19-5-2019. El Atyla, el barco soriano, varado por la ‘no’ ley al lado de donde estuve

La historia tiene que ser mucho más larga y compleja, pero a comienzos de este mes sucedió algo que nunca había sucedido: el Atyla, el barco soriano de cuya botadura se acaban de cumplir 35 años, se quedó varado en el municipio coruñés de Boiro por culpa de la reglamentación o no reglamentación que existe en España respecto a los barcos escuela, aquellos en los que una parte importante de la tripulación no son profesionales.

Viene todo publicado en este artículo de ‘La Voz de Galicia’. La Capitanía Marítima de Villagarcía de Arosa, enterada de la presencia del Atyla en Cabo de Cruz, decidió investigar acerca de la presencia de ese barco en las aguas de su competencia.

La llegada del Atyla al Cabo de Cruz, en Boiro, fue el 2 de mayo. Allí iban a estar cuatro días, pero por culpa de esa prohibición de zarpar de la Capitanía, la estancia se alargó más de diez, lo que supuso una pérdida económica elevadísima al tener que despedir a los alumnos que estaban en el barco, suspender el siguiente viaje y pagar una fianza de 25.000 euros.

A cambio, como cuentan en sus redes sociales, se llevan el cariño de la gente de Boiro y la vivencia de una nueva aventura que ojalá pronto recuerden con más sonrisas que lamentos.

Cuando leí la noticia ayer o antes de ayer, me di cuenta de que mi reciente visita a Boiro, la primera de mi vida, fue el 7 de mayo, justo cuando ellos estaban allí. Habrían sido unos estupendos compañeros de viaje para mi excursión al Iroite. Qué pena no haberlo sabido antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.