Aprovechando que hoy era festivo, me he ido a celebrar el aniversario de la Constitución como suelo celebrar tantas fiestas, uniendo con mi vehículo algunas poblaciones sorianas.

Una de mis carreteras favoritas de la provincia es la que recorre el Pinar Grande: Navaleno, Amogable, Sotolongo, cruce de la carretera de Abejar a Molinos de Duero. Es más corto en kilómetros pero más largo en tiempo que ir hasta Abejar y luego por la nacional hasta Navaleno… y sobre todo en días como hoy.

Yo he empezado en Molinos, a unos cuatro kilómetros. En esa zona del cruce, como da el sol, no había nieve. Sin embargo, según se iba avanzando, la umbría ha hecho permanecer a la nieve sobre el asfalto en los últimos cinco o seis días, desde que cayó.

No es raro, con las temperaturas que hemos vivido. Por suerte, solo me he encontrado un par de coches y en sentido contrario. A cambio, he visto algunos corzos y muchas vacas. Si vuelve a hacer sol, sería bonito hacerlo en bicicleta. De hecho, también me he encontrado dos ciclistas.

Sería bonito un rally Navaleno-Canicosa en estas circunstancias, aunque supongo que también muy peligroso.

Escribir comentario

Síguenos en las redes
Facebook
Twitter
Comentarios recientesArchivos