La Mayor de nuestras ilusiones

Fiestas de San Juan

¡Tenemos relevo!

Este recién comenzado 2018 nos ha traído, por segundo año consecutivo, doce parejas de Jurados para las doce Cuadrillas. Como nos pasó a nosotros en 2017 y a otros compañeros, hubo Cuadrillas que tuvieron que proceder por sorteo a la elección de sus Jurados. Nos imaginamos los nervios que pasaron, pues para nosotros fue uno de los momentos más emotivos del año… confirmar que ¡éramos Jurados de La Mayor!

Para las parejas que no tuvieron suerte en el Sorteo y no fueron las afortunadas les animamos a seguir apuntándose en futuros años. Es una experiencia que se coge con ilusión y ganas, y no hay que perderlas para seguir intentándolo. ¡Merece la pena!

A las doce parejas de Jurados para estas Fiestas de San Juan 2018 os deseamos que disfrutéis de cada instante, tanto o más si cabe de lo que lo hicimos nosotros, y ¡SALUD PARA CUMPLIR! En especial a nuestros sucesores de la Cuadrilla de La Mayor, Jorge García Zarza y Marta Pancorbo Lablanca.

Os dejamos el enlace a la noticia del sorteo de Jurados, que tuvo lugar el jueves 11 de enero.  http://www.desdesoria.es/?p=302430

Los Jurados para este 2018, el día del sorteo.

2017… ¡Un año inolvidable!

Este 2017 que se acabará en menos de un mes, siempre será inolvidable para nosotros y esperamos que para todos los que nos habéis acompañado en esta aventura: La Mayor de nuestras ilusiones.

Los que nos habéis estado siguiendo, ya sabéis que todo empezó una fría tarde de enero donde el azar y una moneda quisieron que viviésemos un año para recordar, donde las sensaciones y sentimientos vividos estarán para siempre en nuestro corazón. 

A partir de ahí, los nervios fueron constantes y era imposible no pensar en lo que iba a ser, en lo que sin darnos cuenta llegó, vivimos y se terminó: SAN JUAN 2017.

Aquel Sorteo de Jurados con nuestra Cuadrilla y sus ánimos y apoyo en todo momento, los nervios del Nombramiento, la locura del Catapán, el Desencajonamiento de nuestros toritos, el Lavalenguas con unas caretas inolvidables, esa cena de los Cuatros y Secretarios que tan especiales nos hizo sentir, la increíble mesa de la merienda de la Compra mientras sonaban las Sanjuaneras de nuestra Banda Municipal, el lucido Miércoles el Pregón, la euforia de la Saca con los 12 novillos en la plaza, el lucir del cachirulo y banderillas en nuestro torito que bordaron las madres y que los sanjuaneros nos devolvisteis con tanto cariño, la diana de las mocitas de Cuadrilla con nuestro Sacamozas más marchoso, el reparto de las tajadas, la subasta de los Agés donde el buen hacer de nuestros subastadores junto con el orgullo de las botas subastadas hicieron del Sábado un día tan especial, el esplendor del Domingo y nuestra fabulosa Caldera, la sobriedad del Lunes que nos empañó de lágrimas tras la emocionante vuelta al barrio con nuestra Virgen y la tristeza del Adiós Adiós San Juan, el apoyo de los vecinos del barrio, las buenas palabras que nos dedicasteis y el apoyo que hemos recibido en todo momento.

Quedan dos vidas, las nuestras, para recordar todo esto que tan felices nos ha hecho. Un millón de recuerdos inolvidables que guardamos con todo nuestro cariño.

Por ello, solo nos queda desearos a toda nuestra Cuadrilla, a nuestros vecinos y simpatizantes y a todos los lectores de este Blog unos días fabulosos rodeados de amigos y familia y un próspero año nuevo, que sea tan feliz, si cabe, como ha sido este que se acaba.

¡Feliz Navidad! ¡Feliz 2018!

 

Celebrando San Saturio.

Como ya es costumbre desde hace años, los Jurados de Cuadrilla acompañamos al Patrón de Soria, San Saturio, en el día de su festividad del 2 de octubre.

Comenzamos este intenso día a las once de la mañana en la Plaza Mayor, desde donde desfilamos hasta la Concatedral de San Pedro acompañados, y así seria durante todos los actos del día, por la Banda Municipal de Música y las autoridades civiles y militares correspondientes. En la Concatedral se realizó una pequeña procesión por su antiguo claustro y la misa solemne presidida por el Obispo Don Abilio Martínez.

Entrando a la Concatedral de San Pedro.

Misa en honor a San Saturio.

Una vez finalizada subimos hasta la Casa Consistorial donde tuvo lugar un ágape y el brindis del Alcalde por este día. Tras ello, se nos entregó a todos los Jurados una placa en agradecimiento por la labor realizada. ¡Muchas Gracias!

Posteriormente los Jurados nos fuimos a comer juntos, momento de amenas charlas, anécdotas sobre nuestras fiestas y un pequeño descanso ante el ajetreado día que se presentaba.

Brindis de Jurados.

Con algunos de nuestros colaboradores.

Ya a media tarde nos dirigimos de nuevo a la Concatedral para iniciar desde allí la Procesión en honor a nuestro Patrón, que llegaría hasta la Plaza Mariano Granados. Fuimos testigos desde un sitio privilegiado de la traca y el llamativo montaje de fuegos artificiales en honor a San Saturio. Por último, volvimos otra vez a San Pedro para dejar ya hasta el año que viene las reliquias de nuestro querido Patrón de Soria.

Comienzo de la Procesión.

En definitiva, el pasado lunes fue un intenso y emotivo día donde los reencuentros con nuestros compañeros y la solemnidad del desfile marcaron uno de nuestros últimos actos oficiales como Jurados de La Mayor de este 2017.

¡Muchas gracias!

Una vez entregadas las llaves del local de la Cuadrilla de La Mayor y la lista de vecinos al Ayuntamiento de Soria, no queremos dejar pasar la ocasión de escribir una entrada de agradecimiento hacia las personas que han puesto su granito de arena para que todo haya salido fenomenal. Todos ellos han hecho que sean unos Sanjuanes inolvidables para nosotros.

Es muy difícil describir el sentimiento de gratitud hacia todas estas personas, pero lo haremos de la mejor forma posible (perdón de antemano por si nos dejamos a alguien).

GRACIAS a nuestros Secretarios Rubén y Rebeca por gestionar y conducir tan bien la Cuadrilla.

GRACIAS a nuestros Cuatros Pablo, Pedro, Jessica y Ana Belén y sus acompañantes por sacrificarse, trabajar y hacer disfrutar a toda la Cuadrilla.

GRACIAS a todos nuestros colaboradores, familia y amigos, ya que sin ellos nada hubiera sido posible, por estar siempre al pie del cañón y dispuestos a que todo saliese perfecto.

GRACIAS a todos los vecinos que habéis entrado en fiestas en el barrio de La Mayor, nuestro trabajo ha sido por y para vosotros, esperamos haber estado a la altura.

GRACIAS a nuestra charanga La Bullanguera por animar las fiestas de San Juan y dar tanto juego todas las fiestas, y GRACIAS a nuestros cocineros Ángel y Rocío por hacer esas comidas tan ricas que nos daban fuerzas para seguir cada día.

GRACIAS a toda esa gente que desde fuera de la Cuadrilla nos habéis ayudado de una forma u otra; simpatizantes, pintores de botas, subastadores, matarifes, diseñador y creador de la Caldera, a todos aquellos que nos han prestado algún material o utensilio que hemos necesitado para la Cuadrilla, a los que ayudasteis a los doce novillos a entrar en La Chata, a los que arriesgasteis por recuperar nuestras banderillas y cachirulo el Viernes de Toros, a los que pujasteis en los Agés, y a todos los piñorros y piñorras que nos acompañasteis tanto en el desfile del Domingo de Calderas como en el del Lunes de Bailas.

GRACIAS a nuestros compañeros, parejas de Jurados del resto de Cuadrillas, por vivir juntos esta inolvidable experiencia.

GRACIAS al Excmo. Ayuntamiento de Soria, Comisión de Festejos y en especial a Tamara y José Carlos por ayudarnos en todo lo que hemos necesitado siempre con disponibilidad y simpatía.

GRACIAS a DesdeSoria por dejarnos plasmar esta inolvidable experiencia en este blog, y así poder transmitir a los lectores cómo se viven las fiestas de San Juan “desde dentro”.

En definitiva, GRACIAS a sorianos y forasteros, ya que todos hacemos que Nuestras Fiestas de San Juan sean nuestro orgullo y nuestra tradición más querida.

Inés y Carlos.

Despedida de la Virgen de La Mayor.

El pasado sábado 29 de julio y ya que se acerca la fecha de entregar las llaves del local al Ayuntamiento, la Cuadrilla de La Mayor nos volvimos a juntar para comer y dejar nuestra Virgen en su Iglesia. Como ya os contamos, no se queda en nuestra casa durante todo el año como otros Santos titulares de Cuadrilla, sino que permanece en la Iglesia de La Mayor, su Iglesia.

Y qué mejor excusa para volvernos a juntar, para volver a ponernos la camiseta y el pantalón de la Cuadrilla, para pasar un buen día y para volver a recordar esas anécdotas sanjuaneras de este año tan intenso.

Comenzamos con un vermú por alguno de los bares del Barrio, donde nos fuimos juntando todos. ¡Qué emoción volver a ver a nuestros colaboradores con sus camisetas de Cuadrilla! Comimos en el local con la armonía y buen ambiente habitual, y a las seis de la tarde sacamos a nuestra Virgen, la Virgen de La Mayor, de la que durante este tiempo ha sido su casa, nuestra Cuadrilla. Portada por todos los colaboradores, turnándonos para despedirnos de ella, y amenizados por nuestros gaiteros, llegamos a la Plaza Mayor.

La Cuadrilla de La Mayor con la Virgen.

Los Jurados con la Virgen.

Los Cuatros metiendo la Virgen a su Iglesia.

En la puerta de la Iglesia nos esperaba el Párroco Ángel, quien gustosamente nos recibió, y tras orar y dar las gracias por lo vivido este año, colocamos la Virgen en su altillo habitual mientras sonaba una sanjuanera. Emociones a flor de piel por esta bonita despedida.

Subiendo la Virgen a su altar.

¡Gracias a todos!

Tras ello recogimos las andas ya vacías y seguimos disfrutando de este estupendo día con nuestra Cuadrilla. Siempre en buena compañía gracias a todos ellos, otro emotivo día que no olvidaremos.

Lunes de Bailas: solemnidad y despedida.

Comenzó el Lunes de Bailas con la última diana por el barrio, y rápidamente nos tuvimos que preparar para el desfile. Bien decorada nuestra Virgen de La Mayor y portada por nuestros Cuatros, bajó hasta su Iglesia, en la Plaza Mayor, y allí se quedó hasta una vez acabado el homenaje a su homónima la Virgen de La Blanca, dándole la espalda. 

Nuestra Virgen mirando hacia su Iglesia.

El desfile, con mucho más calor que en los días anteriores, fue sobrio; con música solemne, mantillas y devoción. Posteriormente tuvo lugar la misa en honor a la Virgen de La Blanca oficiada por el obispo Abilio Martínez. Una vez acabada bajamos a la Plaza Mayor y esperamos en las proximidades de la Iglesia a que el homenaje de cuadrillas y peñas terminase. Allí vivimos en primera persona el choque musical y ambiental que se produce en la Plaza Mayor, donde confluye la sobriedad de las Cuadrillas que se dirigen a realizar la reverencia a la Virgen, con el alboroto de las que comienzan la vuelta al barrio.

Los Jurados en el desfile.

Comenzando la vuelta por el Barrio.

Una vuelta al barrio que mezcla emoción y nostalgia. Emocionante por los homenajes que muchos vecinos hicieron a nuestra  Virgen, con flores y pétalos al pasar por sus balcones, y nostálgica porque nosotros y nuestros colaboradores empezábamos a sentir que todo llegaba a su fin…

Conforme nos íbamos acercando al local, nuestra Cuadrilla nos fue rodeando mientras bailábamos, la emoción se sentía a raudales. Lágrimas de pena por haberse acabado, pero también lágrimas de satisfacción por lo bien que había salido todo y lo que todavía lo estábamos disfrutando.

Última ronda al Barrio terminada, la Virgen y los restos de la despedida.

Pero esto no acababa aquí, aun nos quedaron fuerzas para bajar a San Polo a disfrutar de las sanjuaneras de nuestra Banda Municipal a la orillita del Duero. 

Ya solo quedaba subir y desfilar hasta la Plaza Mayor para asistir al siempre triste Adiós San Juan. El eco de nuestras sanjuaneras nos remontaban a todo lo vivido, entre lágrimas y recuerdos de una experiencia inolvidable.

La Cuadrilla de La Mayor en el Adiós San Juan.

Con este post acabamos nuestro relato sobre lo vivido en estos días sanjuaneros, aunque todavía no nos despedimos de vosotros definitivamente. Nos quedan muchos detalles y curiosidades que contaros sobre nuestras fiestas de San Juan, sobre esta gran experiencia que recordaremos siempre.

Día de más esplendor.

Tras la temprana diana recorriendo el barrio, nos pusimos nuestras mejores galas y acudimos al local, nerviosos y emocionados, por ver nuestra Caldera. ¡Qué bonita! Representaba nuestro logotipo, diseñada en vertical y decorada con abundantes flores, como quería la Jurada. Moderna y florida, lucida y personal. ¡Gracias Carmelo por tan bella obra! ¡No nos pudo gustar más!

Bajamos a la Plaza Mayor, donde por fin un sol radiante iluminaba el día de más esplendor, el Domingo de Calderas. Nuestros carteleros abrían el desfile, seguidos por gran cantidad de piñorros y piñorras que nos quisieron acompañar. Entremezclados en el desfile, Javi y Dani tocaban la dulzaina y la caja, un guiño al gaitero de La Mayor. La Caldera, portada por nuestros Cuatros vistiendo traje regional, seguida por los Jurados, nuestros Secretarios y familiares.

Los carteleros abriendo el desfile.

Javi y Dani, los “gaiteros” de La Mayor.

Nuestros Cuatros desfilando con la Caldera.

Los Jurados en el desfile.

Al llegar a la zona habilitada para nuestra Cuadrilla en la Alameda, nos esperaba una mesa decorada con cariño y esmero, gracias a nuestras colaboradoras más detallistas. Tras una corta espera haciéndonos fotos con la Caldera y la mesa y respondiendo a la prensa, llegaron las Autoridades a degustar las viandas preparadas para este día tan especial. De vuelta, bailamos la Caldera y la dejamos en el Ayuntamiento como manda la tradición, para que todos la pudieseis ver, y después disfrutamos de una apetitosa comida de gala en el local de la Cuadrilla.

Detalles de la mesa del Domingo.

Los Jurados con la Caldera en la Alameda de Cervantes.

Tras una agradable y divertida sobremesa, gran parte de la Cuadrilla fuimos a los toros para disfrutar del ambiente y de grandes figuras del toreo como El Fandi o Manzanares.

Cuando caía la tarde, recogimos la Caldera en el Ayuntamiento. Bailes, canciones y meneos de esta hasta llegar al local. Recargamos pilas y finalizamos la noche con otra pequeña vuelta al barrio.

A descansar, pues se acercaba el último día de nuestras fiestas… el más solemne, el que cerraba esta experiencia que nunca olvidaremos.

Diana, tajadas y pujas en los Agés.

Los días de fiestas iban pasando, pero eso no significaba que menguasen nuestras ganas e ilusión por disfrutar de nuestras fiestas de San Juan.

A las 8:00h de la mañana se congregaron todas las mujeres en el local de la Cuadrilla y junto a nuestro sacamozas y también gaitero de La Mayor, Javi Ramirez, disfrutaron de una divertida diana. Risas y bailes, música y pastas, moscatel y anís, todo para despertar al barrio y animar a los negocios abiertos y a los viandantes que nos encontrábamos por nuestro recorrido.

Las mujeres de diana.

Las mozas de La Mayor manteando al Sacamozas.

Mientras tanto los vecinos y simpatizantes iban recogiendo la tajada cruda en el local, donde tampoco faltaba el moscatel, las pastas y cómo no la riquísima asadurilla elaborada por nuestro cocinero.

Vecinos recogiendo la tajada.

Tras recargar pilas con un buen almuerzo, regalamos a todas las mujeres que nos acompañaron una rosa ya que era el día de su diana. A las 13:00h nos dirigimos los Jurados, carteleros y algún colaborador al homenaje que la Asociación de Jurados de Cuadrilla realiza cada año a Don Paco y Don Jesús, autores de las sanjuaneras, a los cuales ya les dedicamos una entrada de este blog, Sanjuaneros ilustres.

Almuerzo tras la diana.

En el Homenaje a los autores de las Sanjuaneras con nuestros compañeros.

Después de comer, nos pusimos a preparar la subasta de los Agés. La mesa decorada, el vino fresco, la carne troceada, los músicos afinados, los subastadores sobre el escenario y las botas preparadas para pasarlo bien. A las 18:00h como mandan usos y costumbres, tras la lectura del acta del Catapán por parte de nuestra secretaria Rebeca, comenzó la subasta, pujas, música y un gran ambiente en nuestra plaza de Cuadrilla. Todavía estamos asombrados por el dinero que se dio por nuestras maravillosas botas, pintadas por nuestros colaboradores José Antonio Navarro, Mayte Romero y Pablo García. Solo podemos agradeceros las obras de arte que cedisteis a la Cuadrilla, así como a todos los que pujasteis y colaborasteis para crear una gran tarde, una gran tarde de Agés.

La plaza de la Cuadrilla durante los Agés.

Con los Secretarios en la mesa de los Agés.

Ya por la noche, tuvo lugar el baile en la plaza de la Cuadrilla y preparamos las bolsas para repartir el domingo a nuestros vecinos.

¡Qué recuerdo los Agés!

 

Viernes de Toros: emoción y jolgorio.

A pesar de un Viernes de Toros más frio de lo normal, comenzamos el día con la primera diana por el barrio; pastas, moscatel, anís y música para despertar al barrio. Una vez acabada volvimos al local para preparar las viandas y colocar el cachirulo y las banderillas en nuestro cartel, y bajamos a la Plaza Mayor para comenzar el desfile. A pesar del frío, había gran ambiente en la Plaza y en las cuadrillas había ganas de fiesta. Tras el paseíllo por la Plaza de Toros subimos a nuestro palco y comenzó la novillada con el toro de La Cruz y San Pedro.

Paseíllo por el ruedo, con el mantón y los claveles para nuestro torero.

Los carteleros, con las banderillas y el cachirulo.

Tras salir el novillo de Santa Catalina bajamos a corrales a poner el cachirulo. Y llegó el momento de nuestra Jurada, con temple y decisión puso el cachirulo que nuestras madres bordaron con hilos de oro. ¡Qué bonito lucía a lomos de nuestro novillo Huno! Emoción, lágrimas y champán… sin duda uno de los momentos inolvidables de nuestras fiestas.

Con el torito preparado, accedimos al balconcillo situado encima de toriles, donde pudimos disfrutar de la faena del novillero, de Huno, del cachirulo, de las banderillas… en definitiva, de unos minutos muy emocionantes.

Huno en el ruedo.

Brindando mientras toreaban a nuestro torito.

Los Jurados… muy atentos.

Álvaro Alarcón, nuestro torero, brindando el toro a la Cuadrilla.

