MOME: El juego para todos

Las bondades del juego con fines educativos no es algo nuevo en este blog. Ya hemos hablado en más de una ocasión de que aprender jugando es uno de los métodos más efectivos para conseguir la motivación del alumnado, lo que hará que se implique plenamente en el proceso de enseñanza- aprendizaje, consiguiendo así un conocimiento más significativo y perdurable en su memoria. Jugando aprendemos las primeras nociones básicas del ser humano. El juego se convierte en una vía de descubrimiento, de acercarnos al mundo y de hacernos con él. Así, partiendo de este principio básico, y potenciado por las TIC (aunque no exclusivo de ellas ni mucho menos), en los últimos tiempos está tomando fuerza el fenómeno de la gamificación. Esta realidad, presente en varios entornos sociales de la actualidad, se está instalando de manera cada vez más permanente en el hábitat educativo.

Bajo este parámetro, y desde Cuéllar de la Sierra (Soria) surge MOME: un proyecto “familiar” que han desarrollado Eduardo Vázquez, Mª Ángeles García y su hija Ana, y que pretende no sólo saciar las ansias lúdicas de los más pequeños, sino despertar las de los adultos, adormiladas por las obligaciones y responsabilidades del día a día.

MOME está compuesto por 120 piezas de madera, de cuatro colores distintos (amarillo, azul, rojo y naranja), y de unos 4,5x 1,5 centímetros de tamaño. Sin embargo, este proyecto lúdico tiene un componente de lo más especial que lo define como algo único: es un juego sin normas, cuya finalidad es que cada uno invente su propia forma de uso. Esta característica lo convierte en un auténtico potenciador de la imaginación: cada jugador propone sus propias reglas, individuales o colectivas, que le llevan a que MOME se adapte al 100% a sus expectativas y necesidades.

13522030_1979823408911517_3400931106140003814_n

Pero las peculiaridades de este proyecto no acaban aquí: sus creadores lo presentan como un producto que juega con la economía del regalo. Es decir, no va a ser posible comprar MOME; una de las maneras de hacerse con él es que alguien considere que debes tenerlo y te lo ofrezca como obsequio. Es la particular manera con la que sus inventores luchan contra el consumismo desmedido que parece gobernarnos hoy en día. Y es también una vía para crear lazos y conexiones con otras personas más allá del intercambio de dinero.

MOME no tiene reglas, pero tampoco edad ni un uso definido. Con la creación del juego, Eduardo, Mª Ángeles y Ana lanzan la pelota al tejado del usuario, como tratando de decir “ahí va eso, ahora sois vosotros y vosotras los que tenéis que darle sentido”. Y así lo están haciendo, ya que en la actualidad se encuentran en una primera fase, en la que tratan de recibir el feedback de los usuarios que hemos tenido la suerte de jugar con él, y cuyos perfiles son de lo más amplios (desde el terreno educativo hasta profesionales vinculados con el tratamiento de enfermedades mentales). Este juego está vivo y en constante reinvención: sólo cada uno de nosotros, jugadores, podremos conocer hasta dónde llegar con él.

****************************************************************************************

¿Quieres hacerme llegar alguna propuesta o proyecto educativo para darlo a conocer a través de este blog? ¡Puedes hacerlo! Escríbeme a blogalapizarra@gmail.com

También puedes seguirme a través de mis redes sociales: Facebook y Twitter.

3 pensamientos sobre “MOME: El juego para todos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *