Alteraciones

justicia2– ¿Mil cuatrocientos ducados dices?

Pedro de Lanuza encaja en silencio los reproches de su hermano Juan, a la sazón Justicia del Reino.

Esta es la cantidad que le demanda su amante, Constanza de Ovando, sobrina de un tal Miguel de Cervantes, como compensación por haber roto su promesa de matrimonio.

– ¡Mil cuatrocientos ducados! Sin duda Vuesa Merced ha perdido la cabeza.

Semanas después, Juan de Lanuza habría de recordar con aire resignado estas mismas palabras en el cadalso ante el verdugo.

2 pensamientos sobre “Alteraciones”

  1. Un pañuelo que sirvió para enjugar las lágrimas por la decapitación del pobre Juan de Lanuza el Mozo en el triste episodio de Las Alteraciones de 1591.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno + nueve =