Catar no es un emirato

Garnachas 2Recupero aquí parte de un antiguo post sobre las catas, a cuenta de una reciente organizada por la Asociación Cultural y Gastronómica soriana de la mano de Alfredo Rodríguez Plaza (una de las personas que más sabe de vinos en Soria). En esta ocasión se trató de catar seis vinos de la zona del Moncayo, muy cerquita de tierras sorianas, botellas de las denominaciones de Borja y Calatayud que han dejado atrás su pasado de vinos recios que teñían los vasos y ahora producen vinos de calidad a base de uvas garnachas, tan denostadas en algunos momentos.

Asegura el gran experto en vinos, Mikel Zeberio, que la mejor cata es la hedonista. Yo añado que esta máxima sirve para todo en la vida. Si el único objetivo es disfrutar, cualquier actividad resulta no solo placentera, sino pedagógica. Cuando uno se enfrenta por primera vez a una copa de vino con ánimo de ir un poco más allá del mero trago viene a la cabeza la imagen de una nariz inmersa en el balón de cristal o aquella de alguien que agita el contenido de la misma como si le fuera la vida en ello. Por mi (corta) experiencia, lo mejor es iniciarse con alguien a quien realmente le guste el vino, y no me refiero a un esnob capaz de recitar aromas que el común ni conoce (como para reconocer), sino que realmente disfrute bebiendo caldos. Estos ‘expertos’ se centrarán en despertar la curiosidad de los novatos catadores, en vez de iniciarles en parámetros que sólo se adquieren con años de experiencia. Porque de eso se trata, ni más ni menos: de curiosidad y de años. Garnachas 1Si se bebe un vino de manera consciente, atendiendo a su aroma mientras la copa está quieta, descubriendo nuevos matices cuando se agita el vino, cuando toma aire, degustándolo en pequeñas dosis para que todas las papilas se impregnen se van descubriendo cosas, algunas tan increíbles como que cada vino tiene su personal vida. Poco a poco se podrán añadir saberes que hablan del cuerpo del vino, de su brillo, de su color, de su crianza, de su edad, de su origen, de la variedad de sus uvas, de la mano del enólogo… En los aromas, todo cabe: desde la grosella al tabaco, pasando por el heno, la pizarra, el melocotón o los guisos de toro y así hasta miles de matices que no sólo pueden descubrir narices privilegiadas, sino cualquiera que cada vez que tome un vino anote (si es posible en papel) las sensaciones que percibe, durante varios años. Sólo así descubrirá que se trata de un elemento vivo que habla de todo el proceso de su creación, del sol y la lluvia que ayudaron y de la propia tierra donde crecieron las cepas. Un pequeño milagro al alcance, al que hay que saber apreciar, más allá de modas y generalidades. Porque hay que tener en cuenta que el gusto por un vino es subjetivo, como lo es el gusto por un aroma. Los caminos del olfato son insondables, pero poderosos, tanto, que hasta la conexión con otra persona depende de ello. Vemos y escuchamos mucho, tocamos menos y degustamos y olemos poco, al menos, de manera consciente. Acostumbrarse a oler objetos, frutas, personas… ayudará a ejercitar este sentido en el que viven los recuerdos. Después, todo será más fácil. Sin olvidar el objetivo: disfrutar.

Desde aquí os animo, a los profanos en la materia como yo misma, a asistir a alguna de las sesiones de cata que se organizan en Soria y a iniciarse en este camino sin retorno. Y también a dejarse aconsejar por los que realmente saben, dejando esnobismos a un lado. Os dejo el enlace al blog de la Asociación Cultural y Gastronómica soriana: http://asociacionsoriana.blogspot.com.es/

Tags from the story
More from silvia

«Soria tendría que aprovechar más sus recursos naturales»

Para muchos cocineros, trabajar con un producto tan natural y especial como...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *