Cima 33 de 45. Ciudad Real. Pico del Amor (Oeste). 1.375 metros. 11-6-2017

Dos inmensas llanuras arboladas situadas a casi 900 metros de altitud separadas por una mole de montañas no muy elevadas pero sí muy salvajes. Más o menos eso son los Montes de Toledo. No las llanuras, sino la mole que las divide. En estos montes se encuentran dos de las cimas de este reto. Esta mañana hemos hecho una, la de Ciudad Real: un lugar a unos 200 metros al Oeste del Pico del Amor. Queríamos hacer mañana la segunda, el Corocho de Rocigalgo de Toledo, pero el vehículo que nos ha transportado aquí no ha querido continuar y nos hemos regresado a Soria en el mismo día.

Así que la jornada ha sido larga. José Vicente y yo hemos quedado a las 6.30 de la mañana, con las primeras luces del día. Ayer, por tanto, no vivimos como se merece la tarde del Lavalenguas en Valonsadero. Para no perder mucho tiempo y para evitar las horas centrales del día, hemos conducido hasta Burguillos de Toledo, para recargar el móvil (no cargaba en el coche, una señal) y para almorzar ante lo que nos esperaba.

La siguiente parada ha sido también en la provincia de Toledo, en Ventas con Peña Aguilera. Allí, en su oficina de turismo, nos han dejado el número de teléfono del guarda cuya finca íbamos a atravesar para subir a los Riscos (el lugar con prominencia más alto de Ciudad Real) y al Pico del Amor. Le hemos llamado inmediatamente contándole nuestras intenciones y el número de personas que éramos, y no ha puesto ninguna pega. Es fácil leer en internet que conseguir los permisos para este pico es complicado, especialmente si se sube desde la provincia de Ciudad Real. Nosotros, como he dicho, sin ningún problema.

En el Pico del Amor
En el Pico del Amor

En Ventas de Peña Aguilera, siguiendo la calle Zarcita, se recorren cuatro o cinco kilómetros de una pista forestal que muere en la Finca de Peralosa. Allí hay que aparcar. La ruta a pie sigue de frente, dejando a unos 50 metros a la derecha las edificaciones de esta finca.

El gran cortafuegos

Nosotros ya nos hemos acostumbrado a ir con el track en el móvil, pero no hay mucha pérdida. Hay que seguir ese camino durante poco más de un kilómetro. Desde el principio se ve un gran cortafuegos que va a ser nuestra senda para llegar al cordal. El paisaje tiene unas bonitas formaciones de piedra, unas encinas de gran porte y mariposas de varios colores por todos lados. Hace más de 30 grados.

Superado ese kilómetro, cuando se llega a la altura del cortafuegos después de abrir y cerrar la tercera valla, se gira a la derecha. No hay pérdida porque a la izquierda lo único que hay son kilómetros y kilómetros de llanura. Una vez que se ha girado, los primeros metros son todavía llanos, pero pronto el desnivel se pone serio. El potente calor aumenta esa sensación de desnivel.

El cortafuegos no es muy largo. Aun así, viene bien tomar dos o tres descansos en las escasas sombras, aprovechando también las grandes rocas que lo cortan en dos tramos y que es necesario sortear por la derecha o por la izquierda.

Cuando se pasa este segundo tramo rocoso termina el cortafuegos y se alcanza una valla. Ese es el límite entre Toledo y Ciudad Real, provincia que en esta zona se adentra durante unos cuantos kilómetros en la de Toledo. Al llegar a la valla hay que torcer de nuevo, esta vez a la izquierda. Es evidente, porque de este modo se va ganando altura.

Lo que no es evidente es la ubicación del que pensábamos que era nuestro objetivo de hoy, los Riscos del Amor. Se trata de dos montículos de piedra, uno de los cuales está a este lado de la valla por el que caminamos (Toledo, 1.342 metros) y el otro al otro lado de la valla (Ciudad Real, 1.344).

En los Riscos del Amor
En los Riscos del Amor

En el camino de ida, de hecho, nos los hemos saltado. Nuestra caminata por el cordal de cima nos ha conducido al vértice geodésico del Pico del Amor. Como se ve desde lejos, se alcanza de modo instintivo. Es el punto más elevado de toda esta zona, con más de 450 metros de prominencia… pero se encuentra enteramente en la provincia de Toledo por algo menos de dos centenares de metros.

Con vértice y sin vértice

Como en ningún lugar pone dónde estamos, recordamos lo que nos ha dicho el responsable de la oficina de turismo: “El Pico del Amor tiene vértice geodésico. Los Riscos del Amor no lo tienen, son solo montones de rocas”. Por ello, mientras descansábamos, comíamos y bebíamos, hemos consultado internet. Efectivamente, nos los teníamos que haber pasado. Los Riscos estaban un kilómetro antes, después de un pequeño collado.

Como hemos podido, hemos saltado dos vallas en los puntos donde más deterioradas estaban, para poder hacernos la segunda foto de cima tras una breve trepada. A falta de vértice, alguien ha puesto un trozo de árbol que ya se ha secado.

En resumen: Por lo que he visto, el lugar más alto de la provincia de Ciudad Real está en el camino de ascenso al Pico del Amor. Calculando en el IGN, y como también he encontrado en otros lugares, mide 1.375 metros, cinco menos que el pico en sí. Su prominencia es nula porque se encuentra en pendiente. Los Riscos del Amor, 30 metros más bajos, al menos pueden decir que tienen 13 metros de prominencia.

Hemos bajado por el mismo lugar hasta el coche y, con él, de nuevo a Las Ventas con Peña Aguilera y al hotel-balneario. Es el penúltimo tramo que ha hecho antes de negarse a seguir el viaje con nosotros.

Punto de salida: Finca de Peralosa, a cuatro kilómetros de Las Ventas con Peña Aguilera.

Distancia: 10 kilómetros casi clavados.

Desnivel: De casi 900 metros a 1.380, con una levísima pérdida de altura en el collado. Al final, más de 500 metros.

Cuánto se tarda: Hemos tardado una hora y media clavada en subir al Pico del Amor. Al volver nos hemos entretenido un poco para cruzar la valla y coronar los Riscos del Amor. En algo menos de tres horas se hace bien.

Explícame cómo se sube sin literatura: Aparcas en esa finca de Peralosa. Sales del coche y sigues de frente. Al kilómetro y poco, después de la tercera valla que hay que abrir, ya ves a la derecha el cortafuegos. Hasta arriba. Cuando te encuentres con la valla, a la izquierda. En un rato ves el vértice del Pico del Amor. Cuando abandones la valla, ese es el punto más alto de Ciudad Real.

La canción de Fernando: