tenía esa edad. Por las fechas de nacimiento de sus amigos sorianos, había interiorizado que tenía cinco o seis años menos. Tampoco sé si ese carácter viajero guarda relación con el desfase entre su edad real y su apariencia. Hay tantas cosas que no sabemos y que no somos capaces de comprender.

Su último y muy reciente gran viaje fue a Indonesia, casualmente uno de los destinos que tengo apuntados con letras rojas mayúsculas.

Hacía nada que había inaugurado un blog viajero, mezclándolo con su otra gran pasión, el cine. Se llama ‘Las rutas salvajes’.

Las rutas salvajes

En las conversaciones de barra sí hablábamos de más cosas. Algunos de sus consejos permanecen en mi memoria.

Dedicada a J.M.

28-11-2015. Los medios de locomoción viajeros (3). El tren

También llamado ferrocarril o caballo de hierro. Quizás debería haberlo dejado para el último porque es mi favorito, pero le ha tocado salir en tercera posición.

Todo en él me parecen comodidades: las estaciones suelen estar céntricas, no hay que llegar dos horas antes, se duerme como en casa, se puede leer un libro o escribir en el ordenador sin marearse, a veces hay un bar desde cuya ventana puede contemplarse el paso de los campos y las ciudades, los paseos están permitidos, las estaciones (incluso las abandonadas) suelen poner la altitud a la que se encuentran sobre el nivel del mar.

En Ulan Bator, en el Transiberiano, con mis compañeros de camarote noruegos. Julio de 2008
En Ulan Bator, en el Transiberiano, con mis compañeros de camarote noruegos. Julio de 2008

He hecho varios viajes en tren. Madrid-Lisboa, Madrid-París, Burgos-París, Narvik-Estocolmo parando en Abisko, Delhi-Kochi, el Transiberiano entre Moscú y Ulan Bator parando en Irkutsk, Sofía-Bucarest, Nueva York-Las Vegas parando en Chicago, París-Munich, Upsala-Lulea, el de los Alpes neozelandeses entre Chrischurch y Arthur’s Pass, además de otros muchos más cortos en España y en otros países europeos.

Leer los medios de locomoción viajeros

¿Uno que me gustaría? Muchos. Allá van un par: el que cruza Vietnam de norte a sur y alguno de los que atraviesan las vastas llanuras del lejano Canadá.

Cuanto más lentos, más me gustan.

27-11-2015. El acebal más grande de Torrearévalo

Por cuestiones de trabajo, ayer tuvimos que ir al Acebal de Garagüeta. Quién tuviera mi trabajo, pensaréis. Es posible que ayer no fuera el mejor día para visitar esta joya situada a media hora de la capital de la provincia de Soria. Sin embargo, por esta misma cercanía, tampoco está mal andar entre estos acebos un día de nubes, viento y llovizna.

Encontrar el Acebal es fácil. Se puede subir desde Arévalo o desde Torrearévalo, aunque yo casi siempre he subido desde ‘Torre’. (El Acebal pertenece a los dos pueblos, ambos del municipio actual de Arévalo de la Sierra). Hay buen camino para que cualquier coche pueda llegar hasta el aparcamiento situado en la misma puerta del entorno natural.

Ver en la web de Patrimonio Natural

Ver en la web de el Acebarillo

Una vez en la puerta, hay dos posibilidades: hacer una larga ruta por las más de 400 hectáreas de este entorno o conocer únicamente los primeros acebos, la taina, el sestil… para lo cual apenas es necesario un paseo de media hora. Hay opciones intermedias, con rutas cortas que están bien señalizadas.

En Soria siempre hemos crecido con la idea preconcebida de que Garagüeta es el acebal más grande de Europa. Buscando en internet he encontrado otros dos acebales que son también el más grande de nuestro pequeño Viejo Continente, uno en Prádena (Segovia) y otro en los Ancares lucenses.

Existe la remota posibilidad de que los tres tengan la misma extensión.

Eso es lo de menos. Lo de más es el espectáculo del Acebal de Garagüeta. Si podéis elegir, quizás lo más acertado sería un día frío y soleado de invierno, con mucha nieve y millones de cucos rojos. Ayer no se veían tantos como otros años.

 

26-11-2015. Unos amigos estuvieron en el segundo humedal más grande del mundo

El pasado mes de octubre, varios amigos míos viajaron a Argentina, con tan buena fortuna de que uno de ellos es fotógrafo.

Me ha hablado varias veces de un gran paraje que no se encuentra generalmente entre los lugares más visitados de aquel país, donde la competencia que encuentra es grandísima.

Estoy hablando de los Esteros del Iberá, el segundo humedal más grande del mundo después del mastodóntico Pantanal que comparten Bolivia, Paraguay y, sobre todo, Brasil. Otro día hablaremos del Pantanal.

Web de los Esteros

Los Esteros del Iberá se encuentran al norte de Argentina, en la provincia de Corrientes. La palabra Iberá, procedente del guaraní, significa agua que brilla.

Simplemente llegar hasta allí es una aventura. Es necesario realizar largos trayectos por carreteras que no se encuentran pavimentadas.

Junto a los paisajes, el gran atractivo de los Esteros del Iberá son su flora y, sobre todo, su fauna. La biodiversidad de los Esteros apenas encuentra rivales en el mundo, tanto la avifauna como la de herbívoros, grandes felinos o reptiles cuadrúpedos.

A pesar de todo ello, los Esteros del Iberá todavía están lejos de los principales atractivos de uno de los países más impresionantes que existen: las Cataratas de Iguazú, el Tren a las Nubes de Salta, el Perito Moreno, Península Valdés, Bariloche, Mar del Plata, el Chaltén o Fitz Roy, Buenos Aires, el Aconcagua, Ushuaia, los Ojos del Salado…

Por ello, se está trabajando en una gran ruta de 1.300 kilómetros para dar a conocer a los visitantes todos los diferentes ecosistemas de los Esteros. Es probable que necesiten algún cobaya humano para testar esa gran ruta, así que me ofrezco voluntario.

25-11-2015. Correr para atrás también existe

Escribí el 10 de abril una entrada sobre un deporte cuyo nombre ignoro, pero cuyas reglas son fáciles: saltar todos los camellos que sea posible. Esta era la entrada

Quedaron muy lejos los tiempos en los que era relativamente fácil contabilizar el número de deportes que existían: todos los olímpicos y unos pocos más.

Ahora surgen decenas de modalidades, algunas de las cuales son pequeñas variantes de otros deportes y otras son radicalmente nuevas.

En alguna edición de la Media Maratón de Soria, o quizás en la de El Burgo de Osma, apareció un atleta que corría para atrás. Alguna intención tenía, ahora no la recuerdo.

Blog de Sandra Corcuera

Eso fue hace unos años. Hace algunas semanas encontré a una chica española, Sandra Corcuera, especializada en este deporte. No sabía que existían incluso Campeonatos del Mundo, competición que Sandra ha ganado cuatro veces y de la que cinco veces ha sido segunda. Según su blog, tiene también el récord del mundo de maratón.

Sandra Corcuera, en una entrevista
Sandra Corcuera, en una entrevista

Los que hemos jugado a deportes más corrientes como el fútbol sala, el baloncesto, el voleibol, el balonmano… hemos practicado ‘retrorunning’ infinitud de veces. A veces hasta nos sorprendemos de la velocidad con la que somos capaces de correr hacia atrás.

Reportaje sobre sus beneficios

Lo de Sandra Corcuera es diferente: no corre en la dirección contraria a la mirada durante unos metros, sino durante varios kilómetros, y ejercitándose para ello. Esta modalidad tiene algunas ventajas como el mayor gasto energético o la mejora del equilibrio y la coordinación. La desventaja es tan obvia que no merece la pena ni comentarla.

Asegurándome bien de que no me vea nadie, quizás me anime a probar el próximo día que me calce las zapatillas, muy probablemente hoy mismo o mañana.

24-11-2015. El pueblo de Soria que lleva 103 años con tres párrocos

Ayer por la tarde escuché en el programa de la tarde de Radio Nacional de España la noticia de un pueblo de La Coruña en el cual la campana cuelga de un árbol. Cuando adelantaron el tema, me hice ilusiones y pensé que hablarían de algo de lo que escribí hace nada y que sucede en Sofía, capital de Bulgaria. Leer aquella historia

Pero no. La historia que presentaba el Ciudadano García en ‘Esto me suena’ era la del pueblo de Abade. Mientras estaba en la cocina, escuché al párroco decir que esa campana se colocó en un carballo (especie de roble) en 1972. El carballo va creciendo y la campana, con él, se va alejando del suelo. Su tañer se escucha cada año un poco más lejos.

1962 o 1972

La historia de por sí es bonita. En internet he leído que la campana se colocó en 1962, pero me pareció escuchar al párroco que fue diez años después. El Ciudadano García le insistía en que ‘deletreara’ el año, imagino que confundido por las mismas noticias que he encontrado yo después en la red.

Decía el párroco en la radio que, cuando la campana se colgó en aquel carballo, él ya desempeñaba el mismo cargo que en la actualidad.

Valdeavellano de Tera

Eso me recordó que hay un pueblo de Soria, casualmente el mío, que únicamente ha conocido tres párrocos en los últimos 103 años.

Lo leí hace algún tiempo en el libro ‘Notas sobre Valdeavellano de Tera’, escrito por Pedro González Blasco.

La secuencia es muy fácil:

José María de Andrés (1912-1959)
Enrique Gismera Cabrerizo (1959-1971)
Delfín Hernández (1971-…)

 

La parroquia de Nuestra Señora de la Paz. www.valdeavellanodetera.es
La parroquia de Nuestra Señora de la Paz. www.valdeavellanodetera.es

En mi pueblo, delante del cura siempre se dice ‘Don’.

De Don José he escuchado decenas de veces la misma anécdota: en la Guerra Civil, los rebeldes llegaron a Valdeavellano para apresar a dos republicanos. El cura lo impidió tumbándose en la carretera, invitando al conductor a que pasara por encima de él, algo que no se atrevió a hacer. Esa imagen la tengo en mi cabeza y a Don José le debo alguna de mis más grandes amistades.

Don Enrique es el hermano de mi tío Pedro. No falleció en 1971 sino después, porque le recuerdo con vida. Todavía le veo con frecuencia en una foto que luce en el salón de la casa de mis primos y mi tía. Mi tío también falleció hace muy pocos años, pero la figura que se me viene a la cabeza es la que conservo desde niño, la de su hermano con sotana sobre la televisión o muy cerca de ella.

Don Delfín, nacido en las Tierras Altas de Sarnago, lleva ya 44 años de párroco en Valdeavellano de Tera. ¿Cuántas horas habré compartido con él? ¿Con quién me saqué mis primeros sueldos? Aprovecho el final de esta entrada para mandarle mis saludos más afectuosos.

23-11-2015. Felicidades a un programa triplemente viajero

Ayer domingo, el programa de Radio Nacional de España ‘No es un día cualquiera’ celebró en el Teatro Real de Madrid su emisión número 1.500, siempre bajo la dirección de Pepa Fernández. ‘NEUDC’ empezó a escucharse el 11 de septiembre de 1999, pero yo no fui seguidor de sus vicisitudes hasta hace aproximadamente siete u ocho años. Puede que más, porque esto del tiempo…

Ver la web del programa

Estoy lejos de escucharlo siempre debido a mi trabajo y a mi afición a los campos y los montes (únicamente si voy solo, y pocas veces, me acompaño de auriculares). Pero si estoy en casa o en el coche, es lo que oigo porque me gusta mucho su carácter tranquilo, curioso, juguetón, respetuoso, multidisciplinar, culto, accesible…

Así estaba ayer el Teatro Real. @Kris_LoveFamily
Así estaba ayer el Teatro Real. @Kris_LoveFamily

Probablemente, mi sábado o domingo ideal sería montarme en el coche a las 8.30 de la mañana y circular con él hasta las 13.30 para llegar a algún lugar en el que no hubiera estado nunca antes. Pararía media hora para almorzar, tomar un café y estirar las piernas. Alguna vez he hecho algo parecido.