Queremos agradecer a todos los mozos y mozas que nos devolvieron tanto el cachirulo como los dos pares de banderillas de gala; un momento único cuando nos iban entregando lo que ellos mismos habían recuperado. ¡Muchas gracias! Un recuerdo para toda la vida.

Tras concluir la novillada de la mañana, bajamos a la Plaza Mayor junto a otras cuadrillas y sanjuaneros. Tocaba recargar fuerzas con el clásico menú del día: pochas con almejas y rabo de toro.

Tras volver a la Plaza Mayor, comenzó el desfile y la novillada vespertina. Al acabar cayó un buen chaparrón que nos hizo refugiarnos en los soportales de la calle Sagunto. Eso no impidió que la fiesta continuase con la marcha y energía de nuestra charanga.

Cuando dejó de llover bajamos a la Plaza Mayor y volvimos al local a cenar, preparar las tajadas para la mañana del Sábado Agés y dar la última vuelta al barrio. ¡Un día muy intenso!

Una Saca de 12.

En la fría mañana del Jueves la Saca fuimos a las 9:30h en el bus preparado para jurados y autoridades a Valonsadero. Almorzamos en la Casa del Guarda junto a nuestros compañeros, donde cogimos fuerzas para disfrutar de una Saca especial. Después, parada obligatoria en la Puerta de Corrales para vivir los momentos previos a los tres cohetes junto a amigos, compañeros y sanjuaneros.

Canciones y nervios… jolgorio e inquietud… ¡y llegó ese tercer cohete que a todos nos eriza la piel! Se abrió el portón, salieron nuestros doce novillos bien arropados por los caballistas y corredores. Pocos segundos pero siempre excitantes.

El pañuelo de nuestra Cuadrilla en el segundo pincho de la puerta de corrales, donde siempre se pone el Jurado.

Argentino dando guerra.

Nosotros vimos la salida desde un camión habilitado por el Ayuntamiento, y seguido fuimos a la Casa de Autoridades a comer y continuar con el trayecto de los toros. Mientras tanto, nuestro torito Argentino daba guerra por las inmediaciones del Hotel Valonsadero. Pudimos ver la salida de la Vega San Millán, donde ya se palpaba que algo especial podría pasar….y enseguida los doce llegaron al descansadero. Siguiente parada, frente a Tableros Losán, fueron pasando uno a uno nuestros toritos mientras les animábamos a llegar a la Chata. Carlos no pudo contener las ganas de acompañarlos a pie, y junto a otros dos Jurados, hicieron este último tramo andando.

Iban entrando a la Plaza, primero uno, luego en grupos de dos o tres novillos… poco a poco se iba acercando la deseada cifra… nueve, diez, once… ¡y doce! Cerca de las 17:15h el último novillo, el de Santo Tomé, no se resistió a entrar en la plaza y desatar la euforia entre los sorianos, a pie, a caballo o asentados en las talanqueras. Y comenzó la locura, momento indescriptible, único e inolvidable tras la entrada del último novillo en La Chata ¡LOS DOCE!

Argentino (30) por la ciudad dirección La Chata, junto a otros dos novillos.

Celebrando que entraron los doce, Jurada manteada.

Celebrando que entraron los doce, Jurado manteado.

Con nuestros compañeros celebrando una Saca histórica.

Desde hace más de 25 años no se recordaba tal evento y… ¡tenía que ser en nuestro año! ¡Qué bonito recuerdo nos regaló esta Saca!

Desde aquí nuestro reconocimiento a la organización, a la Asociación Amigos de La Saca, y a todos los valientes corredores que lo hicieron posible. A nuestros amigos que acompañaron a Argentino durante todo el recorrido y lo condujeron hasta la Chata. ¡Inolvidable!

Tras la euforia, dimos la primera vuelta al barrio con nuestra recién llegada Charanga La Bullanguera. Un descanso para cenar y otra vuelta por el barrio para animar a todos los vecinos. ¡Y a descansar que llega el Viernes de Toros!

Primera ronda por el barrio.

Con Javi Ramírez, nuestro gaitero.

Primera ronda con nuestra Charanga La Bullanguera.

Los Jurados.

« Siguientes entradas