thumb image

15-9-2018. Visita a las islas Chafarinas

(De un modo excepcional, y por ese excepcional carácter de este viaje a las islas Chafarinas, reproduzco el mismo artículo en el Bazar, el Libro y el blog de las 45 cimas).

Nunca habría podido imaginar, cuando lo inicié hace poco más de cinco años, que este reto me llevaría a visitar las islas Chafarinas, uno de los territorios menos conocidos del Estado español.

Tampoco habría podido imaginarme entonces que la cima más especial de las 68, tanto de las holladas como de las que están por hollar, iba a ser prácticamente la más baja.

*Y todo ello, que por eso está el asterisco, a pesar de que no he conseguido subirla. Sin embargo, incluyo aquí el relato porque al menos la he visto de muy cerca y porque merece la pena conocer la excursión. Ello no significa que ya haya desistido, como imaginaréis.

Como expliqué en la primera de las dos ampliaciones del reto inicial, los más de 500.000 kilómetros cuadrados de España se dividen en 50 provincias, que ocupan casi el cien por cien de ese terreno; en las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, entre las cuales suman unos 30 kilómetros cuadrados; y en las Plazas Menores de Soberanía, unos lugares especiales de administración situados al norte de África que no suman entre todos ellos un kilómetro cuadrado.

Semitapando la isla del Congreso

Esa pequeñez no solo no les hace perder interés, sino que los convierte en mucho más interesantes. Y más, teniendo en cuenta que el acceso a los mismos es muy complejo por encontrarse bajo el mando del Ejército español.

Pero siempre hay excepciones… y excepciones de la excepción.

Las Plazas Menores de Soberanía son el Peñón de Vélez de la Gomera, la isla Perejil (en dudas sobre su consideración), las islas Alhucemas y las islas Chafarinas.

Las Chafarinas son tres islas: Del Rey, Isabel II y Del Congreso, las tres con espectaculares acantilados que sirven de refugio a una importante avifauna. La isla del Congreso es de largo la más elevada de las tres. Su culminación se encuentra a 137 metros sobre el nivel del mar. La he visto escrita de varias maneras, de momento la dejaré como Nido de Águila. No me preocupa tanto saber el nombre de ese lugar como poner mis pies encima de él.

Pocas referencias

Mirando un poco en internet, no vi nada. No es que no viera nada de ascensiones a ese lugar, sino que no vi nada de personas que hubieran visitado las islas Chafarinas. Al menos, no desde el concepto viajero.

Encontré que había militares residiendo en la Isabel II, una estación biológica del Ministerio de Medio Ambiente (con los que también he tenido ocasión de tratar), unas excavaciones arqueológicas para estudiar el Neolítico que ya hace tiempo se abandonaron… y una excursión anual de la Asociación de Hijos de Chafarinas. El objetivo de esta excursión es que los miembros de la Asociación puedan ver de nuevo su lugar de nacimiento, donde residieron en su juventud o donde están enterrados sus familiares.

Recibimiento en la Isabel II

Entendí que existía la posibilidad de conocer las islas gracias a esta Asociación, y eso es lo que ha sucedido hoy, así que muchísimas gracias a su presidente Jacinto.

Problema: el barco amarra en la Isabel II, donde se encuentran las ruinas de una población que debió de ser relativamente esplendorosa y donde se encuentran las actuales viviendas de los militares, y unas lanchas motoras hacen viajes a la isla del Rey, donde se encuentra el cementerio. Por esa razón, como explico en el tercer párrafo, no he podido subir al Nido de Águila.

Aun así, el día ha sido inolvidable por la posibilidad de conocer un lugar con tanta historia, tan accesible físicamente y, sin embargo, tan inhóspito.

Estábamos citados a las ocho en el muelle situado frente a la Comandancia de la Marina en Melilla, un muelle de acceso restringido que se abría hoy para nosotros. Noto que la mayoría de las personas que van llegando tienen varios conocidos en el viaje, que para casi todas ellas las Chafarinas significan mucho.

84 pasajeros

Nos hemos montado en el buque auxiliar de la Armada Mar Caribe 30 tripulantes y 84 pasajeros, alguno de más de 90 años. En contra de las previsiones que habíamos consultado, amanece un día estupendo que nos permite ver desde el instante mismo de la salida la isla del Congreso. Las Chafarinas están a unos 50 kilómetros de Melilla, 20 de Argelia y a solo 4 de Marruecos, del Cabo de Agua.

En el Mar Caribe se emplean algo más de dos horas y media desde que se zarpa hasta que se atan amarras.

Según nos vamos acercando, me gustan más estas islas. La del Congreso es espectacular. La parte occidental, la que vamos viendo todo el rato, es una pared que se levanta casi desde el mar hasta la cúspide. Si quiero subirla, está claro que no va a ser por ahí.

