1-4-2015. Cuatro días de fiesta, cuatro ideas para hacer en Soria

Hoy es miércoles y mañana Jueves Santo. La mayoría de las comunidades autónomas tienen fiesta estos cuatro días, de jueves a domingo. Otras tienen de jueves a lunes, y hay algunas (por lo menos otros años), que guardan fiesta los cinco días, desde mañana hasta el lunes. Pensando en los que tienen fiesta los cuatro días que comienzan mañana, les voy a dar cuatro ideas, una por cada día.

Jueves 2 de abril: No creo que mucha gente conozca la Sierra del Costanazo, sus encinares y sus cortados. El club Banzaii Antártica ha organizado una excursión que partirá de Portillo de Soria, de aproximadamente 12 kilómetros. Ver información

Viernes 3 de abril: Casi todos los pueblos de Soria organizan procesiones de Semana Santa. De todas las representaciones, una de las más brillantes es La Carrera de Alcoba de la Torre, con 30 personas escenificando la Pasión y Muerte de Jesús. Empieza a las 21.30. Ver información

Sábado 4 de abril: Siempre que haga pequeñas listas como estas recomendaré subir a la sierra Cebollera. Me gusta como suele estar habitualmente, solitaria, pero me gusta más que la conozca, la disfrute y la respete todo el mundo. La foto la hice este domingo desde muy cerca del Sagrado Corazón, en el Parque del Castillo de nuestra ciudad de Soria. Mis siete lugares favoritos del planeta están en El Valle.

La Cebollera, hace tres días
La Cebollera, hace tres días

Domingo 5 de abril: Otro lugar que merece más visitas de las que recibe es Montenegro de Cameros, tanto por el pueblo en sí como por los parajes que lo rodean. El fin de semana completo organizan un mercadillo con horario ininterrumpido de de 11.00 a 20.00. El domingo, como es tradición en Semana Santa, quemarán el Judas. Ver información

31-3-2015. La autovía de Madrid a Soria, una gran pérdida

Estoy casi seguro de que he cubierto el trayecto entre Soria y Madrid más veces que el 95% de las personas que lean estas líneas. Por ello, y si en ocasiones escribo sobre temas de los que no tengo ni idea o sobre los que me acabo de enterar, creo que puedo escribir algo sobre la apertura de la autovía que desde ayer lunes une ambas ciudades a falta de un pequeño tramo de poco más de dos kilómetros.

Cada viernes iba de Madrid a Valdeavellano de Tera y cada domingo regresaba de Valdeavellano a Madrid. Así, durante años y años excepto las Navidades, la Semana Santa y los tres meses de verano. La Nacional 111 era una gran aventura. Cuando pasábamos por Gajanejos (Guadalajara, alrededor del kilómetro 80) si sacábamos la mano por la ventana había veces que podíamos tocar los burros.

Entrar en el área favorita de la mayoría de los sorianos, el Kilómetro 103, era casi un acto reflejo, no había que vencer todas las actuales perezas. En los altos de Alcolea las nevadas eran hace 30 años como lo son ahora en Laponia. Una vez, justo después de pasar Medinaceli, nuestro Peugeot 504 giró 180 grados por causa del hielo y nos quedamos mirando de nuevo a Madrid. Era una tristeza no poder pasar un fin de semana en Valdeavellano.

Íbamos dormidos, cantando o mirando por la ventanilla. En este tercer caso, había veces en los que era posible ver los nidos en los árboles y comprobar si tenían huevos. Ahora están tan lejos…

Había otros días en los que tardábamos más en cruzar Almazán que en el resto del viaje: que si parábamos en la gasolinera, que si parábamos en la Gil, que si a ver a mis tíos, que si en El Ventorrillo porque los tíos no estaban en casa y no había wasapeo para localizarlos… Ahora todo eso se soluciona en un par de minutos.

Lo mejor de todo era pasar por Soria capital. A lo mejor los jóvenes se piensan que las variantes se pusieron antes que la ciudad. No. La N-111 pasaba por Soria, como tiene que ser. Estaba la opción de subir por Eduardo Saavedra, pero ya que estábamos tan cerca, había que cruzar el puro centro para ver si veíamos algún conocido mientras, con los cuatro intermitentes, comprábamos algo en alguna tienda.

También había que cruzar Garray, se sobreentiende, y bajar la velocidad a 50 aunque los radares no fueran tan eficaces como ahora. Desde Garray hasta el empalme (el cruce de la N-111 con el Valle a la izquierda y con San Gregorio y La Rubia a la derecha) la carretera no ha cambiado mucho en los últimos 20 años, pero desde el empalme hasta Valdeavellano no tiene nada que ver. Cuando yo era joven la vía no tenía ni siquiera línea divisoria y en la curva de Tera no se veían los coches que venían de frente hasta que no se raspaban los laterales. Era más seguro circular de noche.

Son historias del pasado. Voy a echar mucho de menos la Nacional 111 entre Madrid y Soria, igual que las señales de humo o que el fax.

Seguir en Twitter

Seguir en Facebook

30-3-2015. Bautizar a tu hijo con el nombre de una montaña

Entre mis aficiones, hoy destaco la que sigue a los dos puntos: hallar casualmente paralelismos entre algo cercano y actual con otro algo remoto y añejo.

Hace unas semanas regresó Nacho de su viaje de tres meses por tierras de Sudamérica. Me regaló un libro, ‘La Patagonia Vieja’, del danés Andreas Madsen. Son 190 páginas y ya he superado el centenar. Si esta tarde me centro, podría terminar hoy mismo su lectura.

Portada de una de las numerosas ediciones del libro en español, con el Fitz Roy al fondo
Portada de una de las numerosas ediciones del libro en español, con el Fitz Roy al fondo

Madsen habla de las penurias y las grandezas de la conquista de la Patagonia en los primeros años del siglo XX. Son capítulos sueltos, con un orden cronológico no 100% exacto. Esos capítulos hablan de situaciones o de personas. De los que hablan de personas, me han gustado las vidas de Ascencio Brunel y el Loco Steeve. En realidad, abandonar Europa para tratar de colonizar un territorio inhóspito con inviernos durísimos no parece un sinónimo muy exacto de cordura.

Fitz Roy, Urbión

No sé cómo continuará el libro, aunque sí sé más o menos cómo continúa la vida de Madsen. Hasta lo que yo he leído no tuvo hijos, pero sé que después tuvo cuatro. Tres de ellos recibieron nombres que se pueden considerar normales: Peter Christian, Karl Richard y Anna Margarethe. El cuarto (tercero por orden de nacimiento) recibió el nombre de la montaña más importante en la vida de Madsen, el Fitz Roy.

Hace ya algunos años, una pareja soriana, más o menos de mi edad, decidió asignar a su primogénito el nombre de Urbión, igual que la montaña soriana en cuyas cercanías nace el Duero. No sé si C. y J. conocían que, muchos años antes, Andreas Madsen y su esposa ya habían utilizado el nombre de un pico para bautizar a uno de sus hijos.

El Urbión, en agosto de 2014
El Urbión, en agosto de 2014

Supongo que será algo más habitual de lo que yo pienso, y que por el mundo circularán humanos llamados Everest, K2, Mulhacén, Chimborazo, Trevinca, Kilimanjaro o Vignemale. Al revés, en el mundo hay muchísimas montañas bautizadas con nombres o apellidos de personas, tradición que en España apenas se observa.

Estancia Fitz Roy

Un siglo después de su fundación, y después de muchos litigios y avatares, todavía se conserva la Estancia Fitz Roy que fundó Madsen muy cerca de El Chaltén, en Argentina. La conoceré en 2017. Mientras tanto, me voy a dar un paseo por el Parque del Castillo, a leer un par de capítulos en alguna de sus bancadas.

29-3-2015. Quisiera ser un viajero del siglo XVI

Ayer arrastré durante todo el día un importante sentimiento de culpa. Se cumplían 500 años justos del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, una de las figuras más importantes de la historia en España. Es cierto que la entrada que escribí también era pertinente (sobre la Semana Santa), pero tenía que haber escrito sobre la Santa viajera. Porque una de las características que definen a Teresa de Jesús es esa, un incansable espíritu de movimiento que le llevó a emprender un gran viaje de 20 años. Soluciono el problema con esta entrada.

Ahora viajar es fácil. Son las 22.30 del sábado 28 y estoy en mi casa de Soria capital. Si quisiera, mañana por la mañana podría estar en cualquier ciudad europea. Me bastaría con meter una muda en una mochila, coger el coche, presentarme en dos horas en el aeropuerto de Madrid y pagar lo que me pidieran por agarrar el primer vuelo en el que hubiera disponibilidad de plazas.

Santa Teresa
Santa Teresa

En el siglo XVI las cosas no eran así, como no lo eran en el Neolítico, ni en la época fenicia, ni en la romana, ni en la del gran imperio mongol o el otomano, ni en la Era de los Descubrimientos. Imagino que la concepción del viaje entonces sería otra, con muy poco de los aspectos lúdicos o vivenciales que son los que ahora más se asocian al mundo de los viajes.

Un viaje de 20 años

Santa Teresa de Jesús hizo un viaje de 20 años que empezó en 1562 y terminó el día de su muerte, el 15 de octubre de 1582 en Alba de Tormes (Salamanca). Me asombra primero la increíble cantidad de tiempo, 20 años de viaje por España. Y segundo, el tipo de desplazamiento de aquellas épocas. Me gustaría saber cómo lo hacían. He leído que iban a pie, en mulas o en un carro, buscando alguna población o alguna posada en el camino en la que llevarse algo a la boca y pernoctar. ¿Cómo sería todo aquello? Me gustaría saberlo y emularlo.

Este fue su calendario de fundaciones: Ávila (1562), Medina del Campo (1567), Malagón (1568), Valladolid (1568), Toledo (1569), Pastrana (1569), Salamanca (1570), Alba de Tormes (1571), Segovia (1574), Beas de Segura (1575), Sevilla (1575), Caravaca de la Cruz (1576), Villanueva de la Jara (1580), Palencia (1580), Soria (1581), Granada (1582) y Burgos (1582).

En Soria, el 2 de junio de 1581

El convento de Soria fue el decimoquinto de los 17 que fundó de las carmelitas descalzas. Llegó a la ciudad el día 2 de junio de 1581, habiendo dormido un par de noches antes en El Burgo de Osma. No es seguro dónde durmió el día 1, aunque es corriente leer que lo hizo en Abejar. En aquella época no había N-122 ni N-234, así que no es una locura esa idea, ya que entonces no había un camino principal que uniera Soria con El Burgo, y sí uno que unía Soria y Abejar. La construcción de las carreteras modernas no empezó hasta aproximadamente 150 años después, a mediados del siglo XVIII.

Quizás debería escribir otros párrafos sobre Santa Teresa ese 2 de junio, narrando cómo fue su llegada a Soria, o quizás el 15 de octubre, en la celebración de su festividad. La Junta y la Red de Ciudades Huellas de Teresa han hecho un gran esfuerzo este año para que la figura de la Santa siga siendo igual de atractiva que hace cinco siglos.

28-3-2015. 23 Semanas Santas de Interés Internacional en España, 8 en Castilla y León

No creo que haya otros días en España en los que se mueva más la gente que en Semana Santa. En mi pueblo es cuando más gente hay, sin contar las fiestas de agosto, y ayer leímos que la ocupación hostelera de Soria está casi al 100%. Ojalá suceda eso en toda España. Yo casi siempre he pasado la Semana Santa en Valdeavellano de Tera, salvo algunas de hace años en la localidad madrileña de El Atazar y en la abulense de Gil-García. También estuve una vez de pequeño en Sevilla, de niño, en la que creo recordar que fue la primera vez que estuve de fiesta toda la noche. Ah, y tuve una boda en Fermoselle un Sábado Santo y estuve un rato en una procesión de Zamora.

Zamora
Zamora

Pero en general, he estado poco en las grandes celebraciones de Semana Santa que se celebran en España. Es impresionante, hay 23 ciudades o grandes localidades del país en los que su imaginería, sus procesiones y sus tradiciones de estos días han sido declaradas de Interés Turístico Internacional. Supongo que irán más extranjeros y españoles a Sevilla que a Palencia, pero internacionales son las dos.

Un año más, yo me las voy a perder todas. Me quedaré en la de Soria, y quizás haga visitas a Ágreda o El Burgo de Osma. Son las tres Semanas Santas de la provincia con la consideración de Interés Turístico Regional.

Sevilla. Foto: giraldacenter
Sevilla. Foto: giraldacenter

Además de esas 23, hay otras que podrían ser declaradas en breve, las de Plasencia, Jerez de la Frontera y Córdoba, así como la Ruta del Tambor del Bajo Aragón. Pero las que ya lo son son estas: Viveiro (Lugo, desde 2013), Ferrol (La Coruña, 2014), Málaga (1980), Sevilla (1980), Granada (2009), Cuenca (1980), Hellín (Albacete, 2007), Toledo (2014), Valladolid (1980), Zamora (1985), León (2002), Salamanca (2003), Medina de Rioseco (Valladolid, 2009), Medina del Campo (Valladolid, 2011), Palencia (2012), Ávila (2014), Cartagena (Murcia, 2005), Lorca (Murcia, 2007), Murcia (2011), Orihuela (Alicante, 2010), Crevillente (Alicante, 2010), Cáceres (2011), Zaragoza (2014).

Quien se haya molestado en sumar por comunidades, verá que en Castilla y León hay nada menos que ocho, un récord total y muy difícil de ser superado, aunque Andalucía llegaría pronto a cinco si llegan esas declaraciones para Jerez y Córdoba.

Hellín. Foto: rinconespanolzz
Hellín. Foto: rinconespanolzz

27-3-2015. Cuentos de Tokio. “Los tiempos han cambiado”

Antes de anoche vi por tercera o cuarta vez ‘Cuentos de Tokio’ (también se encuentra como ‘Historias de Tokio’ o ‘Tokyo Monogatari’, dirigida por Yasujiro Ozu en 1953). La película (y Ozu) es famosa por haberse filmado a base de planos fijos, algunos largos y otros muy breves, de escenas aparentemente sin sentido: el techo de una estación, unas grúas, unos tejados en lontananza. La única excepción son dos cortos planos secuencia cuando el matrimonio protagonista decide separarse por un día en Tokio, él para reencontrarse y emborracharse con sus viejos amigos después de casi veinte años, ella para pasar la noche junto a su nuera viuda y animarla a que reconstruya su vida.

Uno de los planos que se repiten casi idénticos
Uno de los planos que se repiten casi idénticos

En el párrafo anterior he dicho dos incorrecciones. Para empezar, la película no es famosa por ese apartado técnico, sino por la belleza y la profundidad de todos esos planos. Y para seguir, durante los primeros 132 minutos de la película pensamos que los protagonistas son los miembros de ese matrimonio anciano. Entonces, a falta de cuatro minutos para el final, encontramos que la protagonista auténtica es Noriko, la nuera.

Noriko y su suegro
Noriko y su suegro

En esa conversación en Tokio, la madre le dice a Noriko que debe olvidar a su marido muerto hace ocho años, ahora que todavía es joven. “Los tiempos han cambiado”, le dice, y la gente entenderá un segundo matrimonio. Han pasado 62 años y, a pesar de que los tiempos están en constante cambio, lo esencial permanece inalterado. Eso es lo que quería decir Ozu cuando filmó esta película que se ve continuamente con un nudo en el diafragma, y cuyo momento más frenético es una ruta turística en autobús por Tokio a veinte o treinta kilómetros por hora. No creo que dure un minuto.

Pero esto es un blog de viaje y no de cine, pensaréis. Si fuera un blog de cine, me extendería en la conversación de lo tres amigos, en el egoísmo de la hija mayor, en los sentimientos de fracaso del hijo médico y del hijo que vive en Osaka, y en las ceremonias de resignación de Noriko y de la hija que vive todavía en casa.

El padre, con sus viejos amigos
El padre, con sus viejos amigos

Como esto es un blog de viajes y geografía, diré que ‘Cuentos de Tokio’ se resume en dos viajes de ida y vuelta. (Atención, que ahora paso a destrozar el contenido de la película. Aviso porque hay gente a la que eso no le agrada). En el primer viaje, el anciano matrimonio viaja desde Onomichi a Tokio a ver a sus dos hijos mayores y a su nuera. Los hijos, continuamente ocupados y sin hacer esfuerzos por desocuparse, tienen como mayor preocupación que sus padres no les han dicho hasta cuándo piensan quedarse. Les mandan a un balneario cercano. Los padres entienden el mensaje y deciden en el balneario regresar a Onomichi. Las escenas de la borrachera y de la madre con la nuera vienen justo después.

Viendo el mar desde el balneario
Viendo el mar desde el balneario

En Tokio, la madre tiene algunos despistes inhabituales y sufre un leve desmayo en el balneario. A los pocos días de regresar a Onomichi, muere. El segundo viaje de la película es el de los tres hijos y Noriko para asistir a las últimas horas de su madre (“Naoru, Naoru… Naoru”, le ruega el padre para que no se marche), avisados por la hermana pequeña de la gravedad del estado.

Tras el funeral
Tras el funeral

Tras el funeral, comen, esbozan algunos buenos recuerdos, se reparten algunas herencias y se van. Solo Noriko se queda unos días, lo que tampoco le hace sentirse especialmente bien. La hermana pequeña se asoma a la ventana de la escuela donde trabaja como profesora para ver cómo se marcha el tren en el que viaja Noriko.

La última escena es preciosa y muy breve. Un barco se va. “El pescado en Tokio no es tan bueno como en Onomichi”, decía un amigo del padre antes de beber sake.

La última escena
La última escena

26-3-2015. Pasado mañana se reabre el sendero más espectacular

En octubre de 2004 bajamos en tren a Málaga, desde Madrid. No era el AVE. He dicho cientos de veces y mantengo que el tren es el mejor medio de locomoción que existe. No muy lejos de Málaga me quedé noqueado viendo el paisaje a través de la ventanilla. ¿Qué son esas salvajes y verticales rocas por las que aparentemente discurre un sendero?

No recuerdo lo que tardé en descubrir la respuesta, si dos horas, dos meses o dos años. Pero desde que la supe, jamás la he olvidado: El Chorro. No sé si antes era tan famoso como ahora, lo que sí sé es que ahora es muy conocido. Seguro que algunos de vosotros estáis entre las 11 millones de visitas que tiene el vídeo de Youtube que pongo aquí debajo:

Para que un vídeo tenga esos 11 millones de visitas tiene que ser muy bueno, muy espectacular. El Chorro es atravesado por el Caminito del Rey, un sendero que ha permanecido ‘cerrado’ muchos años por su extrema peligrosidad. Las comillas de ‘cerrado’ son porque apasionados de la adrenalina de todo el mundo se desplazaban hasta las cercanías de Álora para afrontar esos peldaños rotos bajo los cuales se encontraba el vacío. El Caminito del Rey se ha cobrado varios muertos.

Ver la web del Caminito del Rey

Recreación en la web oficial
Recreación en la web oficial

Si miles de personas venían a algo prohibido, alguien imaginó que podrían venir muchísimas más si el acceso estaba regulado, garantizando las medidas de seguridad. Una de las noticias más esperadas en el turismo natural español era la reapertura del famoso Caminito del Rey, construido a comienzos del siglo XX.

Los actos de inauguración previstos para hoy se han suspendido con motivo del accidente aéreo de los Alpes. Se han trasladado a pasado mañana sábado, 28 de marzo, que es cuando estaba prevista la apertura al público, apertura que se mantiene. Ya hay miles de personas que se han interesado para formalizar su reserva.

canalviajes
canalviajes

La entrada será gratuita durante los seis primeros meses de funcionamiento. Además, y como ya ha sucedido siempre, será posible practicar la escalada en estas paredes de El Chorro, pero siempre por debajo del sendero. Para circular a pie es necesario respetar unas normas que son estas.

Si estás interesado en la historia del Caminito del Rey, inaugurado por Alfonso XIII en 1921, puedes hacerlo igualmente en este enlace. Las fotos que acompañan este reportaje también son ya historia.

Thrillseekers Anonymous
Thrillseekers Anonymous

 

25-3-2015. El accidente de aviación más grave de la historia

Ayer murieron 150 personas en un accidente de avión. El vuelo, de la compañía alemana Germanwings, había salido de Barcelona y se dirigía a Dusseldorf. Tras un despegue aparentemente normal, empezó a perder altura antes de estrellarse en una remota y montañosa zona de los Alpes de la Provenza, en Francia. Perecieron muchos alemanes y más de 40 españoles, entre ellos una soriana, además de pasajeros de otras nacionalidades (ver noticia).

A todos nos han enseñado que el avión es el medio de transporte más seguro que existe. Se calcula que cada día hay un total de 100.000 vuelos (ver), en los que viajan aproximadamente tres millones de personas. Sin embargo, el estrépito que provocan estos accidentes aéreos y las escasas posibilidades de supervivencia que existen, han creado a lo largo de la historia un pánico a volar contra el que no se puede luchar únicamente con estadísticas.

Una conjunción de fatalidades casi imposible de repetirse

El accidente de aviación más grave de la historia cumplirá pasado mañana 38 años. Tuvo lugar el 27 de marzo de 1977 en el aeropuerto de Los Rodeos, el único que existía entonces en la isla de Tenerife pues se estaba construyendo todavía el del Sur para descongestionar el tráfico del del Norte, que ya había registrado previamente varios accidentes de gravedad.

Aquel 27 de marzo murieron 583 personas debido al choque de dos Boeing 747 de la KLM y de la Pan Am. Fallecieron los 248 ocupantes del aeroplano holandés y 335 de los 380 del estadounidense. El de la KLM ya había despegado pero chocó contra la parte alta del de la Pan Am, que estaba en marcha pero todavía en tierra.

Los accidentes son eso, accidentes, algo imprevisible por mucho que los esfuerzos siempre sean máximos para evitarlos. La acumulación de fatalidades y circunstancias que se produjo aquel 27 de marzo es casi imposible que se repita. Para empezar, los dos aviones volaban realmente al aeropuerto de Gran Canaria.

Allí, el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario había hecho explosionar una bomba y había alertado de una segunda. Los aviones fueron redirigidos a Los Rodeos, que todavía no estaba preparado para una congestión tan elevada de aparatos. El aeropuerto del Sur abrió justo el año siguiente, en 1978.

La intensa niebla, además de las bombas

Una vez en las pistas, se produjeron varias incidencias a la hora de acomodar las órdenes de despegue. El avión estadounidense no despegó durante el repostaje del holandés porque este le impedía el paso. A todo ello se sumaba la intensísima niebla, que imposibilitaba que se vieran las pistas desde la torre de control. El avión de la Pan Am se pasó la pista de salida que se le había asignado. Mientras tanto, el piloto de la KLM inició la maniobra de despegue sin tener la confirmación necesaria.

Los dos aviones en movimiento advirtieron la presencia del otro casi a la vez, aproximadamente ocho segundos antes del choque. El piloto de la Pan Am trató de salirse de la pista, y el de la KLM de despegar instantáneamente. Lo consiguió, pero no hasta el punto de evitar el impacto. Los motores del KLM cayeron sobre el Pan Am. Los pasajeros del avión holandés fallecieron debido al incendio provocado inmediatamente.

Leer en wikipedia

24-3-2015. ¿Qué es un mes al lado de 105 años?

El alemán John Degelkolb ganó el domingo la Milán-San Remo, disputada sobre casi 300 kilómetros. Es la prueba más larga de los conocidos como cinco Monumentos del Ciclismo junto al Tour de Flandes, la París-Roubaix, la Lieja-Bastoña-Lieja y el Giro de Lombardía. Todos ellos están repletos de historias y leyenda, dentro del deporte más proclive a esta mitificación. Hay razones para ello.

El domingo, Degelkolb fue el primero de los 160 corredores que terminaron. 40 tuvieron que retirarse. Hizo 6h46:16, mientras que Sébastien Chavanel, el último, llegó 20 minutos y 41 segundos después (ver resultados). Todo ello es una pequeña broma al lado de lo que sucedió hace 105 años, en la edición de 1910 de la Milán-San Remo.

Solo cuatro corredores llegan a meta

En unos sitios he leído que empezaron 71 ciclistas y en otros 63. En lo que no hay dudas es en que solo terminaron cuatro. Uno más, Luigi Ganna, entró segundo en meta pero se descubrió que parte del recorrido la hizo montado en un coche. El ganador fue un mito del ciclismo, Eugène Christophe, que tardó 12 horas y 24 minutos. Aventajó en más de una hora al segundo y en más de dos al último.

Foto: la-dordogne-cycliste
Foto: la-dordogne-cycliste

¿Por qué todo ello? Básicamente, por el terrible tiempo que hacía en el Paso del Turchino. Era el 3 de abril de aquel 1910, y la semana había sido de relativo buen tiempo, hasta la previa de la carrera. Ese día amaneció nublado y fresco en Milán. En San Remo hacía buen día, pero en el Turchino el frío era intensísimo, igual que la nevada que cayó sobre los ciclistas que se atrevieron a afrontarlo, una vez que la organización no se atrevió a suspender la carrera.

Correr para recuperar calor

Poco antes de coronar, Christophe tuvo que pararse porque no sentía las extremidades. Estuvo andando y corriendo unos minutos para recuperar calor, acumular fuerzas, montarse en la bicicleta y llegar hasta arriba. En la bajada adelantó al líder, Cyrille Van Hauwaert, quien le comentó que se retiraba. Christophe entró poco después en una casa a calentarse y, en teoría, a retirarse igualmente.

Foto: la-dordogne-cycliste
Foto: la-dordogne-cycliste

Tomó caldo, se alimentó y estuvo sentado junto al fuego. Permaneció en la casa 25 minutos, mientras veía pasar a cuatro ciclistas (“montones de barro”) a los que no podía identificar. Van Hauwaert y Ernest Paul entraron también en la casa. Tenían las manos heladas y las metieron directamente en las llamas. Medio engañando al patrón que le había alojado, se puso un pantalón largo y se montó de nuevo en la bicicleta. “Estás loco”, le dijo Paul. Y llevaba razón.

Christophe fue adelantando ciclistas hasta presentarse solo en San Remo. Quizás no era consciente de la magnitud de lo que había conseguido. Después de esa victoria tuvo que permanecer un mes en el hospital para recuperarse de los daños causados por el frío. ¿Qué es un mes al lado de 105 años?

Leer historia en ctxt.es (en español)

Leer historia en milansanremo.com (en inglés)

Leer historia en la-dordogne-cycliste (en francés)

23-3-2015. Aquella gran nevada que cayó en Soria en junio de 1984

Imagino que ningún soriano se habrá echado las manos a la cabeza solo porque haya nevado esta mañana, 23 de marzo, tercer o cuarto día de la primavera. Siempre sorprende un poco que hace dos semanas estuviéramos en Herradores tomando el sol y una caña y que hoy haya nevado, pero el tiempo es lo que tiene, siempre hay días frescos en verano o días calurosos en invierno.

Haciendo un poco de memoria, el cien por cien de los sorianos con más de doce años recordamos nevadas en Semana Santa. Cuando digo nevadas, no me refiero a caer un poco de aguanieve, sino a algo parecido a lo de hoy, con algunos o varios centímetros de espesor sobre las calles y los campos. También recordamos la mayoría de los sorianos nevar en el día del Catapán, el primer domingo de mayo.

El récord, sin embargo, seguramente se produjo entre los días 3 y 4 de junio de 1984. Aquel día se jugó la final de la primera edición de la Copa Diputación entre el Piqueras y el Visontium. Ganó 6-0 el Piqueras. Yo, que he jugado varias temporadas en el Piqueras, siempre había escuchado la historia de que “menuda nevada cayó aquel día”. Pensaba que era una exageración, que habían caído cuatro copillos de aguanieve que, con el paso de los años, se habían convertido en una gran nevada.

La nevada del 3-4 de junio de 1984 (El País)

No era una exageración. Aquel día cayó una nevada que mereció salir en los periódicos nacionales y que, probablemente, no se ha repetido desde entonces. En Soria cayeron 18 litros de nieve. Recuerdo que, en una noticia de Facebook que publicamos el año pasado, decía una señora de Covaleda que ese día había hecho la comunión su hija y que también estaba todo nevado.

No tengo fotos de aquel día. Si alguien tiene, le agradecería que se pusiera en contacto conmigo en el correo desdesoria@desdesoria.es, o que las mande directamente. Se gratificará.