Cazado

188719872_1Un águila con cuerpo de león expiraba ante mí. Observé incrédulo tanto a aquel grifo tendido en el suelo como a mi escopeta de perdigones. Y mientras me convertía de inmediato en el blanco de los flashes de la tropa de turistas japoneses que visitaba la catedral gótica, no paraba de repetir con un hilo de voz que tan sólo quería cazar gorriones.

4 pensamientos sobre “Cazado”

  1. Enhorabuena por el premio Raúl,no me extraña que ganara el concurso. Es increíble tu forma de expresarte a la hora de escribir. Con tu talento estoy segura que vas a llegar muy lejos. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× cinco = quince