Medusas y agua cristalina

La rodeamos, dejándola a la izquierda, y ya se divisa algún lugar donde seguro que caben lanchas más pequeñas.

Hasta entonces, las tres islas no son capaces de distinguirse, se tapan unas a otras. Cuando nos acercamos, ya se ve bien la fisonomía de cada una: el triángulo sombreroide y montañoso de la isla del Congreso, la llanura dividida en dos de la isla del Rey con pequeñas elevaciones, y el círculo de la isla de Isabel II. En esta última, ya desde lejos, sobresalen tres torres, la de la iglesia de la Purísima Concepción, la del faro y la de vigilancia en el centro de la isla.

Atracamos por el sur de la Isabel II y ya nos están esperando los legionarios allí destinados, que van rotando cada mes. Nada más bajar, nos hacemos una gran foto de familia y nos dicen las instrucciones: comida a las 14.00 horas en la cantina y regreso de nuevo a Melilla a las 17.15.

La Isabel II y sus tres torres

Tenemos alrededor de cinco horas que empiezan con una breve misa de campaña. Después, algunos van a visitar el cementerio y la gran mayoría nos quedamos en la isla principal. Hago un último intento vano de que me pasen a la isla del Congreso, pero al menos voy recabando información. Gracias también a los que me han ayudado en este intento.

El poblado tiene un gran arco de entrada en el que, junto al nombre de la isla, aparece una fecha, la del 6 de enero de 1848. Desde aquel día, las Chafarinas son españolas, ante el interés que empezó a mostrar Francia por ellas.

El gran esplendor

El gran esplendor de las islas fue en ese siglo XIX, cuando llegaron a vivir dos mil personas y había varios comercios, teatro, un pequeño hospital y la iglesia todavía conservada.

El pueblo tuvo que ser precioso, y su estado actual todavía permite imaginarlo sin problemas, con la gran plaza de Armas y sus calles en cuesta jalonadas por decenas de casas blancas al más puro estilo andaluz.

Ahora se ve todo rápido. También me he dado una vuelta por toda la isla. En la parte oriental ‘faltan’ bastantes piedras. Son las que se cogieron para unir a través de un dique las islas de Isabel II y del Rey. Lo destruyó un temporal hace más de un siglo, pero todavía se conservan los extremos en ambas islas.

El camino de entrada al pueblo

En la comida he conocido algunas historias increíbles de cómo se vivía en este lugar a mediados del pasado siglo. También es increíble el cariño con el que recuerdan su estancia todas las personas que residieron entonces en las islas.

El baño

Después de comer, otro de los momentos más esperados de nuestra estancia: el baño. Cuando hemos llegado había cientos de medusas, pero para primera hora de la tarde ya hemos dejado de verlas. El agua del Mediterráneo está a la temperatura perfecta, y su visibilidad es de metros y metros.

No es raro que los que vivieran allí sientan algo muy especial cada vez que regresan. Algunos lo hacen con frecuencia y otros llevaban más de 35 años sin volver a la que fue su casa. También viajan varios por primera vez, algunos de ellos muy jóvenes.

Como me ha dicho un joven militar destacado allí nada más bajar, las Chafarinas tienen mucho encanto.

Punto de salida: Aunque no he subido, se sobreentiende que un lugar de la costa de la isla del Congreso.

Distancia: A ojo, calculo algo menos de un kilómetro entre la ida y la vuelta.

Desnivel: 137 metros.

Cuánto se tarda: Si algún día lo hago, lo concretaré, pero menos de media hora supongo.

Explícame cómo se sube sin literatura: Así me lo han explicado a mí: nada más empezar a subir hay unos 70 escalones excavados en la roca. Cuando terminan esos escalones, se supone que empieza una cresta que hay que remontar hasta la cima.

5 comentarios sobre “15-9-2018. Visita a las islas Chafarinas”

  1. ¡Hola Sergio!. Ha sido un placer leer tu entrañable relato chafarinense, y agradezco el cariño y disfrute mostrado en tu visita. Gracias también por la foto que me hicístes cuando me recibieron en el muelle de Isabel II. Me enteré casi una semana más tarde, por el «vacile» de familiares y amigos. Tengo dos fotos de tí, y estoy trabajando un resumen para un dvd. Al acabarlo, cuenta con ello. Un codial saludo.

  2. Hola Sergio, me ha encantado el relato sobre las islas, me gustaría saber cómo ponerme en contacto con la asociación de los Hijos de las Chafarinas. Mi pareja estuvo allí viviendo con su familia y me gustaría darle una sorpresa y poder llevarlo el año que viene.

    Gracias de antemano!
    Un saludo

  3. Gracias por transmitir un poco de historia de esta parte de España tan desconocida. Estaría muy bien que estas islas fuesen visitables, y poder así poner en valor su singularidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.