Casa de muñecas

No CASA.jpgfaltaba ni un solo detalle en aquella casita victoriana que recibiera por su cumpleaños. El distinguido cabeza de familia leyendo el periódico en el sillón orejero, su delicada esposa bordando junto a la chimenea, las mellizas de rubios tirabuzones tomando el té en el cuarto de juegos. Cuando los sentó a la mesa del salón para la cena, no reparó en el ojo malva de la madre. Tampoco se percató de su labio partido durante el desayuno en la cocina. Pero ante la luna del armario descubrió que apenas se tenía en pie y decidió acostarla en la cama con dosel del dormitorio principal. A la hora de la comida, echó en falta al padre. Y mientras lo buscaba en el baño, la biblioteca y el desván, las niñas observaban de reojo, con una sonrisa aviesa y sus vestiditos manchados de tierra, la pequeña pala del jardín.

Ilustración: Lola Gómez Redondo

 

10 pensamientos sobre “Casa de muñecas”

  1. Me recuerdo de la trama de Las medias rojas escrito por Bazán. El ojo malva en su cuento es muy similar a lo que pasó de la character principal, Ildara, en Las medias. Sin embargo, en su cuento, el padre malo recibe justicia para sus acciones de intento malo sobre su esposa.
    Es muy interestante la escena que refleja el tema. Buen creatividad de expresar algo de esta manera. ¿Cuál es el rol del niño que recibió la casita? ¿Pasa algo similar en su vida que pasa a las muñecas?

    1. No se menciona, es cierto pero me gusta imaginar que la niña que recibe el regalo vive una situación similar en su propia casa. Podriamos decir que las niñas que residen en la casa de muñecas le estan mostrando una manera digamos radical de acabar con el sufrimiento de mamá.Gracias por tu comentario Leah.

  2. Hola Raúl. El mensaje de su nanorelato me hace pensar sobre nuestro sociedad. Es muy normal en nuestro día pretender que no hay problemas en nuestros vidas y que todo está perfecta. Este mensaje es similar a la mensaje de una obra de Lorca, La Casa Bernarda Alba. Entre esta obra, las personajes parecen muy normal y feliz, pero en realidad odian vivir en la casa de su mama. ¿Hay una obra literaria que se causó una inspiración a escribir este nanorelato?

    1. Nunca sabemos lo que sucede en una casa de puertas para dentro, es cierto. En la obra de Lorca que mencionas, lo importante para la rígida madre era no dar que hablar a los vecinos. Algo muy típico en las zonas rurales. Por desgarcia la idea de este microrrelato me llegó imaginando la triste situación de los niños que presencian malos tratos en el hogar. Gracias por comentar Abby.

Responder a Patricia Richmond Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis × cuatro =