Dos decenas de personas hemos decidido pasar la mañana de hoy domingo en la zona de los Pinares sorianos y, más exactamente, en la Ruta de los Puentes de Covaleda. No debe ser fácil encontrar en la provincia una ruta más adecuada para pasar una mañana soleada de invierno: dificultad baja-nula, distancia de unos 12 kilómetros y desnivel muy escaso, el que sale de ir siguiendo el curso del río Duero.

La ruta tiene esa denominación por la razón fácilmente imaginable: entre los de Santo Domingo y Soria se cruzan o se pasa al lado de media docena de puentes, algunos de ellos medievales, BIC, de madera… A ese valor cultural se une el paisajístico, sobre todo por la calidad del bosque que se atraviesa y por algunos parajes que forma el río, por ejemplo en la encajonadísima zona de los Apretaderos, a la que tendremos que volver en verano para completar la caminata con un baño (aunque hoy casi apetecía).

Refugio de Pescadores

Refugio de Pescadores

Como es costumbre, hemos salido poco después de las 8.00 de Soria y antes de las 9.00 ya estábamos andando. Hemos optado por hacer la ruta en el sentido contrario al de las agujas del reloj, que es el mismo que el del avance del Duero hacia Oporto. Ello implica que, nada más salir del centro de Covaleda, hay que seguir hacia el barrio de San Matías, cruzarlo o dejarlo a la derecha y llegar (mejor por los puntos rojos que por el PR blanco y amarillo) hasta la gran llanura del campamento de La Nava.




También hay que atravesarla para alcanzar, no mucho después, el ‘restaurado’ puente de Santo Domingo, desde donde empieza la caminata junto al río. Lo hemos cruzado, para seguir el Duero por su margen derecha. En el puente de los Arrieros hemos vuelto a cambiar de lado, ahora por la margen izquierda. No ha habido cruce en el Valerosa pero sí en el siguiente, en el de Valserrao, de madera. Como no es posible caminar junto al Duero en esos Apretaderos, hemos remontado unos metros (la única cuesta del día, además de la de la llegada) para tener una visión cenital del río y, de paso almorzar.

Desde ahí se sigue unos 800 metros por una pista forestal en muy buen estado, para cambiar de nuevo de margen en el puente de la Arenilla. No es la última: justo antes del Refugio de Pescadores hemos vuelto a cruzar el Duero por una pasarela, antes de regresar otra vez al norte del Duero en el espectacular puente de Soria.

Desde allí, un paseo de 15 minutos nos ha devuelto a la plaza de Covaleda, repleta de personas gracias al sol, a la oferta hostelera y a la celebración de la Feria del Mejor Chorizo del Mundo.

2 comentarios
  1. Javier de Soria dice:

    Precioso día! y bonita crónica Sergio,pero eso de que la ruta fue en el sentido de las agujas del reloj es discutible. Yo más bien creo, que si partimos de Covaleda y fuimos hacia el norte-oeste, para volver a Covaleda por el sur-este, es un ejemplo claro de ir en el sentido contrareo de las agujas del reloj….Creo. Además,jajaja, los ríos son lineales (y no se les aplica sentidos circulares a su avance). Pero probablemente te lo haya dicho una aplicación que sepa más. Gracias.

Escribir comentario

Síguenos en las redes
Facebook
Twitter
Comentarios recientesArchivos