Foto del grupo en el descenso por la Laguna de Cebollera
thumb image

19-7-2019. La conquista del Santosonario

Seguimos conquistando las cumbres de las montañas sorianas, en este caso, uno de los varios dosmiles que cierran la provincia por el norte.

El Santosonario se encuentra en la Sierra Cebollera, entre el Castillo de Vinuesa y el propio alto de la Cebollera. Entre este último y el Santosonario todavía hay otro dosmil más, el Telégrafo.

Mientras el Cebollera y el Telégrafo son dos cumbres despojadas de rocas, a las que se llega después de superar el desnivel andando tranquilamente sobre la hierba. el Castillo de Vinuesa y el Santosonario son cimas rocosas. En La Rioja, a este último se le conoce como El Peñón y, de hecho, cambia mucho su visión desde una vertiente y desde otra.

Hay varias maneras de subir: desde Santa Inés, pasando por el Buey y el Castillo de Vinuesa; desde la pista del río Razón (a los pies de este monte nace el río); desde Lomos de Orios (a partir de ahí no está permitido pasar en coche); o, como hicimos nosotros, desde la pista soriana que sale de Molinos de Razón.

Se deja el coche alrededor de dos kilómetros antes de la Laguna de Cebollera, en un cruce de caminos. Hay que seguir hacia la izquierda, donde la pista forestal ya no es transitable para los turismos.

Aunque es posible hacer la ruta normal por la Laguna, a mí me gusta girar medio kilómetro antes a la izquierda, por una senda más selvática que atraviesa tres pequeños valles y llega al pie de una ladera. Esa ladera, cuando se corona, deja a la izquierda el Picorzo y a la derecha el Cebollera.

Nosotros giramos hacia este último y, una vez coronados sus 2.141 metros, seguimos por toda la cresta hasta el Santosonario (2.058). Se puede subir después de andar unos tres minutos sobre las rocas, o rodearlo para ascender por un camino más asequible. En cualquier caso, sencillo.

El regreso lo hicimos ayer por la ruta más habitual, la de la Laguna de Cebollera. En total, unos 17 kilómetros y cinco horas de caminata, con buen almuerzo en el Santosonario y un par de sesiones de fotos por el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.