Cima 24 de 45. Huesca. Aneto. 3.404 metros. 15-5-2016

No hay mucha literatura que pueda añadirse a las ascensiones al Aneto por su ruta más clásica, más allá de contar la nuestra para que la lean nuestros conocidos y para recordarla de vez en cuando en el futuro. Miles de personas ascienden cada año a la montaña más alta del Pirineo y, por tanto, a una de las cumbres más míticas de España y, supongo, de Europa.

Nuestro grupo estaba compuesto por 11 personas: Alfonso, Carlos, Cristina, David, Félix, Jesús, Nacho B., Nacho M, Nacho R., Sergio B y Sergio T. Ayer sábado nos juntamos los 11 en Benasque, pues nueve habíamos iniciado el fin de semana el viernes a mediodía. Aparcamos el coche en La Besurta y alrededor de las 17.30 salimos hacia el Refugio de La Renclusa, en un trayecto que nos llevó 40 minutos.

Saliendo de La Besurta
Saliendo de La Besurta

Allí en La Renclusa volvimos a coincidir con Alfonso, Carlos y Diego, de Almazán, con los que ya habíamos estado en Benasque. Ellos también han subido hacia el Aneto, pero con esquís. Nos acostamos a las 22.00, hora del toque de queda, y esta mañana nos hemos levantado poco antes de las 6.00 para desayunar a esa hora. Nuestra idea era madrugar más, pero casi nos lo desaconsejaron en el refugio.

El trayecto de ayer de La Besurta a La Renclusa lo hicimos bajo una lluvia continua, aunque con la previsión de que hoy mejoraría. No ha sido así en nuestras primeras horas de caminata. Antes de empezar a andar volvía a llover, pero no es fácil juntar un grupo tan grande para irse tan lejos y, de repente, elegir la anulación de los planes por una causa menor.

Empieza la marcha

Hemos empezado a andar a las 7.30, casi todos con las raquetas puestas como también nos habían recomendado. El largo comienzo de la ruta es una fuerte pendiente continua. La nieve aún estaba dura, así que al poco de empezar nos hemos cambiado a los crampones. Decenas de personas iban por delante y venían por detrás en la montaña más frecuentada, probablemente, del Pirineo.

No somos los únicos
No somos los únicos

Durante estas primeras horas de ascensión hemos tenido ratos de nevada, de viento no muy fuerte y, sobre todo, de la clásica visibilidad nula de la alta montaña, cuando el blanco de la nieve y el de la niebla parecen formar un conjunto homogéneo.

El Portillón Superior

La primera dificultad más conocida de esta ascensión por la vía normal es el Portillón Superior. La Renclusa está a 2.140 metros y este Portillón a casi 2.900, así que ya hemos subido un buen tramo. Es un paso estrecho después del cual hay que bajar hacia el glaciar. Es necesario esperar a que, de una en una, lo pasen todas las personas que hay por delante. No es muy difícil, pero tiene una buena caída a la izquierda, así que conviene no correr.

Después de este Portillón Superior llega una hora de glaciar. Hoy, con la altísima acumulación de nieve de todo el invierno, ha sucedido lo contrario de lo que suele pasar: al ser un lugar de escasa pendiente y estar la nieve cada vez más blanda, los crampones no eran necesarios. Varios de nosotros se han vuelto a poner las raquetas para este avance.

Seguíamos sin ver nada por culpa de la intensa niebla. Solo blanco, blanco y blanco, y los colores de las ropas del compañero de delante. Mucha gente nos iba adelantando con esquís de travesía por los dos lados, ahora que es casi la temporada alta para esa afición.

Último esfuerzo

Poco más de una hora después de haber empezado el glaciar, y sin  pérdida por la gran cantidad de personas que buscan también el Aneto, toca la última pendiente fuerte, girando a la derecha. Las zetas son claras pero el cansancio ha aparecido hace rato, así que este tramo final también nos ha costado.

Después de una de estas zetas, de repente, aparecen esperando sentadas algunas decenas de personas, así como numerosos esquís clavados verticalmente en la nieve para evitar su deslizamiento y pérdida. Todas esas personas están esperando en el lugar más célebre de la ascensión al Aneto: el Paso de Mahoma.

El Paso de Mahoma

La cruz de la cima del Aneto se encuentra a apenas 40 metros, pero es necesario atravesar este Paso si se quiere hollar el que es propiamente el lugar más alto del Pirineo. No todo el mundo lo hace, aunque la mayoría de nosotros, algunos atados, sí nos hemos decidido. El Paso de Mahona es un estrecho pasillo con dos o tres avances de roca sencillos, y donde la única dificultad es el vértigo de mirar a ambos lados, con sendas caídas de decenas o cientos de metros.

En la sala de espera del Paso de Mahoma
En la sala de espera del Paso de Mahoma

Hemos tardado hasta el Paso de Mahoma más de seis horas, pero en él hemos estado casi dos, esperando que se despejara, encordándonos, pasando y fotografiándonos en la cima. Por primera vez en todo el día, el cielo se ha despejado y hemos podido disfrutar de los cresteríos, los valles, los collados y los otros tresmiles de este conglomerado de los Montes Malditos. Ventajas de no madugar.

Descenso por Aigualluts

El descenso ha sido también el clásico para hacer la ruta circular sin necesidad de pasar por el refugio. Hay que llegar igualmente al glaciar pero ahora, en vez de cruzarlo transversalmente, se baja en línea más o menos recta hasta llegar al curiosísimo sumidero de Aigualluts. En algo más de una hora se pierden casi 1.400 metros. Buena parte de esa pérdida de altitud la hemos conseguido deslizándonos sobre plásticos. Con nieve dura habría sido más divertido y casi hasta peligroso.

Desde Aigualluts hasta La Besurta hay también más de una hora, pero entre unas cosas y otras la ruta se nos ha escapado hasta casi las 12 horas. Tanto tiempo de exposición a la nieve ha hecho que algunos de nosotros hayamos sufrido horas después los efectos de la oftalmia, molestos y muy habituales cuando el mal tiempo disimula la capacidad de la nieve para reflejar los rayos ultravioleta. Colirio y pomada.

De las 24 cimas que van hasta ahora, esta ha sido la más larga, la segunda más alta, de las más numerosas, quizás la más montañera y una de las que más ganas tenía, y además en invierno. El Aneto es mucho Aneto. Quizás algún día regrese sabiendo que va a hacer buen tiempo de verdad y con menos gente no conocida.

Punto de salida: Refugio de la Renclusa.

Distancia: Nos han salido entre 15 y 16 kilómetros.

Desnivel: Se sale a 2.140 metros (Renclusa), se llega a 3.404 y se baja a 1.900 (Besurta).Entremedias hay alguna pérdida de altitud mientras se sube. Aproximadamente, 1.400 metros de desnivel positivo y 1.600 de negativo

Cuánto se tarda: Nuestra ruta ha durado 12 horas. Sin esperas en el Portillón Superior ni en el Paso de Mahoma, y con otras condiciones de tiempo y de nieve, se puede reducir muchísimo ese tiempo.

Explícame cómo se sube sin literatura: Sales de La Renclusa y buscas la ruta más habitual, la de la izquierda, hacia el Portillón Superior. Lo cruzas. Atraviesas el glaciar dejando siempre la caída a la izquierda. Alrededor de una hora después giras a la derecha y está el Aneto. Para bajar, regresas al glaciar y lo bajas recto hasta el sumidero de Aigualluts. Giras a la izquierda y llegas a La Besurta.

La canción de Fernando: