Raices


Sus manos no están encallecidas por remos, sogas o redes. Ni el rostro curtido por el sol, el aire o la sal. Muy lejos queda el mar que dio sustento a sus ancestros. Pero en el silencio de la noche todavía puede sentir la dulce llamada de las sirenas.

2 pensamientos sobre “Raices”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete + seis =