El mareo de la perdiz

La perdiz había nacido en la granja azul oscuro, casi negro, muy dada a criar aves, habiéndose especializado últimamente en un tipo de ave determinado.

Después que el capataz la hubiese contemplado inmóvil durante cierto tiempo, y la hubiese exhibido como a una majestuosa águila imperial, después de haber dado unos cortitos y erráticos paseos, diversos giros y vueltas como un trompo la perdiz había agarrado un mareo morrocotudo de modo que el capataz la repudió y dio orden de soltarla.

Fue a parar en su vuelo a la granja roja.

El capataz era totalmente inexperto en esto de criar perdices y decidió hacer un cursillo acelerado, muy acelerado, de ‘mareo de perdiz’.

Comenzó con una tremenda ilusión a pasearla por los aledaños de la granja.

Hasta ahora solo había utilizado un camino amplio que conducía a la granja azul.

Pero había decidido instalar un cartel de PROHIBIDO EL PASO por unas recientes rencillas al parecer insuperables.

Curiosamente todos los peones de la granja estaban de acuerdo con su capataz.

En los últimos meses habían abierto un segundo camino, todavía sin explorar, con alguna zona de baches, en el que decidió introducirse y al cabo de poco tiempo se percató que era un perfecto bay pass, para acudir al primer camino, solo que dando un rodeo.

A todo esto la perdiz ya presentaba unos claros síntomas de mareo generalizado.

“O mi capataz acaba pronto o me pongo a vomitar aquí mismo, que no hay derecho, estos caminos y ni una sola pastilla para el mareo”.

Quedaba un tercero que recorrer.

Está mal acondicionado, el suelo es de zahorra, los bordes con zarzas punzantes y al fondo un bosque espeso que no deja ver el final.

La perdiz veía como a cada paso uno de los mayores del capataz le decía: “Cuidado es muy peligroso”.

“A ver donde te vas a meter que el bosque es muy traicionero”.

“Mira bien lo que haces que la granja se hunde y tu puesto de capataz con ella”.

“El bosque está lleno de lobos hambrientos que te van a comer vivo”.

A todo esto al capataz se le iluminaron los ojos y gritó:

“Antes morir que perder la vida”.

Continuará.

Usos y costumbres

Cualquiera que haya leído unas normas de cualquier tipo anteriores a los años 70 podrá darse cuenta de lo trasnochadas que ahora quedan la mayoría. La sociedad en general ha experimentado unos cambios que hoy conforman una realidad muy distinta a la habida entonces.

El día a día, la libertad conseguida en algunos aspectos, nuestro batallar y el de nuestros mayores por un mundo más justo ha propiciado un cambio en el convivir diario.

Unas pinceladas de nuestra Constitución y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Jurados de Cuadrilla sí. Dos seres humanos.

No parece difícil

Ahora que de nuevo ha comenzado el baile de números, ahora que el 176 parece un número mágico e inalcanzable para cualquier partido político, ahora que estaremos pendientes del devenir de los esfuerzos de nuestros prebostes, ahora quisiera poner mi granito de arena en aras de una mejor convivencia, y sobre todo más racional y justa.

Voy a basarme en informaciones dadas por colectivos de la mayor solvencia:

Gestha, sindicato mayoritario de técnicos de Hacienda.

SUP, sindicato mayoritario de la Policía Nacional.

AUGC, sindicato mayoritario de la Guardia Civil.

Gestha nos dice que la elusión anual de impuestos por parte de las grandes empresas puede fijarse en 8.250 millones de euros año.

SUP y AUGC nos dicen que de una fusión entre ambos cuerpos saldríamos reforzados en nuestra seguridad, se pueden aplicar 57.000 personas a reforzar la misma y se ahorrarían al erario público, 3.000 millones de euros año.

Lo primero es algo de todos conocido.

Si las grandes empresas, que dan trabajo al 10% como mucho de los empleados españoles, pagaran sus impuestos como pymes y autónomos tendríamos 8.250 millones de euros más cada año.

En cuanto a lo segundo parece claramente necesario.

Se acaban duplicidades de trabajo, se tiene una mejor y mayor coordinación, pueden crearse nuevos y muy eficientes Grupos al compás que la delincuencia toma nuevas formas.

Y además ahorramos dinero. Mucho dinero.

Sumen ustedes:

8.250 que ingresamos más.

3.000 que gastamos menos.

11.250 millones de euros año disponibles para menesteres hoy desatendidos.

Hay además una larguísima lista de situaciones parecidas pero para muestra valgan estos botones.

Con mis mejores deseos para 2016 y a la espera de que alguien consiga la cuadratura del 176.

Tardelcuende respira socialismo

Hay un cántico pizorrero deportivo alusivo a nuestro equipo de fútbol que dice: “Como no te voy a querer, como no te voy a querer, si has ganado la Copa por segunda vez”. Yo les digo a mis vecinos, “si habéis ganado las elecciones por enésima vez”.

El 20D, como viene siendo habitual desde el año 2003, el PSOE ha vuelto a ganar las elecciones en Tardelcuende.

Desde 2003 hemos ganado TODAS las elecciones habidas. Municipales, Autonómicas, Generales y Europeas… TODAS.

Hemos recogido el legado socialista de nuestros mayores y la mayoría moriremos con él.

Ver resultados 

He de recalcar el ejemplar comportamiento de la gente, de la mesa, de todos los apoderados que allí estuvimos. Las votaciones deben ser una fiesta de la democracia y así ocurrió, como siempre.

Un total y absoluto respeto a las ideas y opiniones de los demás son la base para una convivencia armónica entre los ciudadanos.

Los que mayores responsabilidades tenemos debemos pensar y trabajar cada día para todos los vecinos.

Gracias Tardelcuende.

Total, solo es cuestión de tiempo

Únicamente han transcurrido 2.165 años desde que las tropas romanas intentaran colonizar un cerro en medio de la nada en una extensión perdida entre nieblas y nevadas.

Resulta que los habitantes de aquel cerro no estaban por la labor de perder su libertad y fraguaron una leyenda a fuego y sangre que aún hoy perdura en la memoria colectiva hasta convertirse en un emblema mundial de la resistencia humana. Ahora que presumimos de la globalización de la aldea vuelve a quedarse atrás el cerro de marras.

2.150 años después estamos intentando ponernos de acuerdo los que nos suponemos herederos del espíritu y la sangre de aquellos héroes que merecen un recuerdo real.

Quiero pensar que todos los sorianos, todos, todos los españoles, todos, estaremos unidos en la tarea de recuperar y poner al día un hito histórico que trasciende la ubicación, el paisanaje, las servidumbres políticas, las ataduras de todo tipo para elevarse por encima de todo y de todos.

Imagino a Caro, Ambon, Leucón, Litennon, Megara y Retógenes en una de las reuniones o votaciones diciendo:
¡¡¡SOMOS NUMANCIA, ESTÚPIDOS!!!

Verde esperanza

Este viernes 18 de septiembre se ha inaugurado en Almazán la Destilería de Resinas Naturales. Un edificio hermoso y singular. Personalmente me llena de esperanza el que una empresa privada haya visto la ocasión y oportunidad de invertir en nuestra provincia en el sector resinero.

Sector que puede propiciar un millar de puestos de trabajo directo. Rurales, sostenibles y renovables.

En nuestra provincia la mesa resinera a día de hoy tiene tres patas. Pinaster, resineros y compradoras. Le falta la cuarta pata que es la Administración competente: La Junta de Castilla y León.

El aprovechamiento resinero dura tradicionalmente ocho meses por campaña. Desde marzo hasta primeros días de noviembre. Podríamos, en circunstancias especiales de climatología o bisoñez de los resineros, alargar a nueve los meses de trabajo. Y se acabó.

Aquí las administraciones tienen algo que añadir. Dos o tres meses de trabajo para los resineros, fuera de la campaña.

Me consta que desde la Diputación se están dando pasos acelerados para ver la mejor forma de ayudar en este sentido a los resineros, que son el eslabón más débil de toda la cadena.

Don Juan Carlos Suarez-Quiñones, consejero de Fomento y Medio Ambiente, ha comprometido el apoyo de la Junta, porque el sector es “clave” para el futuro económico de la Comunidad y la Administración regional “no va a perder la oportunidad” de apoyar la resina. Hay que puntualizar que hasta el día de hoy, que yo sepa, los resineros en la provincia no han recibido un solo euro de la Junta.

Trabajo puedo asegurar que hay dentro del propio monte: limpiezas, trituraciones, claras, arreglo de caminos y muchas otras labores que mejorarían el entorno y harían más llevadero el trabajo del resinero.

Sería un buen motivo para que el resinero se sintiera seguro de su trabajo y fijase su población en el medio rural. No todos radican en él.

Esperamos, por tanto, expectantes el cumplimiento de la promesa de hoy.

Los resineros quieren cambiar paro por trabajo. El dinero que se pueda cobrar en el paro cobrarlo por trabajar en la mejora de los montes. Así de fácil sería dar el espaldarazo definitivo a un sector en auge, un sector que puede propiciar uno de los mayores yacimientos de empleo de la provincia.

No olviden: Rurales, Sostenibles y Renovables.

Saturio

No podría pasar otra noche en vela.

Él, tan soriano que nació el día del Santo Patrón, y fue a casarse el día de San Juan, tomó su última decisión un Jueves Lardero.

Desde que perdiera su trabajo su vida fue un homenaje a la ‘Ley de Murphy’.

Su mujer desapareció el Día de los Inocentes, su equipo descendió de categoría y su flamante ordenador pereció en una vomitona de infame tinto.

Su refugio y esperanza era aquel boleto que jugaba todos los jueves.

Hasta este día.

Hoy ha agarrado en su mano el euro destinado al azar para pagar el peaje a Caronte, ha trasegado quince pastillas, y se ha acostado para dar “el salto que le llevará en derechura al todo de la nada duradero”.

Como un murmullo ha escuchado en la radio la información de la combinación ganadora de ese día; 2, 10, 24, 6, 28, 12; complementario el 15.

“Lo que les ocurre a los desgraciados”, ha pensado.

Lo que duele el recuerdo

Hace exactamente quince años Tardelcuende sufrió la devastación de un tercio de sus montes de pinos resineros. Más de 700 hectáreas de un monte en plena madurez.

Yo vivía fuera, pero seguí el incendio y vine el primer día que pude para estar con los míos y ver cómo había quedado todo. Fue tomar la carretera de Matamala a Tardelcuende y comenzar a oler la desolación.

Veía los campos que antes estaban vivos y se habían convertido en un inmenso cementerio innatural. Recorrí el camino con lágrimas en los ojos pensando en nuestros montes y en nuestra gente.

Los siguientes viajes iba de Almazán a Soria y bajaba hasta Tardelcuende por no ver aquel panorama.

Creo que aquel olor, aquella visión me acompañarán siempre. Me darán fuerza para intentar cuidar y mejorar nuestros montes.

Lo que duelen los recuerdos.

Muchos de nuestros vecinos de entonces no tendrán la oportunidad de ver de nuevo su monte en pleno apogeo. Hoy mismo Águeda Arranz me decía que siempre tendrá un recuerdo indeleble en su memoria: los autocares en el pueblo esperando la orden de llevar a los vecinos hacia un sitio más seguro.

Lo que duele el recuerdo.

Más allá de esto de lo que se trata es de evitar en lo posible catástrofes como la ocurrida. Poner los medios necesarios para ello.

La entidad competente en los montes es la Junta de Castilla y León, a la que vengo insistiendo desde hace ocho años: empleen dinero en limpiar, podar, clarear, arreglar caminos, en un mantenimiento integral de los montes… En invierno.

Hoy tenemos treinta resineros, treinta personas que intentan ganarse de nuevo la vida en nuestros bosques. Ayúdenlos, ayúdennos, ayúdense.

Me consta que saben cómo hacerlo, en la misma medida que políticas erráticas han producido un agujero económico que no se puede tapar hurtando las soluciones que los forestales reclamamos.

No escatimen con nosotros, somos la solución a muchos de los problemas que se crearon artificialmente.

Los ciudadanos están volviendo la vista al campo de manera casi desesperada, por absoluta necesidad. Dennos vida y se la devolveremos con creces.

A día de hoy la reforestación podemos decir que marcha adecuadamente (en un 75% de la superficie), gracias al empeño y vigilancia de nuestros vecinos y también a las personas que componen el Servicio de Territorial de Medio Ambiente de la Provincia.

Gracias a todos.

Por cierto, yo también apoyo a los bomberos forestales.

Asociaciones

Pongamos un pueblo de menos de quinientos habitantes. Donde el invierno dura desde noviembre a finales de abril siguiente. Donde el comentario más oído en esos días es el de los grados negativos con los que nos ha agraciado la climatología la noche pasada. Donde durante muchos días de esa época el entretenimiento tradicional (y ayuda a la economía familiar) es la búsqueda y posterior venta de nícolas. Las partidas de brisca y guiñote diarias en bares y sedes de Tercera Edad y Amas de Casa. Donde alguno de esos días cuando abres la puerta sientes silbar el cierzo en todo su esplendor y poco falta para ver rodando por las calles los matojos típicos de las películas del Oeste en los despoblados.

Pongamos que hablo de Tardelcuende. En este, y tantos otros pueblos similares, las asociaciones son impagables.

De ningún modo y en ningún momento pretendo que este sea un escrito con deriva pesimista. De lo que quiero dejar constancia es que las asociaciones plurales, la sinergia de inquietudes, de ilusiones y de intenciones que provocan, es vital para que nuestro pueblo siga defendiendo su personalidad y pervivencia con uñas y dientes. Es tarea de todos.

Para nuestra fortuna contamos con varias asociaciones con funciones y aspiraciones muy definidas y con el loable empeño de hacernos más agradable la vida a los lugareños.

TARDELCUENDE SD

Por su repercusión, por su importancia, por ser el mayor aglutinante de la población es de justicia destacar al equipo de fútbol.

Un equipo de fútbol en Soria, defendiendo los colores de un pueblo por casi toda la geografía provincial tiene mucho de heroicidad.

Ya sabemos que en nuestro invierno a las seis de la tarde se hace de noche. El que entrena lo hace a partir de esas horas. Puede haber lluvia, nieve, viento, pero lo seguro es el frío al que hace referencia el refrán del grajo.

Pues ahí están ellos con ‘su-nuestra’ ilusión por principal motivo.

Los vecinos y tanta gente vinculada al equipo haciendo cábalas, comentando el partido pasado, el partido próximo y acompañando al equipo en un considerable número de personas. Modestia aparte somos la mejor afición de la provincia y no solo por el número de seguidores.

Nuestros futbolistas ‘nunca caminan solos’.

ASOCIACIÓN CULTURAL GAYA NUÑO

Como su propio nombre indica, en honor a nuestro vecino más ilustre, convocan reuniones, charlas didácticas, teatro, excursiones y todo tipo de actos, muchos de ellos dirigidos a los niños para que aprendan a querer y valorar sus raíces.

Nos hacen el día a día más llevadero, y tenemos grandes esperanzas depositadas en ellos. Juntos se no presenta un reto importante para los próximos años: conseguir que la casa donde nació Juan Antonio Gaya Nuño sea habitable, con un gran espacio que nos recuerde su ingente obra, una reproducción del despacho médico de su padre y un espacio de vivienda para asegurarnos el cuidado y mantenimiento del edificio, así como la atención a visitantes.

