Maldición morisca

No tardó en entender el señor que una vez incorporadas las tierras de las familias expulsadas, no había quién las trabajara.

3 pensamientos sobre “Maldición morisca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− siete = dos