Juicio de Osiris

estaEl gato es un animal psicopompo. Lo aprendió del abuelo que era un gran conocedor del Antiguo Egipto. Por ello no le extrañó que desapareciera en el funeral del anciano. Cuando tras varios días de ausencia regresó la mascota a casa estaba sucia, helada y una pluma asomaba de su hocico. Inmediatamente recordó aquella creencia en la que Anubis coloca en un platillo el corazón del difunto y en el otro la pluma de Maat. ¿Hacía que lado se ha inclinado la balanza? Le inquirió impaciente al animal. Éste, lo miró con desdén y regurgitó a sus pies los restos de un pequeño pajarillo.

Rutina

placa-vigilante_xqz7

Debía estar ahí parado, de pie, durante horas. Así un día tras otro sin respetar fines de semana. Era lo que tenía trabajar de vigilante de seguridad en un comercio. En cuanto salga otra cosa me marcho – se repetía en un vano intento por infundirse ánimos. Pero lo único que salían eran clientes y clientes con bolsas repletas de ropa siguiendo la moda marcada en inexpresivos maniquíes que desde el escaparate acompañaban a nuestro protagonista. Con el tiempo se convirtió en parte del mobiliario. Tanto fue así que con el cambio de temporada, los dependientes sustituyeron su insulso uniforme por las últimas tendencias del momento.

La migración del ñu

corredores-siluetaLa junta directiva se reunió con carácter de urgencia. Habían adquirido los derechos televisivos de la San Silvestre pero en las últimas ediciones los niveles de audiencia habían experimentado un descenso progresivo. Tenían que hacer algo y rápido. Coincidieron todos en que debían darle más emoción al evento. Y se les ocurrió introducir una manada de leones que persiguieran a los participantes. Pero pese a lo novedoso de la idea, la respuesta de los televidentes no fue la esperada. Establecieron entonces que los corredores cruzaran un caudaloso río repleto de cocodrilos. Pero ni con esas. Y es que olvidaron que a pesar a lo que afirman las encuestas, nadie ve los documentales de animales de la 2.

Ilustración tomada de El rincón del corredor

La revancha

perico-2Perico Fernández sobrevive pintando cuadros de tauromaquia y durmiendo en un burdel. Dice no recordar aquellos años en los que llegó a ser campeón del mundo de boxeo. Pero cuando le mencionan al tailandés Muangsurin que le arrebató el título en Bangkok, su mirada apagada por los reveses de la vida, se enciende de pronto. Ese chino me hipnotizó – asegura con rotundidad.

Me viene a la cabeza todo aquello al conocer la noticia del altercado entre dos sexagenarios, uno de ellos de origen oriental. Según dicha información, éste hubo de ser atendido de un fuerte puñetazo en cada ojo. Se desconocen las causas de la pelea. Pero me gusta imaginar allí a Perico con ese brillo en la mirada del que se sabe por fin en paz.

Fotografía tomada de la página Aragoneses ilustres

Remedios

1431850512_871030_1431851464_noticia_normalIctus, infarto cerebral, hemiplejia… Todo aquello le sonaba a chino. Tan solo acertó a entender algo cuando su padre, en un esfuerzo por recomponerse siquiera unos segundos del terrible mazazo, le explico que lo que le ocurría a mamá era que no sentía la mitad de su cuerpo, cómo si se le hubiera quedado dormido.

Durante toda la mañana el niño estuvo dándole vueltas a aquellas palabras. Pidió a los abuelos poder acompañarles esa misma tarde al hospital. Quería ver a su madre lo más pronto posible. Y ese deseo le llevo a subir a toda velocidad las numerosas escaleras del enorme edificio. No tardó en descubrir que en cada descansillo se podía divisar un poquito más del campo de fútbol que se alzaba imponente al otro lado de la calle. Animado por tal hallazgo, pronto alcanzó la última planta. Pero enseguida la esperanzada sonrisa devino en una mueca de contrariedad al comprobar que la cubierta metálica del estadio impedía ver el terreno de juego. Cabizbajo, volvió sobre sus pasos hasta llegar a la sala de espera donde junto a la máquina expendedora de cafés, aguardaba la familia. Asintió con la cabeza cuando le preguntaron si estaba preparado para verla. Y arropado por unas cálidas manos sobre sus hombros menudos, entró en la habitación. La madre, toda ella de azul entre sábanas blancas, descansaba flanqueada por diferentes aparatos. Con una determinación que sorprendió a los presentes, el pequeño se acercó hasta la orilla de la cama. Tomó con delicadeza el antebrazo inmóvil y con un dedo previamente ensalivado trazó varias cruces como tantas veces ella hiciera con él cuando, de estar mucho tiempo sentado en la misma posición, se le quedaba dormida una pierna.

Ilustración tomada de la página web de Hora 14 Fin de Semana de la Cadena Ser

La pluma es más poderosa que la espada

004600_125041La noticia pronto se extendió por cada rincón de la República de las Letras. Miguel de Cervantes había sido encarcelado por haber quitado la vida a aquel loco hidalgo manchego. Sir William esbozó una leve sonrisa de satisfacción. Por fin se libraba de la molesta competencia española. Aquello bien merecía un trago. No bien hubo llenado el inglés la copa cuando llamaron a la puerta en nombre de La Reina. Al otro lado le aguardaba una orden de detención por la muerte de una enamorada pareja de nobles italianos.

Ilustración tomada de diariodecultura.com.ar

Último número

houdiniAntes de colocarlo en el féretro y respetando su última voluntad, a Harry Houdini, conocido escapista, se le maniató e introdujo en un saco. Después cubrieron el ataúd de cadenas y candados. De conseguir salir igualaría la proeza de otro famoso judío, siglos atrás, en Jerusalén.

 

Intelligenti pauca (A buen entendedor pocas palabras bastan)

 tunel librosJamás hubiera imaginado el bibliotecario que cuando apaga las luces y echa la llave de la biblioteca, los libros abandonan sus estanterías y se enfrentan entre sí formando diferentes bandos. Por un lado los textos en castellano, por otro los escritos en ingles, aquí los de hebreo, allí los de árabe. Hasta que una noche, los diccionarios, cansados de tanta violencia sin sentido, les hicieron ver a los demás que aunque en idiomas diferentes se trataban de las mismas obras literarias.

Ilustración tomada del blog Resolviendo la incognita (resolviendolaignotica.blogspot.com)

 

Uve

VPara lograr que sus pequeños se porten bien, mamá roedora les habla de unos seres llegados en grandes naves con uniformes rojos y apariencia humana.

Nueva York 1929

LORCALas palabras de Buñuel y Dalí martillean sin cesar su cabeza:

¡Surrealismo, Federico, surrealismo!

El poeta trata de acallarlas con un grito desgarrador:

¡Desamor, desamor!