¿Qué pasa en el Lolita?

image

De nuevo por estos lares, esta vez, no para hablaros de un restaurante, sino del local ‘sui géneris’ más de moda en Soria. El caso del Lolita es de estudio. Cualquier refrán, dicho, proverbio chino o leyenda que se precie sobre las bondades de lo pequeño se queda corto ante las dimensiones y éxito de este bar, situado en los bajos de un hostal que no sé siquiera si está abierto al público, en la calle Caballeros 25 de la capital soriana. El caso es que en poco más de 25 metros cuadrados, la pareja Jaime y Joel la han liado parda. En concreto, la llevan liando prácticamente desde que abrieron, y en unos meses hará dos años.

Esta pareja llegó de Madrid para pasar un fin de semana en Soria y les gustó tanto que decidieron quedarse. Y como chicos listos que son, vieron enseguida lo que hacía falta en esta ciudad, un sitio diferente, con marcha, con su puntito excéntrico, donde reinara el buen rollo y la gente se sintiera bien tratada. Y también tuvieron claro que su negocio sería su forma de vida, así que apostaron por un lugar pequeño, donde los gastos pudieran controlarse sin quebraderos de cabeza y se pusieron a trabajar, tanto en el local, como en las redes sociales. Y de ahí, todo rodado hasta hoy.

image

La cafetería, cervecería, restaurante de desayuno y brunch, como reza en su perfil de Facebook, es lugar obligado para cualquiera que busque pasárselo bien, o simplemente, desayunar o almorzar en un sitio tranquilo. “Creo que una de las claves es que aquí pueden venir personas solas, que tienen ganas de salir, de sentirse acompañadas. Aquí vienen mujeres solas y se sienten bien, y eso no les pasa en todos los sitios”, comenta Joel. Efectivamente, el trato personalísimo y la cercanía son casi obligados en el Lolita, añadidos a la filosofía de sus dueños. Y ahí reside una parte de su gran éxito, pero hay más. La música, las novedades constantes y un trabajo intenso en las redes sociales, especialmente en Facebook, que se ha converitdo en el boca a boca que ha llevado al Lolita a ser el local de moda, a pesar de su tamaño y de que los exteriores no son los idóneos para extender la fiesta, por el paso de una calzada bastante transitada. Pero todo eso da igual. Fiesta que organizan, fiesta que se desborda. Y por el día siguen pasando clientes, más calmados, en busca de un café mañanero, un batido, una copa después de comer…

La oferta gastronómica del Lolita se concentra en los desayunos, con pulguitas al uso, y una carta de hot-dogs por la noche. Su mini cocina no permite mucho más, pero al menos no han descuidado ese tema tan importante. Batidos y cafés especiales completan la carta de este sitio difícil de clasificar, aunque esté alejado de la categoría de restaurantes donde lo ubican los clientes en el TripAdvisor, llevándolo a los primeros puestos de Soria.

image

El Lolita es fiesta, pero también es reivindicación cuando toca e incluso, solidaridad. Desde su apertura, han sido varias las acciones emprendidas en favor de causas como la recogida de alimentos, o la más reciente, una original carrera sobre tacones para celebrar también aquí el Día del Orgullo Gay. El Lolita también ha contribuido a dar visibilidad, y sobre todo, normalidad a un colectivo que en Soria ha estado prácticamente escondido durante años. En próximas fechas organizará nuevas actividades en colaboración con la Fundación Triángulo y Apoyo Positivo relacionadas con la concienciación sobre el Sida.

El Lolita ‘reabre’ mañana sus puertas tras un pequeño lavado de cara. No necesita más. Les pregunto a Jaime y a Joel si, visto el éxito, no les gustaría regentar un sitio más grande. Dicen que no, que parte del encanto del Lolita es su tamaño. Estoy segura de que sabrían dar con la fórmula en cualquier otro sitio, por su experiencia vital y también en gestión hotelera y publicidad entre otros campos, pero han elegido este lugar, y está en Soria. Y para nosotros ha sido una suerte.

 

More from silvia

Wabi-Sabi, aire fresco en Valladolid

Me gusta empezar este año hablando de un local nuevo que aporta...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *