Croquetas frescas cada día

Corquetas 9
Croqueta de hongos

Como sabéis, me gustan las novedades gastronómicas. Una de ellas llega a Soria la próxima semana. La cadena vasca Croqueta y Presumida tendrá un espacio en el supermercado E. Leclerc para ofrecer su variedad de croquetas, frescas y hechas a diario, según reza la publicidad de la empresa. Habrá que probar el producto para juzgarlo, pero lo que es cierto es que Croqueta y Presumida ha crecido con rapidez desde sus inicios, y ya tiene varias tiendas en San Sebastián, Bilbao, Pasajes, Vitoria, Logroño, Santander, Errentería, Irún y Pamplona. Soria es la siguiente parada en la expansión de esta empresa con raíz en Zarautz.

Croquetas 3

Croquetas 2

La croqueta no es una preparación complicada, pero darle el punto sí tiene su aquel. En este caso, como en el de la tortilla de patata, como las de la madre, ninguna, pero el rango que nos encontramos en los bares y restaurantes es insondable. Desde aquellas que sí tienen un cierto parecido con las que nos han hecho las madres o abuelas con paciencia y amor, hasta las argamasas y torpedos congelados, pasando por masas insípidas, cargadas de aceite o engendros en los que no se encuentra el relleno. La teoría dice que una buena croqueta tiene que ser proporcionada, ligeramente crujiente por fuera y fluida y cremosa por dentro, con un equilibrio entre el gusto láctico de la bechamel y el relleno que lleven. En Madrid Fusión asistí a un concurso de croquetas, y pude comprobar que aunque la teoría es una, los caminos son muchos, y también los gustos de cada cuál, pero lo cierto es que cuando se encuenta una buena croqueta (como las que probé recientemente en Tondeluna, en Logroño) es un verdadero e inolvidable placer.

Croquetas 5

Croquetas 6

Croquetas 1

La novedad que anuncia Croqueta y Presumida es que están hechas cada día, con leche de caserío, sin conservantes de ningún tipo, y que todas las que no venden, se retiran. Se presentan en cajas de 12 (5,5 euros) y 24 unidades (9,95 euros) y tienen hasta 13 variedades: puerros y gambas, chipirón en su tinta, centollo, bacalao, huevo y york, espinacas con jamón, pizza, carne con piquillo, hongos, champiñón al ajillo, chuleta y queso idiazábal.

Lo dicho, habrá que probarlas. Yo tengo curiosidad, sobre todo porque una amiga de San Sebastián me comentó que allí hacen colas para comprarlas. Y nadie sabe más de comer bien que los donostiarras.

 

More from silvia

Redescubrir Los Quintanares

El restaurante Los Quintanares, en Rioseco, es uno de los ‘fijos’ del...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *