Micros ejemplares

La gitanilla

Marchó pues con los gitanos no tanto por amor si no porque sabía de la noble cuna de Preciosa. Más se equivocó de gitanilla.

La gitanilla

Segunda Parte

Avellaneda, a quién se le atribuye un origen aragonés, escribió también aquí una continuación.  La obra lleva por título «La gitanica».

Rinconete y Cortadillo

Entregados a un negocio más lucrativo, ambos pícaros se disputan los votos de los ciudadanos.

El licendiado Vidriera

Se mostraba tan transparente en sus relaciones que siempre terminaban rompiéndole el corazón en mil pedazos.

El celoso extremeño

Levantó el extremeño tal laberinto de muros para impedir que nadie llegara hasta su joven esposa que terminó por perderla.

La ilustre fregona

Cansada de que le pisaran el fregao, sirvióse de su noble condición para que en adelante rodaran cabezas.

El casamiento engañoso y El Coloquio de los perros

Buscando consuelo, el alférez relató a Cipión y Berganza su desgracia. Pero lo único que obtuvo de éstos fueron ladridos.

 

 

 

3 pensamientos sobre “Micros ejemplares”

Responder a Juan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno + = diez