La Mayor de nuestras ilusiones

Fiestas de San Juan

Despedida de la Virgen de La Mayor.

El pasado sábado 29 de julio y ya que se acerca la fecha de entregar las llaves del local al Ayuntamiento, la Cuadrilla de La Mayor nos volvimos a juntar para comer y dejar nuestra Virgen en su Iglesia. Como ya os contamos, no se queda en nuestra casa durante todo el año como otros Santos titulares de Cuadrilla, sino que permanece en la Iglesia de La Mayor, su Iglesia.

Y qué mejor excusa para volvernos a juntar, para volver a ponernos la camiseta y el pantalón de la Cuadrilla, para pasar un buen día y para volver a recordar esas anécdotas sanjuaneras de este año tan intenso.

Comenzamos con un vermú por alguno de los bares del Barrio, donde nos fuimos juntando todos. ¡Qué emoción volver a ver a nuestros colaboradores con sus camisetas de Cuadrilla! Comimos en el local con la armonía y buen ambiente habitual, y a las seis de la tarde sacamos a nuestra Virgen, la Virgen de La Mayor, de la que durante este tiempo ha sido su casa, nuestra Cuadrilla. Portada por todos los colaboradores, turnándonos para despedirnos de ella, y amenizados por nuestros gaiteros, llegamos a la Plaza Mayor.

La Cuadrilla de La Mayor con la Virgen.

Los Jurados con la Virgen.

Los Cuatros metiendo la Virgen a su Iglesia.

En la puerta de la Iglesia nos esperaba el Párroco Ángel, quien gustosamente nos recibió, y tras orar y dar las gracias por lo vivido este año, colocamos la Virgen en su altillo habitual mientras sonaba una sanjuanera. Emociones a flor de piel por esta bonita despedida.

Subiendo la Virgen a su altar.

¡Gracias a todos!

Tras ello recogimos las andas ya vacías y seguimos disfrutando de este estupendo día con nuestra Cuadrilla. Siempre en buena compañía gracias a todos ellos, otro emotivo día que no olvidaremos.

Lunes de Bailas: solemnidad y despedida.

Comenzó el Lunes de Bailas con la última diana por el barrio, y rápidamente nos tuvimos que preparar para el desfile. Bien decorada nuestra Virgen de La Mayor y portada por nuestros Cuatros, bajó hasta su Iglesia, en la Plaza Mayor, y allí se quedó hasta una vez acabado el homenaje a su homónima la Virgen de La Blanca, dándole la espalda. 

Nuestra Virgen mirando hacia su Iglesia.

El desfile, con mucho más calor que en los días anteriores, fue sobrio; con música solemne, mantillas y devoción. Posteriormente tuvo lugar la misa en honor a la Virgen de La Blanca oficiada por el obispo Abilio Martínez. Una vez acabada bajamos a la Plaza Mayor y esperamos en las proximidades de la Iglesia a que el homenaje de cuadrillas y peñas terminase. Allí vivimos en primera persona el choque musical y ambiental que se produce en la Plaza Mayor, donde confluye la sobriedad de las Cuadrillas que se dirigen a realizar la reverencia a la Virgen, con el alboroto de las que comienzan la vuelta al barrio.

Los Jurados en el desfile.

Comenzando la vuelta por el Barrio.

Una vuelta al barrio que mezcla emoción y nostalgia. Emocionante por los homenajes que muchos vecinos hicieron a nuestra  Virgen, con flores y pétalos al pasar por sus balcones, y nostálgica porque nosotros y nuestros colaboradores empezábamos a sentir que todo llegaba a su fin…

Conforme nos íbamos acercando al local, nuestra Cuadrilla nos fue rodeando mientras bailábamos, la emoción se sentía a raudales. Lágrimas de pena por haberse acabado, pero también lágrimas de satisfacción por lo bien que había salido todo y lo que todavía lo estábamos disfrutando.

Última ronda al Barrio terminada, la Virgen y los restos de la despedida.

Pero esto no acababa aquí, aun nos quedaron fuerzas para bajar a San Polo a disfrutar de las sanjuaneras de nuestra Banda Municipal a la orillita del Duero. 

Ya solo quedaba subir y desfilar hasta la Plaza Mayor para asistir al siempre triste Adiós San Juan. El eco de nuestras sanjuaneras nos remontaban a todo lo vivido, entre lágrimas y recuerdos de una experiencia inolvidable.

La Cuadrilla de La Mayor en el Adiós San Juan.

Con este post acabamos nuestro relato sobre lo vivido en estos días sanjuaneros, aunque todavía no nos despedimos de vosotros definitivamente. Nos quedan muchos detalles y curiosidades que contaros sobre nuestras fiestas de San Juan, sobre esta gran experiencia que recordaremos siempre.

Día de más esplendor.

Tras la temprana diana recorriendo el barrio, nos pusimos nuestras mejores galas y acudimos al local, nerviosos y emocionados, por ver nuestra Caldera. ¡Qué bonita! Representaba nuestro logotipo, diseñada en vertical y decorada con abundantes flores, como quería la Jurada. Moderna y florida, lucida y personal. ¡Gracias Carmelo por tan bella obra! ¡No nos pudo gustar más!

Bajamos a la Plaza Mayor, donde por fin un sol radiante iluminaba el día de más esplendor, el Domingo de Calderas. Nuestros carteleros abrían el desfile, seguidos por gran cantidad de piñorros y piñorras que nos quisieron acompañar. Entremezclados en el desfile, Javi y Dani tocaban la dulzaina y la caja, un guiño al gaitero de La Mayor. La Caldera, portada por nuestros Cuatros vistiendo traje regional, seguida por los Jurados, nuestros Secretarios y familiares.

Los carteleros abriendo el desfile.

Javi y Dani, los “gaiteros” de La Mayor.

Nuestros Cuatros desfilando con la Caldera.

Los Jurados en el desfile.

Al llegar a la zona habilitada para nuestra Cuadrilla en la Alameda, nos esperaba una mesa decorada con cariño y esmero, gracias a nuestras colaboradoras más detallistas. Tras una corta espera haciéndonos fotos con la Caldera y la mesa y respondiendo a la prensa, llegaron las Autoridades a degustar las viandas preparadas para este día tan especial. De vuelta, bailamos la Caldera y la dejamos en el Ayuntamiento como manda la tradición, para que todos la pudieseis ver, y después disfrutamos de una apetitosa comida de gala en el local de la Cuadrilla.

Detalles de la mesa del Domingo.

Los Jurados con la Caldera en la Alameda de Cervantes.

Tras una agradable y divertida sobremesa, gran parte de la Cuadrilla fuimos a los toros para disfrutar del ambiente y de grandes figuras del toreo como El Fandi o Manzanares.

Cuando caía la tarde, recogimos la Caldera en el Ayuntamiento. Bailes, canciones y meneos de esta hasta llegar al local. Recargamos pilas y finalizamos la noche con otra pequeña vuelta al barrio.

A descansar, pues se acercaba el último día de nuestras fiestas… el más solemne, el que cerraba esta experiencia que nunca olvidaremos.

Diana, tajadas y pujas en los Agés.

Los días de fiestas iban pasando, pero eso no significaba que menguasen nuestras ganas e ilusión por disfrutar de nuestras fiestas de San Juan.

A las 8:00h de la mañana se congregaron todas las mujeres en el local de la Cuadrilla y junto a nuestro sacamozas y también gaitero de La Mayor, Javi Ramirez, disfrutaron de una divertida diana. Risas y bailes, música y pastas, moscatel y anís, todo para despertar al barrio y animar a los negocios abiertos y a los viandantes que nos encontrábamos por nuestro recorrido.

Las mujeres de diana.

Las mozas de La Mayor manteando al Sacamozas.

Mientras tanto los vecinos y simpatizantes iban recogiendo la tajada cruda en el local, donde tampoco faltaba el moscatel, las pastas y cómo no la riquísima asadurilla elaborada por nuestro cocinero.

Vecinos recogiendo la tajada.

Tras recargar pilas con un buen almuerzo, regalamos a todas las mujeres que nos acompañaron una rosa ya que era el día de su diana. A las 13:00h nos dirigimos los Jurados, carteleros y algún colaborador al homenaje que la Asociación de Jurados de Cuadrilla realiza cada año a Don Paco y Don Jesús, autores de las sanjuaneras, a los cuales ya les dedicamos una entrada de este blog, Sanjuaneros ilustres.

Almuerzo tras la diana.

En el Homenaje a los autores de las Sanjuaneras con nuestros compañeros.

Después de comer, nos pusimos a preparar la subasta de los Agés. La mesa decorada, el vino fresco, la carne troceada, los músicos afinados, los subastadores sobre el escenario y las botas preparadas para pasarlo bien. A las 18:00h como mandan usos y costumbres, tras la lectura del acta del Catapán por parte de nuestra secretaria Rebeca, comenzó la subasta, pujas, música y un gran ambiente en nuestra plaza de Cuadrilla. Todavía estamos asombrados por el dinero que se dio por nuestras maravillosas botas, pintadas por nuestros colaboradores José Antonio Navarro, Mayte Romero y Pablo García. Solo podemos agradeceros las obras de arte que cedisteis a la Cuadrilla, así como a todos los que pujasteis y colaborasteis para crear una gran tarde, una gran tarde de Agés.

La plaza de la Cuadrilla durante los Agés.

Con los Secretarios en la mesa de los Agés.

Ya por la noche, tuvo lugar el baile en la plaza de la Cuadrilla y preparamos las bolsas para repartir el domingo a nuestros vecinos.

¡Qué recuerdo los Agés!

 

Viernes de Toros: emoción y jolgorio.

A pesar de un Viernes de Toros más frio de lo normal, comenzamos el día con la primera diana por el barrio; pastas, moscatel, anís y música para despertar al barrio. Una vez acabada volvimos al local para preparar las viandas y colocar el cachirulo y las banderillas en nuestro cartel, y bajamos a la Plaza Mayor para comenzar el desfile. A pesar del frío, había gran ambiente en la Plaza y en las cuadrillas había ganas de fiesta. Tras el paseíllo por la Plaza de Toros subimos a nuestro palco y comenzó la novillada con el toro de La Cruz y San Pedro.

Paseíllo por el ruedo, con el mantón y los claveles para nuestro torero.

Los carteleros, con las banderillas y el cachirulo.

Tras salir el novillo de Santa Catalina bajamos a corrales a poner el cachirulo. Y llegó el momento de nuestra Jurada, con temple y decisión puso el cachirulo que nuestras madres bordaron con hilos de oro. ¡Qué bonito lucía a lomos de nuestro novillo Huno! Emoción, lágrimas y champán… sin duda uno de los momentos inolvidables de nuestras fiestas.

Con el torito preparado, accedimos al balconcillo situado encima de toriles, donde pudimos disfrutar de la faena del novillero, de Huno, del cachirulo, de las banderillas… en definitiva, de unos minutos muy emocionantes.

Huno en el ruedo.

Brindando mientras toreaban a nuestro torito.

Los Jurados… muy atentos.

Álvaro Alarcón, nuestro torero, brindando el toro a la Cuadrilla.

Queremos agradecer a todos los mozos y mozas que nos devolvieron tanto el cachirulo como los dos pares de banderillas de gala; un momento único cuando nos iban entregando lo que ellos mismos habían recuperado. ¡Muchas gracias! Un recuerdo para toda la vida.

Tras concluir la novillada de la mañana, bajamos a la Plaza Mayor junto a otras cuadrillas y sanjuaneros. Tocaba recargar fuerzas con el clásico menú del día: pochas con almejas y rabo de toro.

Tras volver a la Plaza Mayor, comenzó el desfile y la novillada vespertina. Al acabar cayó un buen chaparrón que nos hizo refugiarnos en los soportales de la calle Sagunto. Eso no impidió que la fiesta continuase con la marcha y energía de nuestra charanga.

Cuando dejó de llover bajamos a la Plaza Mayor y volvimos al local a cenar, preparar las tajadas para la mañana del Sábado Agés y dar la última vuelta al barrio. ¡Un día muy intenso!

Una Saca de 12.

En la fría mañana del Jueves la Saca fuimos a las 9:30h en el bus preparado para jurados y autoridades a Valonsadero. Almorzamos en la Casa del Guarda junto a nuestros compañeros, donde cogimos fuerzas para disfrutar de una Saca especial. Después, parada obligatoria en la Puerta de Corrales para vivir los momentos previos a los tres cohetes junto a amigos, compañeros y sanjuaneros.

Canciones y nervios… jolgorio e inquietud… ¡y llegó ese tercer cohete que a todos nos eriza la piel! Se abrió el portón, salieron nuestros doce novillos bien arropados por los caballistas y corredores. Pocos segundos pero siempre excitantes.

El pañuelo de nuestra Cuadrilla en el segundo pincho de la puerta de corrales, donde siempre se pone el Jurado.

Argentino dando guerra.

Nosotros vimos la salida desde un camión habilitado por el Ayuntamiento, y seguido fuimos a la Casa de Autoridades a comer y continuar con el trayecto de los toros. Mientras tanto, nuestro torito Argentino daba guerra por las inmediaciones del Hotel Valonsadero. Pudimos ver la salida de la Vega San Millán, donde ya se palpaba que algo especial podría pasar….y enseguida los doce llegaron al descansadero. Siguiente parada, frente a Tableros Losán, fueron pasando uno a uno nuestros toritos mientras les animábamos a llegar a la Chata. Carlos no pudo contener las ganas de acompañarlos a pie, y junto a otros dos Jurados, hicieron este último tramo andando.

Iban entrando a la Plaza, primero uno, luego en grupos de dos o tres novillos… poco a poco se iba acercando la deseada cifra… nueve, diez, once… ¡y doce! Cerca de las 17:15h el último novillo, el de Santo Tomé, no se resistió a entrar en la plaza y desatar la euforia entre los sorianos, a pie, a caballo o asentados en las talanqueras. Y comenzó la locura, momento indescriptible, único e inolvidable tras la entrada del último novillo en La Chata ¡LOS DOCE!

Argentino (30) por la ciudad dirección La Chata, junto a otros dos novillos.

Celebrando que entraron los doce, Jurada manteada.

Celebrando que entraron los doce, Jurado manteado.

Con nuestros compañeros celebrando una Saca histórica.

Desde hace más de 25 años no se recordaba tal evento y… ¡tenía que ser en nuestro año! ¡Qué bonito recuerdo nos regaló esta Saca!

Desde aquí nuestro reconocimiento a la organización, a la Asociación Amigos de La Saca, y a todos los valientes corredores que lo hicieron posible. A nuestros amigos que acompañaron a Argentino durante todo el recorrido y lo condujeron hasta la Chata. ¡Inolvidable!

Tras la euforia, dimos la primera vuelta al barrio con nuestra recién llegada Charanga La Bullanguera. Un descanso para cenar y otra vuelta por el barrio para animar a todos los vecinos. ¡Y a descansar que llega el Viernes de Toros!

Primera ronda por el barrio.

Con Javi Ramírez, nuestro gaitero.

Primera ronda con nuestra Charanga La Bullanguera.

Los Jurados.

El inicio de nuestras fiestas: Miércoles el Pregón.

¡Hola a tod@s de nuevo! Una vez finalizadas las fiestas y tras asimilar todo lo acontecido en estos maravillosos cinco días, toca desgranaros día a día como lo hemos vivido y sentido. Empezaremos por el principio, el Miércoles el Pregón.

Había en el ambiente cierta preocupación por las posibles lluvias y el frío, pero para nosotros no era impedimento para disfrutar de estos esperados días. 

Por la mañana asistimos al acto homenaje que la Diputación de Soria hace a los Jurados y Juradas de las Fiestas de San Juan en el Aula Magna Tirso de Molina. Tras las palabras del Presidente de la Diputación, Luis Rey, nos fueron nombrando por Cuadrillas y nos obsequiaron con unos detalles relacionados con Numancia 2017.

Conforme iba avanzando el día, Soria palpitaba diferente. Tras un breve descanso, empezamos a prepararnos para la Cena de Gala del Miércoles El Pregón.

Nos vestimos en casa de la Jurada, y allí vino a buscarnos un coche antiguo descapotable maravilloso. Salimos del portal ¡y ahí estaba toda nuestra Cuadrilla con pancartas y champán! Primer brindis y primeras emociones a flor de piel.

Nos montamos en el coche y comenzó el viaje hasta la Plaza Mariano Granados donde nos esperaban nuestros compañeros; una sensación increíble ir por El Collado, saludando y sonriendo sin parar a todos los expectantes sorianos.

En el coche de época bajando al Ayuntamiento.

Nuestros carteleros, Alonso y Celia.

El coche finalizó su trayecto justo enfrente de la Casa Consistorial; el paseo hasta la puerta fue increíble, abrazo con el Alcalde, Secretario y Director de la Banda, vítores del público, y en especial de toda nuestra Cuadrilla.  Accedimos al patio de columnas tras saludar a la comisión de festejos y presidentes/as de las Peñas. La cena fue estupenda y las 11 se iban acercando poco a poco…ahí pudimos disfrutar de ver al gentío alborotado, con alegría inconmensurable, chorros de vino sin parar, la magnífica vista desde el balcón ¡Soria entraba en fiestas! Desde las escalinatas del Ayuntamiento oímos el emocionante Pregón de Julián y Marta, Jurados de El Salvador. Tras el VIVA SORIA y VIVA SAN JUAN la algarabía fue incontenible. ¡SAN JUAN 2017 HABIA COMENZADO!

Si en anteriores actos habíamos notado el cariño de la gente, en el desfile hasta el Árbol de la Música fue una sensación indescriptible. Todo había comenzado y ya sentíamos que íbamos a vivir y disfrutar algo inolvidable, junto a los nuestros, junto a nuestro barrio, junto a nuestra ciudad.

¡Moza si a la Compra vas, con la Cuadrilla de La Mayor!

Antes de que empiecen los días más esperados del año, os contamos como disfrutamos de un fin de semana muy intenso en la verbena de los Cuatros, la Comprilla y la Compra.

Para nuestra Cuadrilla el fin de semana comenzó el sábado por la tarde con la reunión para concretar los cuadrantes organizativos de fiestas. Después, nuestros magníficos Cuatros y Secretarios elaboraron una sabrosa cena, con regalos incluidos, y amenizados por los dulzaineros de Cañada Honda y La Chata. ¡Qué ambientazo había ya en la Cuadrilla y por las calles de Soria!

Después de la cena fuimos al Árbol de la Música donde nos reunimos con el resto de Cuadrillas, carteles, botas y sorianos, mientras sonaban sanjuaneras. Después bajamos todos desfilando hasta el monumento de los Jurados en la Plaza del Olivo. Tras ello tocaba disfrutar de la verbena; bailes y risas con nuestra Cuadrilla, sanjuaneras y tragos de la bota sin ganas de irnos a casa.

Primera salida de nuestro cartel.

Tras un breve descanso, a las 7:30h gran parte de la Cuadrilla fuimos en autobús a la Comprilla y disfrutamos del ambiente que tanto nos gusta en Valonsadero, los valientes corrieron los toros y cogimos fuerzas en los chiringuitos.

Una vez dentro de corrales la mayoría de novillos, nos dirigimos a almorzar a la Casa de Autoridades junto al equipo de colaboradores que montaba las mesas para La Compra. Después de un necesario y sabroso almuerzo nos volvimos a Soria para descansar un poco y prepararnos para La Compra.

A las 17:00h dio comienzo el desfile de los Jurados con las autoridades desde la Plaza Mayor hasta la C/Sagunto donde nos esperaban los autobuses de  Cuadrilla engalanados para la ocasión. Toda nuestra Cuadrilla ya estaba montada en el autobús con el “traje” para estas fiestas: camiseta con el logo de La Mayor y pantalones rojos. ¡Nos encanta verlos así!

Llegaba el festejo de la Compra, y como en el Lavalenguas, nos situamos junto a nuestros secretarios, Rebeca y Rini, en la tapia de la placetuela de los corrales. Tras la salida de los doce novillos hacia la cañada, los gaiteros y demás sorianos entraron a tocar unas sanjuaneras. No dudamos en bajar a bailar con ellos y disfrutar de ese momento único.

Ya en el merendero de las autoridades, nos esperaba una mesa preparada con mucho cariño y unas sabrosas viandas. Una vez más, ¡muchas gracias Cuadrilla por la dedicación y el esfuerzo que demostráis día a día!

Con una temperatura muy agradable bailamos al son de nuestra Banda de Música las canciones sanjuaneras, que entremezcladas con Valonsadero, nuestra gente y el resto de Cuadrillas hace crear un ambiente y unas sensaciones indescriptibles.

Finalizado el baile en Valonsadero, tocaba volver a Soria y desfilar con toda la Cuadrilla hasta la Plaza Mayor, donde todos bailamos al son de la Banda Municipal.

¡Otro fin de semana inolvidable, y ya van varios!

Desde aquí nos despedimos hasta después de San Juan, que escribiremos para iros contando cómo hemos vivido día a día Nuestras Fiestas en la Cuadrilla de La Mayor. Ahora toca coger fuerzas, terminar de preparar los últimos detalles y… ¡vivir unas fiestas inolvidables!

Los Jurados y nuestra Cuadrilla os deseamos ¡FELICES FIESTAS DE SAN JUAN 2017!

Cachirulo y banderillas de nuestra Cuadrilla.

En este post os queremos enseñar un emblema y un orgullo para toda Cuadrilla, como es el cachirulo y las banderillas que lucirá el toro el viernes en la plaza.

En nuestro caso, el cachirulo y los dos pares de banderillas lo bordaron nuestras madres, Inés y Mª del Carmen. Un trabajo que ha conllevado esfuerzo y dedicación, pero que gracias al cariño que han puesto ha quedado precioso. Desde aquí nuestro agradecimiento por realizar algo que para nosotros tiene un valor incalculable. Nuestro torito “Huno” lo lucirá con elegancia y bravura en la mañana del Viernes de Toros.

Desde el lunes podéis verlo en Joyería Monreal (escaparate en C/ Instituto) junto a cinco de nuestras botas, un mantón propio de la familia y pinturas taurinas de otro colaborador de la Cuadrilla, José Antonio Navarro.

¡Esperamos que os guste, porque a nosotros nos encanta el resultado final!

Nuestro Lavalenguas.

Justo antes de que llegue La Compra os contamos cómo vivimos y disfrutamos del sábado pasado en el Lavalenguas.
El dia comenzó muy pronto para preparar el almuerzo, el moscatel y las pastas y llevarlos a Valonsadero. Allí pudimos ver el encierrillo de la mañana donde varios colaboradores de la Cuadrilla corrieron y probaron a los novillos. Tras varios intentos fueron nueve los que entraron con los caballos y los mansos; dos novillos tuvieron que ser trasladados en camión y lamentablemente uno se lesionó y tendrá que ser sustituido en los días posteriores al festejo.
Tras todo ello, vivimos junto a parte de la Cuadrilla el ambiente de los chiringuitos, con risas, bailes, entrevistas y sobretodo un gran ambiente sanjuanero. A media mañana repusimos fuerzas con un buen almuerzo, amenizados siempre por el Gaitero de la Mayor (Javi) y sus colaboradores.

Y tras volver a disfrutar otro poco del ambiente en Cañada Honda, jurados y secretarios nos volvimos a Soria para realizar junto al resto de jurados, secretarios, autoridades y gaiteros la correspondiente salida oficial del Lavalenguas desde la plaza mayor. Y ya en el autobús…. ¡sanjuaneras y que corra la bota!


Llegamos a Valonsadero y con ello el sorteo de los novillos. Le tocó elegir en primer lugar a El Salvador, por lo que nosotros elegimos en sexto lugar tras un buen asesoramiento de nuestros colaboradores: ARGENTINO nº30 (Valonsadero) y HUNO n°70 (Plaza de toros). ¡Ahora tocaba tentar su bravura en la placetuela de los corrales!


Y allí, sentados en las milenarias rocas de Cañada Honda pudimos sentir y disfrutar a miles de sorianos y sanjuaneros de la comunión entre el toro bravo y San Juan. Paseillos de gente eufórica cantándonos a todos los jurados nuestros versos sanjuaneros…en definitiva momentos que nunca olvidaremos, y aquí hacemos una especial mención a varios colaboradores que hicieron pasearse a hombros y emocinarse a Carlos…¡Muchas gracias chicos!


Tras los novillos tocaba descansar y merendar junto a nuestros compañeros en la casa de autoridades. Para poner el colofón a este estupendo día el desfile hasta la Plaza Mayor y el baile de la Banda Minicipal. Otro día inolvidable junto a sorianos, nuestra Cuadrilla y el resto de jurados.
Y en el próximo blog os hablaremos de nuestro cachirulo y banderillas y de sus autoras… ¡no os lo perdáis!

« Siguientes entradas