Wabi-Sabi, aire fresco en Valladolid

imageMe gusta empezar este año hablando de un local nuevo que aporta aire fresco al encorsetado panorama gastronómico de Castilla y León. Wabi-Sabi ha abierto recientemente sus puertas en Valladolid bajo la denominación de taberna japonesa, con toda la declaración de intenciones que el título supone. Llegamos al local dirigidos desde su ‘hermano mayor’ Los Zagales, la taberna de pinchos más o menos tradicionales archiconocida en la capital pucelana. Lo primero que llama la atención es la cuidada decoración del local, mezcla de maderas, luces tenues, un banco de peces de pergamino e imágenes de dibujos y películas setenteros de temática kung-fu y ‘puños fuera’ que ya auguran que estamos en un restaurante japonés, pero no tanto. Me gustó toda esa simbología, un guiño de sentido del humor para quitar seriedad a la cosa. En definitiva se trata de una taberna, con sus mesas altas y taburetes y un surtido de pinchos para picar, aunque también se puede comer o cenar a la carta y hay espacios con mesas bajas tipo restaurante al uso. Después leo que la decoración ha corrido a cargo del prestigioso estudio de Sandra Tarruella, que ya ha vestido otros locales gastronómicos de prestigio. Y corroboro que, como en todo, es importante contar con un buen profesional.image

 

image
Hamburguesa de kobe

Elegimos para picar una serie de pinchos del surtido que mezcla lo frío con lo caliente, lo eminentemente japonés con bocados más tradicionales, sin que a mi juicio se reste un ápice de autenticidad. Al fin y al cabo, todo lo que probamos estaba muy rico, bien presentado, nos lo sirvieron rápido y bien y a un precio razonable, y de eso se trata, ¿no? Quien busque la ortodoxia de la comida japonesa no la encontrará en Wabi-Sabi, ni tampoco el que busque pinchos tradicionales. Precisamente esta mezcla es lo que resulta atractivo y divertido, y aporta un nuevo concepto gastronómico que se agradece. Con todo, los platos más ‘japoneses’ están más que logrados. Delicado el sushi, sabrosas las empanadillas de carne y verduras, refrescante el tataki de atún con sandía y guacamole de lima y espectaculares las dos hamburguesas, la de kobe y especialmente la Bur-geisha-tún, con atún rojo, panko, pan de alga nori, calabaza, mahonesa de soja y furikake. Este bocado lleno de sabor y texturas fue el pincho de plata 2013 en el XV concurso provincial de pinchos de Valladolid, una cita que tiene mayor dimensión año tras año. En los postres, un rico y original helado de judías rojas y un tradicional coulant de chocolate remataron una cena diferente y recomendable.

 

image
Empanadillas de carne y verduras
image
Bur-geisha-tún
image
Tataki de atún y sandía con guacamole de lima

Wabi-Sabi es el nuevo formato gastronómico que agradecemos los que buscamos calidad, pero también diversión y frescura en los nuevos establecimientos. Ojalá hubiera más ejemplos destacables en el relevo generacional hostelero de la región, locales que pueden y deben convivir con la cocina más tradicional y que ofrecerían un panorama más variado y completo, si lo que se busca es que Castilla y León atraiga turismo por la vía de la gastronomía. 

 

 

 

More from silvia

En Baluarte (de Pamplona)

Parece que hace mucho más tiempo, pero sólo ha pasado un mes...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *