Deliciosas galletas artesanas

IMG_4195
Las galletas de Anne, recién horneadas

Vivir en Soria tiene sus ventajas y desventajas en cuanto a lo gastronómico. Empezando por lo negativo, yo lo concentraría en que falta oferta y novedad, unidad para crear una cocina con ‘gancho’ y profesionalidad en algunos establecimientos a la hora de tratar al cliente. Pero también creo que hay mucho de bueno y que hay que destacarlo por encima de lo demás: por ejemplo, el poder salir al campo, coger unas setas, cocinarlas y comerlas al momento no tiene precio. Tampoco la cultura del ‘cañeo’, que evita el frío social. Y los buenos productos, asequibles para todos, como el pan. Pero lo mejor de todo es poder encontrar ‘tesoros gastronómicos’ en pueblos de la provincia, como estas deliciosas galletas que Anne prepara en su casa de Fuentelfresno.

Aunque es francesa, ya podríamos decir que está totalmente ‘sorianizada’. Para nuestro bien, ha mantenido la estupenda tradición repostera gala, heredada de su abuela. De ella es también el delantal con el que cocina sus galletas. La receta es sencilla, pero no simple (como todo lo bueno). Mantequilla (claro), harina, azúcar, huevos, levadura, sal y los añadidos: chocolate, limón, naranja, canela, clavo, cardamomo, anís, pimienta, jengibre… Pero hay más: las proporciones, la procedencia de los ingredientes, el orden de los mismos, la manera de unirlos… y sobre todo, la cocina de leña, la económica que aporta ese sabor especial y único de las galletas de Anne. Y también que las prepara por encargo, sabiendo para quién las cocina y le pone todo el cariño del mundo. Es el toque final y definitivo. Yo le pregunto que por qué no se plantea un pequeño obrador, una venta a mayor escala, profesionalizarse. Y dice que no, que entonces no las haría en su cocina, no serían tan artesanas y perderían parte de su gracia. Y me convence, claro.

Mientras charlamos de su otro ‘oficio’, el de las Flores de Bach (Anne tiene una consulta sobre los remedios de estas flores), maneja con soltura y precisión los ingredientes de las galletas. En la económica sólo cabe una bandeja, así que como mucho se preparan diez o doce galletas de una vez. La masa, compacta y grumosa, se coloca en montoncitos sobre la placa, con poco miramiento. El calor de la leña las igualará, aunque lo cierto es que no tienen por qué ser idénticas. Al fin y al cabo, eso también las distingue de las industriales. El tiempo que están en el horno es relativo, porque el calor de la madera no es tan preciso como el gas o las placas eléctricas, pero a Anne le basta con echar un ojo para saber cuándo están en su punto. El olor en la cocina empieza a marear. Las hemos elegido de chocolate y especias, integrales y de chocolate y naranja. Se venden en bolsas de cuarto, medio o un kilo (cuestan doce euros el kilo y cunden muchísimo).

 

IMG_4202
La cocina económica, parte del éxito de Las Galletas de Anne

Salimos de casa de Anne, bolsas en mano. Nos da las últimas galletas en un plato, para que no se ablanden, pero su destino está escrito. Imposible resisitirse en el trayecto de Fuentelfresno a Soria. Podéis encontrar a Anne en su página de Facebook (Las galletas de Anne) y hacerle un encargo. Ahora estamos de suerte, porque la cocina económica se ha puesto en marcha y ya no parará hasta el verano. Y sin duda que merecen la pena. Ya me lo contaréis.

 

El resultado
El resultado

logo

 

More from silvia

Donde reside el mérito

Hacía tiempo que quería compartir esta reflexión con vosotros. Este año he...
Read More

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *