11-8-2018. Los misteriosos Sombreros Dorados de la Edad del Bronce

Esta mañana he visitado el Museo Nuevo de Berlín.

Hay dos piezas que merecen ocupar una estancia completa. Una de ellas es el merecidamente celebérrimo busto de Nefertiti.

El otro es una pieza dorada de la que yo nunca había escuchado hablar y que tiene el poder de retener la mirada de las personas durante largo tiempo.

Es uno de los cuatro Sombreros Dorados de la Edad del Bronce que se conservan en diferentes museos de Europa.

Este de Berlín, en concreto, fue adquirido hace poco, en 1996, a un particular. 

Aunque se llaman ‘sombreros’, son realmente una especie de conos muy alargados y de punta roma. Su diámetro sí sería el apropiado para ser colocado en una cabeza, pero me cuesta imaginarme a alguien portándolo. A lo largo de su única cara lateral hay multitud de figuras grabadas de cuyo significado realmente no se sabe mucho.

Puede ser desde que no signifiquen nada y que sean mero ornamento, hasta que contengan, como dice alguna teoría, complejos desarrollos astronómicos que indicarían que las culturas celtas del centro de Europa ya conocían detalles que se suponían descubiertos por los griegos.

De este Sombrero Dorado de Berlín ni siquiera se sabe su procedencia original. Me resulta increíble. Se intuye que estas cuatro piezas fueron enterradas a propósito dado su excepcional estado de conservación.

Tienen más de 3.000 años de antigüedad. Y el dorado es dorado de verdad, es decir, oro. No de oro macizo, porque entonces su valor sería casi infinito, pero sí un recubrimiento de casi medio kilo, al menos este de Berlín.

Leer 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.