Aparece esta entrada en este blog porque ‘No es un día cualquiera’ es un programa triplemente viajero:

1. Dentro de las diez horas findesemanales de emisión, era casi inevitable que hubiera alguna sección dedicada al mundo de los viajes. La más obvia es el ‘Apaga y vámonos’ de Íñigo, pero las ‘Concostorias’, las ‘Palabras moribundas’, los ‘Escuchantes por el mundo’, ‘Los sonidos de la naturaleza’ y alguna otra también tienen relación con los mapas y las maletas.

2. A lo largo del fin de semana hay algunos concursos entre los escuchantes del programa. Los premios no son económicos, ni un coche, ni un apartamento, ni un reloj de cuarzo. Los premios son un viaje al destino Iberia de la semana y un fin de semana en uno de los Paradores que jalonan España.

Aberasturi, Íñigo, Pepa Fernández y Antonio Pardo, en El Burgo de Osma en enero de 2014
Aberasturi, Íñigo, Pepa Fernández y Antonio Pardo, en El Burgo de Osma en enero de 2014

3. La vertiente viajera más importante de las tres la he dejado para la última. No creo que haya habido en la historia de la radio española muchos programas más viajeros que ‘No es un día cualquiera’. Supongo que en algún sitio tendrán las estadísticas guardadas, pero es fácil que a lo largo de esos 1.500 programas hayan estado ya en las 50 provincias de España y varias veces. También salen con alguna frecuencia del país.

Gracias a esta última vertiente, un par de veces he visto la emisión en directo, una en Soria (noviembre de 2009) y otra en El Burgo de Osma (enero de 2014). La otra vez que recuerdo que estuvieron en Soria, en octubre de 2012, me encontraba demasiado lejos para acudir.

1.500 programas ya, las casualidades no existen. Felicidades.

22-11-2015. Hemos visto perfectamente la raya entre el otoño y el invierno

Los modernos sistemas de predicción meteorológica afinan tanto que ya hace muchos años que ninguna persona seria dice “los del tiempo nunca aciertan” o, la otra versión, “los del tiempo siempre se equivocan”.

La semana en Soria ha sido buenísima, pero ya advirtieron que irían empeorando las condiciones según se fuera acercando su final. Primero, ayer sábado. Segundo, y especialmente, hoy domingo.

Ayer vimos perfectamente la raya que separa el otoño del invierno.

Por la mañana hicimos una ruta de diez kilómetros con salida y llegada en Alconaba, para visitar algunas de las lagunas que se forman en sus cercanías. La más grande es la Laguna Honda.

Laguna Honda, ayer. Foto: Toño Cortés
Laguna Honda, ayer. Foto: Toño Cortés

Hacía un espléndido sol y el viento venía más bien frío, pero muy aguantable todavía. La ruta, por cierto, no tiene pérdida, es un paseo de unas dos horas con señales azules para bicicleta. Vimos varios corzos también.

Según llegamos a Soria ya notamos cómo bajaban las temperaturas y caían algunas gotas de agua. A las cuatro de la tarde empezó el Numancia-Mirandés. Era un espectáculo ver las nubes que se iban acercando desde las montañas del norte de la provincia hacia la capital. El viento las movía a toda velocidad. Iban pasando de los tonos blancos hacia los rojizos, barruntando las nieves que se esperan para hoy domingo.

De los diez grados se bajó a valores negativos con el paso de las horas, y para hoy parece que todo va a ser un poco más dramático.

Tendremos semanas y meses para cansarnos de él, pero ya había ganas de que llegara el invierno. Estaremos atentos dentro de algún tiempo, buscando la raya de la primavera.

Nubes en el Numancia-Mirandés
Nubes en el Numancia-Mirandés