Real

Tres cráneos de Cézanne

El monarca encargó al pintor de la Corte que retratara a sus predecesores en el trono para decorar la estancia real. Y ésta se llenó de lienzos de calaveras y huesos.