ASOCIACIÓN COSTA IZANA

Creada con la principal finalidad de alterar el sueño y los biorritmos a los vecinos durante las fiestas patronales, semana cultural, fiestecilla de octubre y otros días señalados.

Han recuperado la matanza, volverán a traer las motos trepadoras de las cuestas del ‘Altoloyo’, meterán más días festivos con la mínima excusa.

Son la sangre joven que alborota el cuerpo y que nos rejuvenece. Propongo una macro-fiesta con motivo de ‘El día de las Asociaciones’.

Después tenemos las tradicionales.

TERCERA EDAD Y AMAS DE CASA

Colaboran activamente en las fiestas, en la organización de eventos y ayudan cuanto pueden en el devenir del pueblo. Mantienen las celebraciones de fechas señaladas. Nos ofrecen un chocolate exquisito en octubre. Son el mejor nexo de unión entre pasado y futuro.

RONDALLA

Quiero abrir aquí un apartado especial a los músicos antiguos que han desempolvado las guitarras, laudes, bandurrias y botellas de anís (vacías). Con la colaboración de nuestras cantoras (y la incorporación de cantores).

Todo con la única y exclusiva finalidad de que la música antigua, nuestras jotas de toda la vida y otras canciones casi olvidadas, sigan vivas en nuestro recuerdo y capten a los jóvenes y niños para transmitir palabras, tradiciones y música. Ellos han sido la nota alegre y la mayor novedad del pasado 2014.

NUESTRAS COSAS DE TARDELCUENDE

Quique García y Ana Mallo. Ellos son los notarios de todo lo anterior. Notarios con cámara de fotos y vídeo. Registran para la posteridad partidos de fútbol, excursiones, reuniones, festejos, misas cantadas, paseo con rondalla, y tantas cosas que ahora nos divierten y más adelante serán testimonio de un tiempo. Todo ello por amor al pueblo, por orgullo pizorrero.

Gracias a tod@s, muchas gracias. Entre todos vosotros conseguís que Tardelcuende sea un pueblo más divertido, más ameno, más culto, más solidario. Juntos debemos procurar que nuestro pueblo se mantenga vivo, con los servicios de Sanidad y Educación, procurando y propiciando nuevas oportunidades para que los jóvenes puedan quedarse en nuestro pueblo y los niños estén escolarizados desde su nacimiento hasta su partida al instituto.

Hacer Tardelcuende, Hacer Soria

Lo importante

Aún con la resaca de las elecciones municipales y autonómicas sin olvidar. Y menos nuestra Diputación. Aún con la borrachera de datos, esa varicela que ha incubado en nuestra provincia con un gran punto rojo en la capital y otros más de diferentes tamaños, aún con todo esto, lo importante para Tardelcuende está por llegar.

Creo que fue el irrepetible Winston Churchill quién suspendió o cambió de fecha un Pleno de la Cámara o una reunión ministerial, algo de poca monta, porque jugaba la selección inglesa.

Señores y señoras hagan juego, el sábado Tardelcuende, su equipo de fútbol, su máximo representante allende nuestro término jugará la final de la Copa Diputación en El Burgo de Osma.

Después de haber eliminado a tres de los cuatro mejores equipos de la liga provincial, siempre en su casa como si el calendario lo hubiera diseñado nuestro peor enemigo, después de haber demostrado que nuestros niños se han hecho hombres y nuestros hombres son como aquellos aguerridos numantinos, después de todo esto…

Tenemos que ganar la copa.

Nuestro máximo respeto al Piqueras.

Nuestro máximo apoyo a nuestros jugadores.

Que se note que somos la mejor afición de la provincia. Y que se note también nuestra deportividad.

Chicos, en los buenos y en los malos momentos, pensar que: “Nunca caminaréis solos”.