Alimentaria, desde pizzas-polo hasta macarrones fritos

image
Almendras con oro

Alimentaria es la gran feria de alimentación y bebidas de nuestro país, un monstruo ingente que a la fuerza tiene que promover negocios, dentro y fuera. Dentro, porque se dan cita 3.800 expositores repartidos en los 94.500 metros cuadrados que tiene de superficie en los salones dedicados específicamente a los vinos y espirtuosos, la restauración, productos cárnicos y derivados, productos lácteos, multiproducto, aceite de oliva y aceites vegetales, el mundo dulce, aguas, bebidas refrescantes y cervezas, conservas y semiconservas, productos del mar, acuicultura y piscifactoría, productos congelados y alimentación ecológica, además de un pabellón dedicado a las autonomías y otro a la escena internacional. Fuera, porque más de 140.000 visitantes se tienen que notar en una ciudad, en los hoteles, taxis, restaurantes y bares de copas, cuando menos. Asegura una experta con la que he hablado del tema que Madrid está dejando morir sus ferias, y en este punto es inevitable comparar Alimentaria con el Salón del Gourmet, porque ambas se han celebrado en el espacio de un mes escaso, y la de Barcelona está a años luz de la madrileña.

En Alimentaria todos buscan el negocio, y seguramente muchos lo encuentran. Los más pequeños, porque quieren que los grandes y las cadenas de distribución se fijen en ellos. Los más grandes, porque necesitan unirse, y sobre todo, captar mercados extranjeros. Se ha hablado mucho inglés en esta edición, y se ha notado más que nunca que Alimentaria es una cita empresarial, por encima de su faceta como escaparate de curiosidades. Un detalle que habla de ello es la escasa presencia de gente en el pabellón internacional. Las empresas alimentarias españolas no buscan comprar, sino vender, y si es a otros países, mejor, porque el mercado nacional está como está.

Otro detalle importante que hace grande a Alimentaria es que aúna empresas, distribuidores, importadores, departamentos de investigación, restauradores y clientes, es decir, toda la cadena de este sector que en España es el primero en facturación (90.168 millones de euros el pasado año yque  emplea a 440.000 personas. Innovación, gastronomía e industria, una ecuación infalible.

image
Llega la Nocilla de almendras
image
Setas que nacen en botes

 

image
Paellas con caldos preparados por doquier
image
La pizza-polo, del congelador al tostador
image
Decoración de sandías y melones

¿Qué hay de nuevo?

Muchas marcas buscan su distinción en el diseño, la calidad y también en la investigación para dar con nuevos productos. Lo que más me ha llamado la atención de esta feria ha sido:

-Yogures con aceite de oliva (que sólo saben a yogur)

-Snacks de fruta y de vegetales (comienzan a ser legíión. Los más originales, los de gazpacho)

-Nocilla de almendras (sí, sí, se acabó aquello de leche, cacao, avellanas y azúcar)

-Los frutos secos se enriquecen con todo tipo de especias, incluso con oro

-La leche de soja ha dado paso a la leche de arroz, de almendras, de avena, de coco…

-Los kits de arroz+caldo=paella se imponen

-Se reduce considerablemente el mundo dulce y se amplía el de productos ecológicos, sin gluten, sin lactosa, sin alérgenos…

-Pizzas congeladas con palo, como si fueran un polo. Del tostador al plato, bueno, a la mano

-Los cárnicos también se apuntan a la producción más ‘sana’, con embutidos bajos en sal y en grasa

-Ganan terreno los productos de cuarta y quinta gama, como los preparados para tortillas, kits para hacer tapas, pasta con envases autocalentables…

-En el mundo de la restauración ganan terreno las envasadoras al vacío y los hornos de vapor. Se impone esta técnica.

-Las cervezas artesanas o condimentadas ganan terreno.

-Con los vinos, quesos y aceites de este país se podría alimentar (y bien) al mundo entero. Crecen las denominaciones pequeñas, ecológicas y con alguna singularidad que las distinga del resto.

-Como ocurría en el Salón del Gourmets, hay pequeños productores que están haciendo maravillas, pero les falla la distribución. Por cierto, he podido ver más de 20 carteles de empresas en busca de distribuidores, por si alguien está interesado.

-Aneto y Gallina Blanca destacaron por sus stands en los que repartían caldos y paellas (hechas con sus caldos).

Castilla y León ha estado muy representada en Alimentaria 2014. Los espacios Tierra de Sabor se repartían por toda la feria aglutinando a los distintos sectores. El bar comunitario, uno de los espacios más visitados de la feria. Se nota la apuesta de la Junta por la gastronomía regional. Que siga…

-En cuanto a Soria, la mayoría de empresas han acudido bajo el paraguas de Tierra de Sabor, incluido Torrezno de Soria (por primera vez bajo esa denominación en Barcelona). Al margen se ha quedado el grupo Villar, con stand propio, y Soria Natural y Patatas Añavieja, colocados en el sector de alimentación ecológica. He echado de menos a los vinos sorianos.

-Cada vez veo más setas de cultivo y setas congeladas en este tipo de ferias.

-El stand de Churruca, uno de los más concurridos (porque regalaron kilos y kilos de kikos).

Otro día os cuento las novedades que llegan desde Soria, que también las hay.

image
Pabellón de las autonomías, con Tierra de Sabor visible
image
Bombones increíbles
image
Bebida muy spanish
image
El fútbol, también presente en Alimentaria
image
Moldes de todos los tipos
image
Panes, a la vieja usanza
image
Fruta congelada en bloque
image
Snacks de fruta y de gazpacho
image
Nuevas chuches

More from silvia

Valencia en el plato

De vez en cuando tengo ganas locas de ir a Valencia. Me...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *