GRANDES ACTORES, ENORMES PERSONAS

Hoy, jueves 9 de octubre a las 20,30 horas,  empieza el teatro en La Audiencia y lo hace con un plato fuerte, Los Mácbez (18€). Una versión hecha por Juan Cavestany, dirigida por Andrés Lima y protagonizada por La Machi y Javier Gutiérrez.

Machi y Javi Gutiérrez

Como a La Xirgu, a La Espert o a La Portillo, Carmen Machi ya merece ese ‘artículo’ de confianza, de prestigio y de grandeza por su espléndido trabajo tanto en los escenarios como en la televisión y en el cine. Tengo un programa de mano de 1995 en el que vi a Carmen hacer un Valle-Inclán, Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte. Mi duda es si fue aquí en Soria o en Zaragoza mientras estudiaba. Le preguntaré. Desde entonces, trato de no perderme nada que esta mujer hace en teatro. En La tortuga de Darwin hacia la composición teatral más impresionante y completa que yo haya visto jamás: cambiaba su voz, su fisonomía, su expresión corporal. Se transformaba y dije ‘esto es actuar’. En Agosto, hacia una inconmensurable, sacrificada y abnegada  hija  de la gran Amparo Baró, …menudas dos actrices para la obra más monumental de los últimos tiempos teatrales. En Juicio a una zorra volvió a demostrar su capacidad interpretativa: ella sola, nada menos, contra todas las divinidades posibles, encima de una mesa y a base de vino, se convertía en  una diosa del escenario. En El caballero de Olmedo, más reciente, Carmen, en pocos días, tuvo que aprenderse el papel que le correspondía a La Sardá que se puso malita. ¡Qué grande!

De Javier Gutiérrez,  ¿qué podemos decir? Yo lo conocí en Argelino, servidor de dos amos (2008) y creo que por aquello le dieron el Premio Max de Teatro. Luego lo he visto en Tito Andrónico, Elling, El traje y cada vez ha ido creciendo más y más encima de los escenarios. Ahora es de esos actores que lo llenan y vale para todo: canta (en ¡Ay, Carmela!), hace comedia (en Gente de mala calidad), se atormenta (en Woyzeck) …

Cualquiera que lea esto dirá, pero este friki del teatro habla de dos grandes actores y no menciona sus papeles en el cine y en la televisión. Pues sí, he de confesar que nunca he visto Aida ni Águila roja. El teatro me absorbe todo mi tiempo y mi seso. Es verdad que lo mejor de Ocho apellidos vascos es la actuación de Carmen Machi y de Karra Elejalde (esto ya lo dije en alguna de las entradas de este blog) y que en Soria estamos ansiosos y desesperados por ver a Javier Gutiérrez en La isla mínima, pero aún hay que esperar (este próximo viernes tampoco la traen).

Y de Los Mácbez qué decir sin enrollarme tanto (que luego nadie llega a leer hasta el final). La verdad es que tengo mucho interés por ver esta versión del siglo XXI de Macbeth de Shakespeare. Me atrae su adaptador,  Juan Cavestany. Si pincháis aquí, podéis ver el corto más fascinante de este artista inclasificable e intrépido, 15 minutos de estupefacción y surrealismo con el que no puedo para de reír. La última versión de la clásica obra shakesperiana que vi fue “MBIG” (McBeth International Group)  en La Pensión de las Pulgas y me fascinó ese teatro cercano e intenso, donde te llega a salpicar el sudor y la saliva de los actores. Creo que Los Mácbez es un poco más gore, más visual y estética, más corrupta o ‘política’ y ambiciosa. En su programa de mano cuentan que la obra «profundiza en lo más oscuro del corazón y del deseo, que se ve con los ojos y con la cabeza, pero que se recuerda con el estómago». ¡Qué buena pinta tiene!

Los Mácbez

Un espectáculo de lujo para Soria. En todos los teatros, donde han estado, han llenado. Esperemos que aquí sea así también.

Los grandes actores lo son por lo que hacen dentro y fuera de los escenarios. De Carmen y de Javier, personalmente, puedo dar fe de que también lo son en la vida cotidiana. Os cuento mi historia. Sabiendo que actuaban en Soria, mandé un correo electrónico a la página web que tienen de la obra. Les preguntaba que, ya que venían, si se podían pasar por el IES «Politécnico» y realizar un encuentro con los alumnos de 1º de Bachillerato (el curso pasado leyeron La tortuga de Darwin). El otro día me llamaron y hoy jueves por la mañana se vienen un rato con nosotros. Como de cuento de hadas, ¿no? o como de cuento de gente normal, llana y amable. Gracias Vicente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *