Dulces caseros

Floretas

imageSoy golosa. Me gustan los dulces y no puedo ir a un restaurante y prescindir del postre, porque es mi parte preferida del menú, un remate indispensable para una buena comida. Me encanta el chocolate, en cualquiera de sus variantes, pero también las tartas de fruta, las espumas, las sopas dulces, los helados y sorbetes y el punto ácido de una buena crema de limón. Pero si hay algo ante lo que no puedo resistirme de ninguna manera es la repostería tradicional: las pastas, los rosquillos, las galletas, los bizcochos hechos es casa… verdaderos manjares que han pervivido en el tiempo, base de la gastronomía de cualquier lugar. El mundo dulce ha avanzado mucho en la cocina actual y qué decir de la repostería creativa, pero la base está en este tipo de recetas, tesoros de harina, huevos y azúcar.

Estos días los he pasado en Extremadura, en un pueblo de Badajoz donde tengo mis raíces. Allí el jamón es extraordinario, al igual que el resto de embutidos, quesos, aceite, hortalizas, licores… pero los dulces merecen un capítulo aparte. Recuerdo de pequeña que las mujeres del pueblo preparaban sus masas y después se reunían todas en la panadería que les prestaba el horno para que pudieran cocerlas. Desde entonces tengo el empeño de contar con un horno de uso comunal, me parece una buena forma de hacer vecindad. Hoy se siguen haciendo los dulces como antaño, de manera artesana: perrunillas, gañotes de miel y de huevo, virutas de vino, floretas, bollas de chicharrones y de azúcar… delicias para el paladar con masas simples, pero elaboraciones muy concretas que hay que aprender mirando.

Otro día hablaremos de la repostería tradicional soriana, mantenida gracias a muchas panaderías del medio rural (los dulces de las Hermanas Clarisas merecen un apartado especial). Pero hoy quería destacar esta parte de la gastronomía extremeña, tremendamente rica, por cierto. Os dejo una receta de un libro que recoge platos tradicionales de la comarca de Tentudía, en Badajoz. Espero que os guste.

PERRUNILLAS:

Medio kilo de manteca de cerdo

Cuatro huevos

Harina

250 g. de azúcar

Levadura, vainilla, limón rallado

Aguardiente

Preparación:

Se bate la manteca y se le van añadiendo las yemas de tres huevos y un huevo entero. Las claras se reservan.

Se agrega el azúcar y la ralladura de limón (vainilla y aguardiente son optativos).

Poco a poco se añade harina con levadura, hasta que la masa se pueda manejar fácilmente (como masa blanda de pan).

Se van cogiendo trozos de masa, formando bolas un poco más grandes que el tamaño de una nuez. Después se aplanan con las manos, dándoles forma ovalada.

Se colocan en una fuente de horno y se les unta con clara de huevo semimontada y azúcar.

Se meten al horno a 180 grados hasta que estén doradas.

 

 

More from silvia

Sobrevivir a la Navidad (y a sus comilonas)

C0nsejos vendo y para mí no tengo. Eso pensaría mi madre si...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *