Lluvia fuerte, granizo y… mammatus

Las tormentas de ayer en Soria dejaron importantes cantidades de precipitación (hasta 31,2 mm en Soria en una hora) e intensas granizadas. Pero además, también dejaron espectaculares imágenes de las formaciones nubosas que se conocen como mammatus.

IMG_7690
Las formaciones que se observan en las fotos se llaman mammatus y suelen ir asociadas a nubes de tormenta muy desarrolladas y que desembocan en condiciones meteorológicas extremas, como en el caso de la de ayer en Soria. Son glóbulos de nubes que cuelgan de la parte inferior de la nube (en concreto del yunque).

IMG_7692

El proceso de formación de estos glóbulos se inicia con las corrientes ascendentes de aire húmedo que suben hasta la tropopausa. Al llegar al límite de la troposfera el descenso de la temperatura se interrumpe y el aire se estabiliza. Al frenarse el ascenso de la corriente, la nube se expanda en horizontal a zonas donde el aire es más seco y no hay nubes. La diferencia de temperaturas de las dos masas de aire que se encuentran provoca inestabilidad bajo el yunque y hace que las bolsas de aire cálido y húmedo en la nube se desplacen hacia abajo por convección, ayudadas por la precipitación y por la gravedad. Así se producen estas protuberancias casi simétricas en la base de la nube, son los mammatus.

mammatus

¿Puede nevar sin nubes?

El pasado sábado en la localidad de Sotos del Burgo, Jorge Sanz grabó los vídeos que se muestran a continuación y en los que se observa como caen copos de nieve con un cielo en la vertical despejado. Únicamente en el horizonte se pueden observar algunas formaciones nubosas.  La explicación más lógica a este fenómeno habría que buscarla en el viento de componente norte y noroeste que sopló el sábado.

 

A nivel de superficie no fue uno de los días más ventosos de la semana, como ejemplo tenemos la estación de El Burgo de Osma donde la racha máxima alcanzó los 41 km/h, un valor inferior a la racha máxima marcada el viernes o el domingo, cuando el viento superó los 50 km/h. A pesar de que en superficie el viento no soplara tan fuerte como otros días, sí que era muy intenso en niveles más altos. El sábado por la mañana los vientos soplaron de forma sostenida a unos 50 km/h alrededor de 1500 metres  y de unos 70-80 km/h a unos 3000 metros. La intensidad de estos vientos pudo ser la causante de la llegada de estos copos de nieve o pequeñas partículas de hielo que vinieran arrastradas de otra zona donde las nubes sí que estaban precipitando, posiblemente esas nubes que se podían observar en el horizonte.

A esta precipitación AEMET la llama nieve venteada en su léxico de montaña, y es que este es un fenómeno frecuente en la montaña. Es habitual en situaciones de fuerte viento en niveles altos (como el que tratamos) que la nieve que se acumula en alguna cima montañosa sea transportada hacia zonas más bajas de sus vertientes debido al efecto del viento. En este caso ni siquiera hace falta la presencia de nubes.

Barrera o bardera

El pasado 19 de agosto en Valdeavellano de Tera se presentó el libro “111 citas entre Urbión y Cebollera” que han escrito Íñigo Alberto Íñigo y Sergio Tierno. Solo habían pasado unas pocas horas de la presentación del libro, cuando desde el valle del Razón se podía observar uno de los fenómenos meteorológicos más característicos de la sierra Cebollera en su vertiente soriana.

Después de unos cuantos días calurosos, a lo largo del sábado 20 de agosto la situación cambió de manera repentina debido al paso de una baja atmosférica por el norte peninsular y a la presencia de un anticiclón frente a la costa portuguesa y gallega. Esta configuración abrió la puerta a la entrada de vientos del norte y noroeste en el norte de España, y consecuentemente a la entrada de una masa de aire más fría. Cuando se da una situación de este tipo (frecuentes a lo largo del año), el choque de los vientos del norte con la sierra Cebollera provoca que se formen nubes orográficas en su cara norte (vertiente riojana) y que desde la parte soriana de la sierra estas nubes se observen solo en la cotas más altas. El fenómeno suele ir acompañado en el norte de Soria de viento y bajada de temperaturas (entre el vienes 19 y el sábado 20 la temperatura pudo caer alrededor de unos 10 ºC).

Cebollera_1

A toda esa franja de nubes, como las que se observan en la foto, es habitual que muchas de las personas que habitan o visitan el valle del Razón la llamen “barrera”. Es un término que lo he escuchado desde pequeño y que lo tenía tan asimilado que nunca había reparado en cuál era su origen. Estas nubes bajas se suelen observar en la vertiente soriana de la sierra a lo largo de varios kilómetros y su aspecto bien podría asimilarse al de una barrera de nubes.

Sin embargo, hablando con mi amigo Edu, él me preguntaba si la expresión “barrera” era correcta o en cambio se debía llamar “bardera” como en muchos otros puntos de Soria y como parece que debería ser de forma correcta. Bardera es una término aceptado por la RAE (considerado un arcaismo) que lo describe como: “Nube pegada a los montes”.

No tengo muy claro si el origen de que mucha gente en el Valle llame a estas nubes “barrera” proviene de un error por parte de alguien que entendió “barrera” en lugar de “bardera” y se fue extendiendo su uso, o por el contrario su origen es independiente. Me inclino a pensar que “barrera” se originó de la primera manera.

Cebollera_2

A pesar de que el uso de la palabra “barrera” pueda tener su origen en un error, la similitud del fenómeno con una barrera que se extiende a lo largo de toda la sierra e intimida a cualquiera que pretenda subir a la cima de la montaña, me sigue haciendo pensar lo acertado de la palabra “barrera” para describir ese manto de nubes.

¿Tenéis fotos de nubes?

La OMM (Organización Meteorológica Mundial) ha hecho un llamamiento a los amantes de la fotografía y la observación meteorológica para que les envíen fotos de nubes. El objetivo es utilizar estas fotografías como “imágenes de referencia” para la próxima edición de su Atlas Internacional de Nubes.

Este Atlas es la referencia utilizada en la observación de fenómenos meteorológicos y es básico en la formación de los profesionales de la meteorología, y a pesar de ser un manual técnico, también es apreciado por muchos aficionados.

nubes

En 1896 la Conferencia Meteorológica Internacional publicó el primer Atlas Internacional de Nubes. Aquella era una versión básica que incluía 28 fotografías. Con el paso de los años este Atlas ha ido evolucionando con sucesivas actualizaciones (la última en 1987) hasta convertir el Atlas en dos volúmenes con más de 200 imágenes de nubes. En este par de volumenes se recogen, además de las fotografías, el conjunto técnico de normas para la descripción de las nubes y los meteoros.

Así, que todo aquel que esté interesado en que sus fotos puedan ser publicadas en la nueva versión del Atlas de Nubes que se editará en 2016, pueden enviar sus imágenes a la OMM*, con la información sobre cuando y donde se tomó la fotografía. ¿Tendremos alguna nube soriana en el Atlas?.

* Más información en https://www.wmo.int/pages/index_es.html

Joaquín y los nombres de los huracanes

Mucho se ha hablado estos días sobre la llegada de cara al puente del Pilar de un tal Joaquín. Resulta que Joaquín son los restos de lo que fue un importante huracán que afectó al Atlántico occidental y que, ahora ya sin sus características tropicales, alcanzará la Península Ibérica a partir del sábado. El centro de Joaquín parece que se irá situando en el oeste peninsular a lo largo de las próximas horas según los últimos pronósticos probabilísticos de su trayectoria.

trayectoria

Cuando Joaquín alcance las costas peninsulares habrá dejado muy atrás su fase de huracán de la que nos habló Sergio http://www.desdesoria.es/unlibrodelmundo/. Joaquín será una borrasca más. A pesar de que ya es considerado una simple borrasca sus efectos aun serán notables, sobre todo en la mitad oeste peninsular, donde el oleaje se alterará notablemente y los vientos podrán ser fuertes aunque irán perdiendo fuerza, como se puede ver el la secuencia de imágenes.


¿Y por qué Joaquín? ¿El nombre es el capricho de algun meteorólogo? Pues no, desde los años 50 se pone nombre a los fenómenos ciclónicos de cierta entidad. Actualmente los nombres de los huracanes se ponen desde el National Hurricane Center y la World Meteorological Organization. Estos nombres están basados en una lista ya establecida para cada año y que se repite cada 6 años. Estas listas están ordenadas por orden alfabético y alternan nombres de hombre y mujer (hasta hace unos años solo se utilizaban nombres de mujer, pero se cambió por considerarse machista). Aquí las listas para lo que queda de 2015 y años venideros:

nombres

Como dato curioso decir que cuando un huracán alcanza una repercusión importante su nombre se retira de la lista, algo así como lo que se hace con los números de los jugadores importantes de la NBA cuando se retiran. Es decir, no volverá a haber un Katrina.

Efemérides de marzo

A lo largo del mes de marzo se registraron en algunos puntos de la provincia de Soria y también del resto de Castilla y León algunas de las temperaturas máximas más altas de un mes de marzo. En el caso de Soria fueron las estaciones de AEMET en El Burgo de Osma (24,3ºC el 07/03/2015) y Lubia (24,2ºC el 31/03/2015) las que batieron récord de temperatura  para el tercer mes del año. Estas son todas las estaciones de AEMET en Castilla y León donde se registraron efemérides de máximas:

EfTMarzo2015

Sin embargo, a pesar de estos récords de temperatura, el pasado mes de marzo no se caracterizó por ser excesivamente cálido de media, como podemos ver en el mapa de anomalía de temperatura. Por el contrario, podemos ver como en Soria la temperatura media del mes estuvo en algunas zonas por debajo de lo habitual.

AnT_Marzo_2015

Las dos primeras semanas del mes y los últimos cinco días vinieron marcados por una situación muy estable y una masa de aire más cálida de lo habitual. Estos dos periodos de temperaturas más altas de lo normal se vieron compensados por el periodo del 14 al 26 de marzo cuando el ambiente fue bastante más frio y compensó la primera y última parte del mes para dejarnos de media una temperatura normal para marzo.
Para más detalles sobre cómo fue el pasado mes en España podéis consultar el informe mensual de AEMET:

http://www.aemet.es/es/noticias/2015/04/climaticomarzo2015

¿Sabemos el significado de todos los términos meteorológicos?

La última entrada de este blog la dedicamos a aclarar las diferencias entre dos términos que suelen ser confundidos tanto en los medios de comunicación como en el lenguaje que utilizamos en el día a día, meteorología y climatología. Era un ejemplo muy concreto pero que da una idea de cómo a veces algunas palabras relacionados con la meteorología no se utilizan de una forma del todo correcta.
Para objetivar lo máximo posible los términos meteorológicos y que estos se utilicen de una forma uniforme, desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) se ha realizado una actualización de su ‘’Manual de términos meteorológicos’’ que fue elaborado en 1992 por el instituto Nacional del Meteorología. Ésta actualización se ha realizado por parte del personal de AEMET y de expertos en comunicación meteorológica.
El objetivo de este tipo de manual es por una parte conseguir una fácil comprensión de los boletines meteorológicos que elabora AEMET por parte de sus usuarios, pero también intentar que los comunicadores meteorológicos usen un lenguaje parecido al de AEMET e intentar evitar algunas palabras habitualmente utilizadas y que muchas veces llevan a confusión.
En esta actualización del ‘’Manual de términos meteorológicos’’ se recomienda no usar ciertas palabras que a criterio de AEMET no aportan nada al pronóstico o pueden crear confusión. Como ejemplo se recomienda no utilizar la palabra riesgo como término de probabilidad ya que tiene connotaciones de peligrosidad. Tampoco se recomienda la palabra posible por su ambigüedad y en su lugar se propone el uso de baja probabilidad. La palabra moderado es otro término que AEMET considera poco recomendable ya que no aporta nada y se tiene la sensación de que desde el punto de vista del usuario no siempre se percibe en el mismo sentido.
Para los que quieran consultar el ‘’Manual de términos meteorológicos’’ para entender mejor los pronósticos, aquí tienen el link:
http://www.aemet.es/documentos/es/eltiempo/prediccion/comun/Manual_de_uso_de_terminos_met_2015.pdf

Climatología o Meteorología

Meteorología y climatología son dos términos que acostumbran a ser confundidos habitualmente, algo que gusta bastante poco a los que se dedican a alguna de estas dos ciencias. Ya hace unos cuantos años que en la primera clase de una asignatura de climatología, el profesor dedicó prácticamente la mitad de la clase a exponernos las diferencias entre la climatología y la meteorología, sin venir más o menos a cuento, porque desde luego aquello no era parte del temario. Su exposición parecía tener un punto de cansancio sobre la confusión de estas dos palabras, algo en lo que hasta aquel momento no había caído pero que con el tiempo he visto que se trataba de algo muy frecuente.

¿Y a que nos referimos con cada una de las dos palabras? ¿A que nos referimos cuando hablamos de climatología? Pues bien, la climatología es la ciencia que estudia el clima, y como clima entendemos las condiciones atmosféricas que caracterizan la evolución del tiempo meteorológico de una región determinada. Para entendernos, cuando hablamos de clima nos referimos a los características generales que marcan el tiempo de una región. Por ejemplo, las temperaturas habituales en Soria para un mes de diciembre deberían estar alrededor de los 8 ºC de máxima y los 0ºC de mínima, porque así lo marcan las temperaturas medias de los meses de diciembre en Soria calculadas con todos los meses de diciembre de los que se tiene registro. La climatología también nos dirá que para este mes de diciembre debemos esperar que se produzcan unas 4 nevadas, ya que de media son las que se producen en diciembre en Soria. Por tanto se trataría de caracterizar una zona, en este caso según la experiencia de años anteriores, y nos daría unos valores habituales o medios de una región, por ejemplo esos valores de temperaturas máximas o mínimas o los días que suele ser habitual que nieve, en este caso en Soria. Eso no quiere decir que en este próximo mes de diciembre no pueda haber 10 días de nevada o que la temperatura máxima del mes llegue a los 15 ºC y por tanto sea bastante más alta que la media climática.

Por el otro lado nos encontramos con la meteorología que sería la ciencia que estudia el estado físico de la atmosfera en un momento determinado y que tiene como principal objetivo prever la evolución de su estado. Y hay que remarcar claramente ‘’en un momento determinado“. Por ejemplo, el pasado sábado mientras se disputaba el partido Numancia-Llagostera la temperatura era de 1 ºC y nevaba. Por tanto, un resumen rápido de que es meteorología y climatología sería ‘’condiciones atmosféricas instantáneas versus condiciones atmosféricas medias’’.

La confusión entre los términos climatología y meteorología es muy habitual en los medios de comunicación y no cuesta encontrar titulares donde su uso es incorrecto. Normalmente el error acostumbra a ser utilizar ‘’las condiciones climatológicas’’ donde debería decir ’’las condiciones meteorológicas’’. Como ejemplo, hace un par de meses algunos periódicos tanto de información general como deportiva publicaban el siguiente titular para referirse a una carrera motociclista: ‘’Dovizioso aprovecha las malas condiciones climatológicas para marcar el ritmo’’. Por supuesto el motociclista Andrea Dovizioso lo que aprovechó aquel día del Gran Premio de San Marino fueron las malas condiciones meteorológicas (en aquel caso la lluvia) para alcanzar la primera posición debido a que muchas de sus rivales sufrieron caídas debido a la situación meteorológica.

También en comunicaciones de organismos oficiales se suele ver algún error parecido. Recuerdo un anuncio y algún comunicado de la DGT (Dirección General de Tráfico) en el que se advertía de los peligros de la conducción bajo ‘’condiciones climatológicas adversas’’. Nuevamente, con lo que tenemos que tener cuidado al conducir es con las condiciones meteorológicas adversas que nos podamos encontrar en un trayecto; como la nieve, la lluvia intensa, el viento fuerte…

Mientras escribía esta entrada al blog el comentarista de un partido de futbol comentaba que la climatología había sido mala durante la primera parte de un partido, debido a que había llovido y granizado. Una más.

2 de Julio de 2014. Una granizada para la historia.

Pasados ya varios días de la gran granizada que afectó a Almazán el pasado miércoles, aun se sigue hablando de ella y parece que no será fácil de olvidar. El acontecimiento lo merece ya que la granizada que se vivió ya ha pasado a formar parte del conjunto de efemérides de la meteorología soriana. Las imágenes hablan a las claras de las dimensiones y consecuencias de la granizada, sobre todo en cuanto a la cantidad de granizo acumulada. Se habla de la caída de granizo durante al menos 45 minutos, algo nada habitual. Las montañas de granizo que dejó la tormenta sobre Almazán es lo que le confiere unas características especiales y es que a los que nos dedicamos a la meteorología nos cuesta recordar imágenes de tal acumulación de granizo como la que se vivió en la villa admantina.

granizada1_bis

Es difícil situar la granizada de Almazán en un contexto de comparación con otros acontecimientos similares ya que el granizo es unos de esos fenómenos  de los que no se tiene tan buenos registros climáticos como de otras variables meteorológicas como la temperatura o la cantidad de precipitación liquida. Así, no es fácil encontrar una climatología completa de granizadas en el conjunto de España, debido a que su observación se basa siempre en registros subjetivos y que por el carácter local de las tormentas que las provocan no siempre quedan registrados. Únicamente en ciertos sectores de la península donde las granizadas tienen una habitual presencia y suelen causar muchos daños (por ejemplo el valle del Ebro), se tienen más registros del fenómeno al haber instaladas redes de granímetros que son los instrumentos utilizados para medir las granizadas de forma objetiva. Estos instrumentos se basan en una placa donde quedan registrados los impactos del granizo, pudiéndose determinar de forma aproximada la cantidad y dimensiones del granizo.

De todas formas, como ya he comentado más arriba, al que escribe este texto le cuesta recordar imágenes de tal acumulación de granizo en España, y eso que en los últimos tiempos cuando se produce un fenómeno de dimensiones tan excepcionales las imágenes del fenómeno suelen ser numerosas. Más común que la observación de tal cantidad de granizo es la observación de granizo de gran tamaño. Así, no del todo extraño es observar a lo largo del año alguna granizada severa donde el pedrisco llega al tamaño de una pelota de golf e incluso al tamaño de un huevo de gallina.

granizada2_bis

A pesar de que la caída de granizo no es algo extraño en la época de tormentas, el granizo o pedrisco es uno de los fenómenos que dan más dolores de cabeza a los meteorólogos a la hora de su pronóstico, tanto por la dificultad en sí de su predicción, como por las nefastas consecuencias que acostumbra a tener sobre cultivos, edificios o coches, dejando daños por valor, según datos de las compañías de seguros, de muchos millones de euros anualmente en España.

cumulonimbus2Cuando se forma una tormenta, dentro de ella se genera un flujo que asciende (cualquier tarde de verano podemos observar como los cumulus se van desarrollando verticalmente gracias a este flujo ascendente hasta convertirse en los grandes cumulonimbus que acaban descargando las tormentas), a su vez cuando la tormenta ya se encuentra desarrollada también tenemos el flujo descendente dentro de la nube mediante el cual nos llegaría la precipitación a la superficie. Estos flujos de ascenso y descenso son los que hemos marcado en la siguiente gráfica de la nube y son también los flujos de subida-bajada que podríamos esperar encontrar cuando se desarrolla un núcleo de tormenta simple.

Una vez que tenemos este núcleo de tormenta con sus flujos ascendentes y descendentes nos fijaremos en otros factores que serán los que ayuden a que la tormenta de lugar a fenómenos severos como la granizada de Almazán. Uno de los factores que ayudará a que se pueda formar el granizo será hasta donde se pueda desarrollar la corriente vertical, lo que se llama el nivel de equilibrio (en las grandes tormentas se sitúa por encima de los 10 km), y que marcará hasta que altura se desarrolla la nube. El nivel de equilibrio será importante ya que cuanto más alto sea este punto, las partículas que precipitarán habrán estado expuestas durante más tiempo a temperaturas por debajo de 0 ºC, favoreciendo que se puedan solidificar y convertirse en partículas de hielo. Se suele considerar que las condiciones de temperatura óptimas para que se forme el granizo se sitúan en el estrato de la atmósfera con temperaturas entre -10 y -30 ºC (capa situada habitualmente por encima de los 5000 metros en el periodo de verano). Aquí es donde entra en juego un elemento muy importante para la generación de una granizada tan severa como la que se vivió en Almazán. Este elemento es lo que se llama en meteorología la cizalladura, una variable que nos da una idea de cómo van variando los vientos según vayamos subiendo en la atmósfera. Será importante porque si la cizalladura vertical es importante hará que el juego de corrientes de subida y bajada del que hablábamos anteriormente se desacople  y haga que el núcleo de tormenta simple con un flujo de corriente ascendente-descendente evolucione a otros tipos de tormentas más complejos. En estas tormentas más complejas los flujos de corrientes ascendentes-descendentes queden desacoplados y hace que las partículas queden sometidas a corrientes más complejas, favoreciendo que sigan flotando en ese estrato del que hablábamos entre los -10 y -30 ºC y por tanto puedan ir chocando entre ellas en esa zona, ir agregándose y llegado el momento precipitar en forma de granizo, ya sea con granizo de gran tamaño o con grandes cantidades de granizo como el miércoles pasado si el fenómeno es muy persistente.

En el caso de la tormenta de Almazán, cabe pensar que nos encontramos con un flujo de ascenso fuerte y persistente a lo largo de muchos minutos y con una cizalladura del viento importante (así lo pronosticaban los modelos de predicción meteorológica), posiblemente también ayudada por factores locales. Aunque podamos tener claro cuáles son los factores que lleven a desencadenar una tormenta con granizo, el pronóstico en cuanto posición y dimensiones de una granizada como la del 2 de Julio es algo bastante complicado.

 

Las nubes del domingo

Este pasado domingo llegaron a la redacción de Desdesoria.es algunas fotografías del cielo desde diferentes puntos de la provincia de Soria donde se podía observar un manto de nubes de aspecto rasgado y distribuidas de una forma más o menos regular. Una formación de nubes que llamó la atención de muchos sorianos y que nos hizo preguntarnos de que tipo de nubes de trataba y cual era el motivo de su formación.

NubesDesmenuzadas1

Para clasificar un determinado tipo de nubes según sus características visuales la OMM (Organización Meteorológica Mundial) tiene establecidos unos criterios concretos que nos pueden servir en este caso. Si nos fijamos en su morfología podemos separar dos grandes grupos de nubes en función de si predomina su dimensión vertical (cumulus) o su dimensión horitzontal (estratus) y aunque este no sea un caso muy claro para su clasificación a simple vista, las nubes de las fotos pertenecen a la familia de los cumulus. En concreto son Altocumulus (Ac), un tipo de nubes que como en el caso del domingo suelen aparecer en grupo y muchas veces formando algo parecido a un manto (a veces con miles de Altocumulus en su interior) como se podía observar en las fotografias.

Las características principales de los Altocumulus es que se suelen formar en alturas medias de la troposfera, entre los 2000 o 5000 metros, debido a la presencia de cierta inestabilidad que hace elevarse una masa de aire húmedo. Cuando la extensión del manto de Altocumulus aumenta con el paso del tiempo puede indicar la aproximación de un frente y es por eso que en determinadas ocasiones se consideran precursores de la llegada de un cambio de tiempo.

NubesDesmenuzadas2

Además, dentro de los Altocumulus nos encontramos también diferentes subdivisiones de este tipo de nubes, los más típicos son los Altocumulus undulatus, castellanus, leticularis o floccus. En nuestro caso los podríamos clasificar en este ultimo caso, es decir como Altocumulus floccus debido a esa característica forma de copos a que se asemejan estas nubes.

En las imágenes del satélite Meteosat casi eran inapreciables al tener poca extensión tanto vertical como horizontal y ese aspecto deshilachado que a veces provoca iridiscencias al interaccionar con los rayos del sol. Únicamente en las imágenes del canal visible de alta resolución se podían observar en el interior peninsular pequeñas agrupaciones nubosas (dentro del círculo rojo) que  correspondían a los Altocumulus que se fotografiaron. A la derecha de la imagen se puede observar el frente frío que se situaba sobre el oeste peninsular y que, aunque alejado, pudo ser el causante de la formación de estas nubes, ya que en su parte delantera se formaban ascensos.

Meteosat_08062014_HRVIS