San Miguel y el diablo

5810750-Vidrieras-San-Miguel-Iglesia-de-San-Roque-Krate-ko-Croacia--Foto-de-archivoSolía rezar ante el retablo mayor cubierta con pañuelo y gafas de sol para ocultar los moratones en su rostro. De haber continuado acudiendo a la iglesia de San Miguel, hubiera sabido que la talla del Arcángel había desaparecido de manera misteriosa pero varias costillas rotas la mantuvieron postrada en la cama. El mismo día en que falleció su marido de un repentino ataque al corazón, la talla regresó inexplicablemente al altar. Fue tal la alegría de los feligreses que nadie reparó en las gotas de sangre que asomaban de su lanza.

5 pensamientos sobre “San Miguel y el diablo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ seis = quince