Insomne

INSOMNE

No podía dormir. De nada había servido la infusión de valeriana o aquellas pastillas compradas en la farmacia. Encendió el transistor. La aguja recorría el dial saltando de una emisora a otra hasta que dio con una frecuencia levemente audible en la que una voz monocorde repetía una secuencia de números y letras.

Debe tratarse de un canal en pruebas – pensó. Pero por alguna extraña razón se mantuvo a la escucha: P R 2 1 B I.

De pronto, cayó en la cuenta de que aquello, lejos de ser algo aleatorio, respondía a una dirección, la de su propia casa. Sí, no existía la menor duda: Paseo Rosales 21 Bajo Izquierda.

Buscó, inquieto, una explicación en la frase que, a modo de letanía, aparecía entre secuencia y secuencia. Pese a que se le antojaba del todo ininteligible, tras una detenida escucha a máximo volumen, lo tuvo claro.

¿Vienen a por mí? ¡Dios mío! Debo darme prisa.

Presa del pánico, quiso dejar una nota manuscrita antes de abandonar el piso, sirviéndose para ello de lo que tenía más a mano, el prospecto de aquellos comprimidos. Ése en el que se advierte que “la toma de una dosis elevada puede producir alucinaciones.”

Ilustración: Lola Gómez Redondo

 

 

 

5 pensamientos sobre “Insomne”

  1. Ahora mismo tengo delante de mí un prospecto de un conocido (pues lo anuncian en televisión) medicamento de venta en farmacias para tratar el insomnio ocasional. Y en uno de los párrafos dice: «Los síntomas de una intoxicación son: … confusión y alucinaciones. Pueden llegarse a producir delirio, psicosis …
    Por no mencionar el apartado de posibles efectos adversos.
    No quiero decir con ésto que yo esté en contra de tomar estas pastillas. De hecho lo hago cuando los cambios de turno en mi trabajo me impiden conciliar el sueño. Pero no deja de ser curioso.

  2. Bien traído, bien llevado. Me gusta muy mucho.

    (Hace unos días regresó «nuestro» concurso. Participé sin ninguna suerte la primera semana y después he abandonado. Por si te interesa. 🙂

    Beso!

  3. Me alegra que te guste, Beatriz. Y sí, ya me enteré del regreso de Aragón en 100 palabras. De momento no me he presentado. He echado a faltar muchos de los habituales el año pasado. Pero me gustó ver que otros siguen ahí infatigables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − ocho =